Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Ley, Santiago

Texte intégral

La Ley, Santiago, 14/junio/1906

EL MANIFIESTO DE LOS MALAQUIAS

1En algunos diarios de hoy se ha publicado un manifiesto en el que se toma el nombre de la Democracia, firmado por Manuel F. Villarroel y otros. En él se hacen exposiciones completamente antojadizas y faltas de verdad, dignas, por cierto, de las personas que lo firman. Como no es posible dejar que la mentira se haga pública, me veo en la obligación de exponer la verdad, y con este objeto paso a desautorizar lo que el señor Villarroel y otros afirman en esa publicación. Dice el referido manifiesto:

2“Poco después, sin embargo, el directorio reunió a los diputados del partido para procurar uniformar su acción dentro de la Cámara, en orden a la constitución de esta rama del Parlamento y a la calificación de las elecciones que afectaban a los candidatos del partido, señores Recabarren, Álvarez y Arriaza”.

3La verdad de las cosas fue que “una sola vez se citó” a una reunión al Club de la Democracia-a la cual concurrí-y lo único que allí presencié fue que la sala de reunión se convirtió en cantina y la conversación versó sobre chismografía y pornografía. Después de esto no he recibido ninguna citación a sesiones. De modo que la afirmación antes copiada es una indignidad, es falsa. En conversación privada, particular, con el señor Malaquías Concha y otros, manifesté que yo no prestaría mi concurso para que llegaran a la Cámara Arriaza y Álvarez, por la razón muy sencilla de que no habían obtenido el triunfo en las urnas.

4Ellos sostenían que, uniéndose a las fuerzas lazcanistas, se conseguiría todo lo que quisiéramos... Yo no acepté este procedimiento porque he llegado al Parlamento mediante una elección limpia y sin tacha y en nombre de la verdadera democracia, que condena la corrupción. Además, el señor Concha, no el directorio general, como se afirma, fue quien agotó todos los medios y los esfuerzos por persuadirme de que debiéramos de apoyar la candidatura del señor Lazcano. A esto respondí que yo jamás apoyaría combinaciones políticas compuestas de elementos que eran enemigos jurados de la democracia, como se había probado en los últimos años en todas las persecuciones obreras.

5Por el hecho sólo de que yo haya declarado no aceptar la candidatura del señor Lazcano, se me tilda de monttino sin haber otro antecedente. Yo no he podido dar crédito a la palabra del señor Concha, cuando alega que Arriaza y Álvarez son diputados cuya elección ha sido escamoteada por otros partidos, por la razón muy sencilla de que el señor Concha siempre faltó a la verdad en este sentido. Todas las demás afirmaciones de ese manifiesto, respecto a mi persona y al señor Veas, son inexactas, faltas de verdad y caprichosas. Las expresiones allí vertidas son el despecho, son la agonía de un grupo de falsos demócratas que se hunden en el fango de su pasado con gran contento del país honrado.

6En otra parte de ese manifiesto se pone en mis labios esta frase: “que yo prefiero un tirano como Montt para despertar al pueblo a la revolución”. Esta es otra falsedad; lo que yo he dicho y sostengo, es lo siguiente: “Que la Presidencia del señor Montt significa la tiranía contra todos los abusos, contra los atentados al tesoro nacional, en una palabra, el señor Montt será tirano con los logreros y los ladrones”.

7De aquí nace el miedo de don Malaquías, que tiembla ante el pensamiento sólo de que el señor Montt obtenga el triunfo. Por mi parte, he dicho que los hombres buenos jamás albergan en su alma el temor. Por lo demás, estoy satisfecho. La división del partido demócrata significa hoy la expulsión vitalicia del señor Concha y demás elementos incorregibles que han manchado el nombre de la democracia y han contribuido a la ruina del pueblo. Hoy resurge, así, pura la democracia, como la luz del sol, y en poco tiempo más probaremos ante el país que somos capaces de destruir la maldad y contribuir a las reformas sociales con el concurso de todos los hombres buenos que aún quedan en este país.

Luis E. Recabarren S.
Casilla 1.748
Santiago, junio 12 de 1906