Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Defensor

Texte intégral

Defensor, Iquique, 28/Septiembre/1904

¡TENGAMONOS LASTIMA!

1Todas las calamidades que vienen como ayudantes de nuestra eterna miseria, nacen por culpa de nosotros mismos. Para buscar el remedio a estas enfermedades no se necesita buscar al médico. Cada uno de nosotros puede contribuir a la conclusión de los males. Hagamos, primero, una campaña general contra todos los vicios, y dediquemos las horas del descanso a un poco de estudio, y ganaremos de bienes un 25 por ciento.

2Después, ningún trabajador, pero absolutamente ninguno, ocupe un puesto en las policías, o en los ejércitos. Tengan presente que esos contratos son una cadena que echan sobre sí y una arma que tendrán siempre lista para disparar al pecho del hermano. Los males sociales no se evitan por medio de la fuerza. Es la moral y la honradez en los actos individuales y colectivos lo que evita todos los males y desgracias.

3Formemos ejércitos de hombres sanos, de maestros, de apóstoles que lleven a todos los confines la palabra del bien y de la fraternidad y se hará más en un día que la obra de un siglo de opresión.

4Derrumbemos cárceles, presidios, iglesias y elevemos escuelas de instrucción en esos mismos sitios y en un día se libertará a la humanidad de la opresión de 20 siglos que ha sufrido. Pongamos toda la voluntad, todos los esfuerzos a esta obra. Esto necesitamos y esto no es imposible hacerlo. ¡Tengámonos lástima! Abramos los horizontes a la libertad y a la vida para que la gocen los que vienen en pos de nosotros. Edifiquemos sobre la antigüedad presente la justicia del porvenir. ¡Obras son amores!

Luis E. Recabarren S.
Cárcel, Tocopilla