Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Claridad del Día

Texte intégral

La Claridad del día, La Unión, 2/octubre/1904

RUSIA Y JAPÓN. Para La Claridad del día

1Aún en los actuales momentos se rompe la vida y se desbastan los trabajadores rusos con los japoneses.

2¡Bravo los japoneses, exclaman mis hermanos, a cada latido del cable que comunica una batalla ganada por los japoneses, que en el mejor de los casos significará igual número de muertos por cada lado e igual número de mutilados por toda la vida!

3Por cada soldado que se inutiliza en esa guerra, es una familia más al abandono de la miseria, es un hogar que se llena de luto y de hambre.

4¡Oh, los niños que quedan huérfanos serán carne de desgracia! Por cada rico que se inutilice en esta guerra, es un hogar más que se llena de dinero, con nuevas pensiones vitalicias que pagará el mismo pueblo pobre a las familias ricas de esos ricos que cayeron. Oh, los ricos venden su vida a precio de oro, mientras a los pobres se les quita.

5¿Qué defienden los soldados de esas dos naciones? ¿Defienden acaso la patria? Ambas naciones se disputan hoy el predominio de un pueblo que antes perteneció a la China y que en un saqueo efectuado por la civilizada Europa, perdió sin vuelta.

6¡La Manchuria! Todos sabemos que Rusia es la nación más bárbara y salvaje del mundo, que el gobierno es un déspota sin igual y que los trabajadores sufren horriblemente la más atroz de las miserias.. ¿Podrán amar esa patria que es para ellos una cárcel? Los burgueses del Japón no son mejores que los rusos. Los trabajadores japoneses sufren lo mismo que todos los obreros del resto del mundo. Tortura, persecuciones y hambres donde quiera que haya un pobre.

7¿Por qué entonces se destrozan, sin piedad, pobres con pobres? ¿Por qué dejan huérfanos a sus pobres hijos y viuda a sus esposas sin amparo a sus padres? Las fuerzas brutas los arma por un lado, el hambre por el otro lado y el fanatismo corona esta obra negra y se revuelcan en sangre proletaria, movida por la mano de un Zar y un Emperador ambiciosos de crímenes, ¡sólo de crímenes!

8¡Oh, pueblo, cuándo querrá la suerte que abráis los ojos para ver cómo los burgueses hacen de vos parte de sus ferocidades! ¡Oh, los niños que quedan huérfanos serán carne de desgracia!

9Triunfante la Rusia o el Japón, las clases trabajadoras siempre rodarán por el charco de la pobreza, azotados por la tiranía del gobierno. No creo que el desastre de los rusos sea la libertad de los oprimidos y, aún cuando así lo fuera, la presente guerra merecerá siempre el estigma de infame para sus culpables. Oh, los ricos venden sus vidas a precio de oro, mientras a los pobres se les quita.

10¡Pueblo! ¡Abre tus ojos, ve el comercio de tus verdugos!

Luis Emilio Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla

La Claridad del día, La Unión, 27/noviembre/1904

LA CUESTIÓN SOCIAL. Colaboración

11No creemos que podamos decir la última palabra sobre esta materia, pero al menos consta que de corazón hacemos algo para reformar las costumbres viciosas que hoy dominan a la humanidad. A la vez quisiéramos que los hombres sanos y generosos que aman de veras el bien -humano con altivez y justicia- dedicaran todos sus esfuerzos para contribuir a la perfección del hombre y llegar así a la perfección de la humanidad.

12La humanidad perfecta será la vida llena de goces y placeres. En todas partes sucede lo que ocurre en Chile: la miseria se revuelca y se conmueve airada en el fango de sus desgracias a la vista de la abundancia acaparada. De esta situación nace una agitación de los de abajo que quieren desasirse de las garras de la miseria, sedientos de justicia y de vida contra los de arriba que, en su egoísmo, se creen con derecho a encarcelar los goces de los pobres y encerrar sus raciones de vida, privándoles de sus derechos sin que exista necesidad ninguna para ello.

13Por esta lucha que, en su curso, toma diferentes aspectos: ora vacilante e indecisa, casi muerta, ora altiva amenazante, violenta llegando casi a redimir la vida; por esta lucha, digo, es que ha nacido lo que hoy se llama la cuestión social, pero que unos le aprecian de una manera y otros en forma muy diferente. Al apreciarse la cuestión social bajo diversas bases, en la misma forma deben proponerse sus soluciones.

14Así, los que han dado en llamarse sociólogos o estadistas entre las clases burguesas y que han dedicado algunas frases a estos asuntos, los juzgan y los resuelven a su sabor y dentro del ambiente de las ideas en que viven. Esta clase de sociólogos dice: “los proletarios se muestran descontentos porque su situación económica no les permite desahogo, entonces basta procurar el alza de sus salarios o la baja de ciertos impuestos que abaraten su vida”. Con esto creen dejar resuelto el problema. En mi concepto, no se resuelve nada ni esa es la cuestión social. Todavía esos sociólogos se reservan el derecho de calificar ellos mismos si hay miseria o no, y si ya el salario satisface las necesidades del salariado, ¡qué error! ¡qué absurdo!

15Muchas veces lo han dicho en Chile la prensa y los hombres burgueses, que aquí nadie tiene razón de quejarse porque todos ganan mucha plata y hay trabajo abundante. Todo esto es una maldad. La cuestión social existe y toma forma en donde exista una agrupación de hombres que aspire a la reforma del actual sistema social imperante en el mundo que ocasiona la desigualdad y la injusticia social. La cuestión social no es cuestión de estómago, de modo que no se resuelve con hacer pan, y los que piensan así se alejan mucho de la solución de este problema que hoy produce en todo el mundo una constante intranquilidad que aminora los goces superficiales de que puedan gozar los acomodados.

16Diremos más en otro artículo.

Luis Emilio Recabarren S.

La Claridad del día, La Unión, 4/diciembre/1904

LA CUESTIÓN SOCIAL II. Colaboración

17Es verdad que mejorando el salario, disminuyendo la jornada de trabajo, abaratando los artículos del consumo y haciendo habitaciones sanas, mejoraríamos la condición de vida de los pobres de hoy que forman el 90% de la población del mundo. Mas, con este resultado no llegaríamos a la solución del problema que hoy perturba la paz de los hombres, ni él llegará a efectuarse dentro del ambiente egoísta y atrasado de los que conservan la dirección de los pueblos por obra de la fuerza. Pero en el supuesto caso que llegáramos a una mejora así, siempre los hombres se sentirían aprisionados, faltos de completa libertad los pobres, porque aumentando el tren de su hogar, se verían siempre dentro de un círculo que limita sus aspiraciones y sus deseos. Los ricos, porque siempre conservarían sus tendencias a aumentar las fortunas, sus derroches y sus vicios, viviría en ellos la tendencia a restringir el salario de sus operarios. Las industrias pequeñas no podrían sostenerse absorbidas por las grandes y así la lucha seguiría siempre con los mismos caracteres que hoy, los mismos sufrimientos y alternativas.

18Por esta razón es que ciframos la cuestión social en el cambio completo del régimen actual por medio de la abolición del dinero, del gobierno, leyes y demás cadenas que aprisionan las libertades individuales. Queremos un estado social libre que trabaje por la perfección de la humanidad para alcanzar la parte que, como átomo de la humanidad, le corresponde. En esto ciframos la cuestión social, en la transformación de hoy a uno nuevo, perfecto y sano, donde los hombres libres consagren todas sus actividades a los trabajos útiles, suprimiendo el militarismo, el clericalismo y los gobiernos, que absorben más de la mitad de las mejores energías, irrogando únicamente desgracias y sufrimientos.

19Esta transformación, este trastorno del desorden actual encadenado al estado de orden natural y libre, es lo que se llama la cuestión social, y no la miseria, la falta de trabajo y la mala calidad del salario y de los alimentos o vestidos.

20Si nos agitamos buscando mejoras de salarios, disminución de horas, buenas comodidades, ello es solamente para conquistar los primeros puntos, las primeras posiciones, para llegar más adelante, para llegar a la reforma completa de este estado social lleno de injusticias, de crímenes, del cual ansiamos salir para ser felices y libres.

21Si hay hombres generosos fuera de nuestro campamento, estudien la razón y la justicia de estas ideas y se convencerán que son buenas, y que realizadas, nos darían una vida que fuera vida completamente llena de goces reales, de libertades, cultura, de amor…

22Es mejor que lleguemos a ella por el acuerdo de todos, que por la violencia; ante la cual no nos detendremos jamás.

Luis E. Recabarren S.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable