Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Democracia

Texte intégral

La Democracia, Nueva Imperial, 25/septiembre/1904

EL INQUILINAJE

1Los trabajadores de las haciendas son verdaderos esclavos a quienes hay que libertar y educar. Quien ame de verdad la moral de la justicia y la conciba sublime y pura, no podrá menos que experimentar una profunda pena y una tristeza abatible y amarga, al considerar la desgraciada situación de esos trabajadores que en las haciendas se llaman inquilinos. Ellos, pobres y haraposos, con mujeres e hijos, trabajan día y noche, desde el principio hasta el fin de su vida, dando íntegro el producto de su trabajo al dueño que se dice el dueño de la hacienda y que se convierte en amo.

2¿Quiénes son los dueños de las haciendas? Son caballeros ricos que a la vez son patrones y autoridades. ¿Quiénes son los inquilinos? Hombres pobres, que por su ignorancia viven como bestias y que trabajan por una ración de los desperdicios del rico y un veinte al día.

3Esos caballeros ricos que, como patrones ejercen autoridad despótica para explotar a los pobres inquilinos como hombres de gobierno y dirigentes, hacen leyes que favorecen su obra explotadora y nombran las autoridades que quedan bajo su patrocinio y ayudan a esquilmar a los inquilinos. Es necesario descubrirlos y abrir los ojos de los trabajadores para que vean en ellos fieros verdugos.

4Socialistas, luchadores, agitadores, vuestra labor más importante está hoy en los campos. Vamos allá, a llevar a aquellos hermanos la luz de la vida, el agua fresca de la verdad, el aire puro de la libertad, el perfume de la justicia. Vamos allá, a decirles que el hombre no puede ni debe ser esclavo, ni súbdito del hombre. Vamos allá, a decirles que si el hombre viene al mundo es para vivir la vida y para gozarla tomando el trabajo por placer higiénico y no por carga abrumadora y mortífera. Vamos allá, a decirles que el hombre debe vivir con decencia, con higiene y con moral. Que necesita vestirse con limpieza y buen gusto, él y toda su familia; que debe vestir su hogar con comodidad y que debe comer y alimentarse de manera que satisfaga la verdadera necesidad.

5Contemplamos un instante las colosales fortunas que poseen los caballeros hacendados. Hay hombres como Rafael Errázuriz que poseen 30 y más millones de pesos, acopiados, reunidos así, haciendo trabajar miles de hombres que viven desnudos, embrutecidos, hambrientos. ¡Oh, es un horror! Estos hacendados tienen un fraile que les dice: no hay que codiciar los bienes ajenos; hay que resignarse con la voluntad de Dios; en el otro mundo gozaréis más. Y los trabajadores embrutecidos con esos absurdos, se dejan explotar y acumulan así esas fortunas admirables que poseen los caballeros, fruto del robo del trabajo inquilino.

6Socialistas, luchadores, agitadores, id a libertar a esos hermanos.

Luis E. Recabarren S.

La Democracia, Nueva Imperial, 25/noviembre/1904

NUEVA INTERNACIONAL

7En Ámsterdam, Holanda, acaba de celebrarse un Congreso Antimilitarista en que tomaron parte delegados de Francia, España, Inglaterra, Portugal, Austria, Suiza, Bohemia, Dinamarca y otros países. En este congreso se fundó la Asociación Internacional Antimilitarista estableciendo la siguiente divisa: NI UN HOMBRE, NI UN CENTAVO PARA EL MILITARISMO. Se procurará que los trabajadores, víctimas escogidas del y para el militarismo de todos los pueblos del mundo, formen agrupaciones bajo la misma divisa: “Ni un hombre, ni un centavo para el militarismo”. Se hace un llamado especial a las mujeres para que también formen parte de esta noble Asociación por ser ellas las que sufren las consecuencias funestas del militarismo.

8Esta Nueva Internacional tendrá su asiento general en Holanda, con un secretario de cada idioma. En cada pueblo se formarán grupos que obrarán unidos, dentro de cada nación, por un Secretario General. Las secretarías generales de cada nación marcharán unidas todas con la Secretaría General de Holanda. De desear sería que los obreros chilenos no quedáramos atrás e iniciáramos desde luego esta asociación con la divisa: “Ni un hombre, ni un centavo para el militarismo”.

Luis Emilio Recabarren S.
Tocopilla, agosto de 1904