Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Defensa

Texte intégral

La Defensa, Coronel, 18/Septiembre/1904

ALGO DE MORAL

1Dicen las religiones: “Dios premia y castiga” con la intención de impulsar a las gentes a hacer bien por premio, y evitar el mal por temor al castigo. Considero que todo lo bueno que se haga bajo la expectativa del premio, es tan inmoral como el mal que sólo se evita por temor al castigo. Lo bueno se hace porque es bueno y porque lo bueno es bello y tierno. Lo malo se evita porque es malo y porque lo malo es imperfecto y daña. Es la conciencia de la concepción de lo bueno y malo, la que hay que educar bajo una moral laica, pura, y nada más.

2Es inmoral e imperfecto y vicioso predisponer al niño al castigo o al premio, según sea la conducta que observe. Al niño que pasa de los siete años, o antes si demuestra entendimiento claro, se le debe hacer comprender que las buenas acciones, que la buena conducta y que la buena aplicación al estudio, debe efectuarse únicamente porque ello reporta en bien único del mismo niño, porque crecerá perfecto en lo posible, en sus costumbres e inclinaciones y muy alejado de la vanidad o la soberbia, pero si se le obliga a hacer lo bueno por derecho a premio es lanzarlo al camino de la vanidad y de la corrupción.

3Lo que es malo se debe hacer comprender al niño que no se hace porque lo daña a sí propio o daña a sus semejantes, y el mal siempre resulta en perjuicio del que lo ejecuta. Pero acostumbrar a un niño a evitar el mal sólo por miedo al castigo, además de ser inmoral, no lo corrige. Debe evitarse el castigo de azotes o privación de alimentos en los niños. La moral se impone por la conciencia o convicción de que es buena y necesaria a la vida ideal, poética y llena de armonía, pero es inmoral imponerla por temor o amor a seres imaginarios, o a castigos y premios.

4Mi religión es la moral que extirpe todo vicio, mala costumbre o hábito grosero, en razón a la lógica, a la cultura y el amor al prójimo, pero nunca por temor o amor a una cosa imaginaria o forjada, alimentada en la mente o en la ilusión de la fe. Quien acepte una religión así debe propagarla con el ejemplo y la enseñanza persistente y constante. Beber con mucha moderación, respetar a la mujer, a los niños, a los hombres, sufrir por la desgracia ajena, como cosa propia; ahuyentar las groserías, buscar el buen gusto, sería un símbolo de la vida y de amor que debieran llevar en sus costumbres todos los seres.

5Hermoso es rendir culto a la higiene para el cuerpo, para el hogar y para el alma; así se concibe el alma sólo como gas de vida parte del todo universal. El amor a la humanidad lo sintetizo en mi familia; adoro, idolatro a mi compañera y a mi hijo, y al querer para ellos toda la fuente de felicidad concebible en la mente humana, pienso que hay mujeres y niños sin besos, sin caricias, abandonados a la desgracia, a la infelicidad y siento por todos ellos, entonces, lo que siento en mi primer impulso por las mías. Por eso batallo mirando los futuros horizontes. Proletarios: ¡acompañadme!

Luis E. Recabarren S.

La Defensa, Coronel 2/octubre/1904

GOTA A GOTA. El agua rompe la piedra

Pueblo: si luchas con paciencia y energía, romperás los obstáculos que te impide ser feliz y libre

6Esta vieja sentencia: “gota a gota el agua rompe la piedra” es tan conocida que todo el pueblo debiera tenerla presente para aplicarla en todas las circunstancias de su vida. Si la piedra es vencida por el agua, si el fierro y todos los duros metales son vencidos por el fuego, es muy razonable esperar que los obstáculos que hoy se oponen a la felicidad de los pueblos, sean vencidos, si esos mismos pueblos se proponen vencerlos por su propia conveniencia. Quien porfía, mucho alcanza; los hombres que porfían tenazmente por mejorar su desgraciada situación, llegarán a conseguirla.

7Todos los trabajadores sufren por diversas causas, pero todo tiene remedio. Para los trabajadores que sufren, nacieron, como remedio infalible, las mancomunales y las sociedades gremiales que tienden a mejorar al trabajador en el trabajo y en la desgracia. En las mancomunales encontrarán medios para educarse, para olvidar los vicios que nos causan tan grandes daños, encontrarán recreos y diversiones que les procuren reales placeres que satisfagan los apetitos del espíritu. Los vicios sólo procuran falsos placeres que conducen a la ruina. En las mancomunales, encontrarán los proletarios, medios y ayudas para mejorar su trabajo y en las horas de desgracia y aun después de la muerte. ¡Trabajadores: corred a las mancomunales! Los luchadores, los que agitan los nervios obreros para dar animación a los dormidos, no olviden esta sentencia: “Gota a gota el agua rompe la piedra”.

8Tenemos fe en que la unión de todos los obreros obrará prodigiosamente para conquistar lo que buscamos: justicia, libertad, amor, arte, verdad, moral… El egoísmo, ignorancia y corrupción, son un obstáculo para nuestras ideas. Esto es la piedra. Nuestra propaganda persistente, enérgica, tenaz, será el agua que romperá esa piedra y la disolverá. Luchadores y agitadores socialistas, no hay que desmayar cuando hay conciencia de que se va por buen camino. Quien reconozca que hoy domina la corrupción y no lucha por extirparla y vencerla, será cómplice de la maldad. Cuando el pueblo esté totalmente unido a la sombra de los ideales de justicia, de la gran justicia en donde se resuelve todo el problema humano, ha llegado el momento de hacerlo dar el último paso…

9El último paso que vencerá a la corrupción burguesa para hacer desaparecer hasta los más pequeños átomos corrompidos que envenenan el ambiente humano. Necesitamos un ambiente para que sea la corona de nuestro triunfo. Para obtener este resultado final de demoler la piedra burguesa, hay que aplicarle el fuego a gran presión. El fuego santo de nuestra unión. Cada obrero es un carbón para este combustible. Júntense todos los obreros y la llama de esa unión quemará esa piedra burguesa guardando lo bueno y arrojando las escorias inútiles.

Luis E. Recabarren S.

La Defensa, Coronel 23/octubre/1904

SEPTIEMBRE EN TOCOPILLA

10En los primeros días de septiembre, se declararon en huelga todos los trabajadores de la Oficina “Empresa” de la Compañía Salitrera Alemana, exigiendo la inmediata expulsión del administrador, tan cansados los tenía ya, bajo este dilema: “O se marcha o lo matamos”. No era posible proceder en otra forma con una fiera igual. La huelga duró un día y el administrador, con camas y petacas, hubo de volar más que ligero.

11Es así como proceden los obreros en Tocopilla y como debieran proceder en todas partes. El 23 de septiembre, la pampa del Toco tomó un aspecto jamás visto. Con motivo de haberse rebajado sueldos y tarifas y cansados con el brutal trato de los administradores, de las oficinas Iberia, Gruta y Rica Aventura, los trabajadores, como en número de cuatro mil, se declararon en huelga general, dejando completamente paralizadas todas las secciones del trabajo. El acto fue, a la vez que tierno y sublime, imponente y viril. Juraron, bajo la bandera de la huelga, no volver al trabajo sino victoriosos: no salir de allí sino muertos. En la tarde de ese día memorable se reunían en el salón social de la pampa, mejor diré, en plena pampa, porque en el salón no cabía ni la décima parte de los trabajadores de las ocho oficinas que hay en esa región, formando un número superior a siete mil trabajadores y se dejó declarada la huelga general, nombrándose comisiones para entenderse con los patrones y para vigilar que no hubiera debilidades ni traiciones.

12A pesar de que el movimiento se ha mantenido tranquilo pero enérgico y levantado, un sargento llamado Montoya, del gremio de asesinos del obrero de la Mancomunal, disparó su revólver matando a un compañero e hiriendo a otro, crímenes que han quedado impunes, siendo que esta brutalidad se consumó sin otro motivo que el instinto de asesinato de los llamados defensores del orden. Sin embargo, el orden no se alteró. Pero es digno de dejar constancia que el pueblo se abalanzó sobre los soldados y los desarmó, entregándoles sus armas enseguida, pues sólo quisieron probarles que eran capaces y superiores a ellos.

13Aunque esta huelga no ha sido la obra espontánea de los trabajadores sino que precipitada por los mismos capitalistas, hay que admirar con ella la solidaridad y unión. La autoridad asumió aquí un papel nuevo, sustituyó al patrón y declaró que, o trabajaban o se iban, acordando un plazo de 24 horas. Se retiraron más de dos mil trabajadores, simultáneamente. A pesar de que después los capitalistas rogaron a muchos que volvieran al trabajo, acordando algunas garantías y mejoras, fueron unos pocos los que aceptaron. Cuando cerca de dos mil trabajadores han preferido irse, supongan los amigos del Sur si se ganará dinero siquiera para comer bien, acá en el Norte.

Luis E. Recabarren

La Defensa, Coronel 20/noviembre/1904

EL SERVICIO MILITAR

14¡Hemos triunfado! Tenemos a nuestro frente un porvenir plagado de brillantes expectativas. Los ideales militares se desmoronan y van al abismo. El pueblo se liberta, corta sus cadenas y se yergue gritando hosanna a la justicia, el arte y la poesía.

15Nadie quiere matar. Nadie quiere manchar sus manos y su conciencia con la sangre humana, con la sangre hermana. Nadie quiere ser asesino. Nadie quiere aprender siquiera, el arte ignominioso de destruir al hombre. No hace diez años aún, cuando las bestias doradas de la burguesía chilena intentaron lanzar al pueblo a una matanza con nuestros hermanos de la Argentina. En esa época, el pueblo de Chile estaba dominado de febril y destructor entusiasmo que convierte al hombre en bestia de destrucción, y habría marchado, como el cordero, resignado al matadero humano. En cambio, los trabajadores argentinos en esa época, más civilizados que nosotros en esa materia, protestaban de la guerra en germen, y declaraban a gritos su amor hacia nosotros y preferían el castigo antes que ir a vestir la casaca de la esclavitud militar, la casaca del verdugo del pueblo.

16¡Qué transformación! Hoy nos damos el abrazo de la fraternidad de los trabajadores de todo el mundo y hasta donde es posible, declarando guerra a la guerra. Si el servicio militar nos encadenaba por diez meses a la esclavitud del cuartel, es preferible el castigo, que sólo es dos meses mayor que dicho servicio, para que, así, sirva de protesta viviente a la corrupción burguesa. El Servicio militar lo combatimos porque sólo lo hace el pobre, y el rico se libra de él; porque el pobre es maltratado; porque en el cuartel se corrompe la conciencia, porque la disciplina es negación de la libertad y de la justicia; porque va contra el hombre, porque es vil aprender a matar y horrible ser asesino.

17¡El servicio militar se derrumbó! Han bastado diez años de campaña para hacer comprender al pueblo que el militarismo es la peor cadena que lo sujeta al carro de explotación y opresión. Si el obrero protesta de los abusos patronales, sables y metralletas lo hacen callar y lo doblegan. Si se protesta de los abusos del gobierno o sus agentes, habrá balas y prisiones y hasta patíbulos. Si el mismo pueblo es el que se arma contra el pueblo, lógico es que se niegue a seguir por ese camino. No más armas. ¡No más militares! ¡Queremos paz! Sigamos combatiendo el militarismo, sin vacilar, sin cobardías. Hemos triunfado en gran parte. ¡Sigamos buscando triunfos! Derrumbemos la brutalidad militar. Elevemos la poesía de la paz.

Luis E. Recabarren S.

La Defensa, Coronel, Lota 26/mayo/1907

ABANDONO FEMENINO. Las mujeres inteligentes

18Mujer, eres la Madre de la humanidad: tus entrañas alimentaron los seres racionales de la tierra; sin embargo, tu eres la Gran Esclava de tus propios Hijos que han fabricado esas cadenas de errores y prejuicios que tienen inclinada la frente gentil a la mansedumbre histórica. Yérguete, en hermosa altivez; destroza las cadenas y proclama tu libertad, que ella será la libertad de tus hijos, la libertad de toda la Humanidad.

19La mujer -se ha dicho y se dirá aún por mucho tiempo- es víctima de doble explotación. Es dos veces esclava. Soporta la esclavitud del hogar y la del taller, fábrica, almacén u oficina; Dotada de una sublime abnegación, resistirá aun etapas muy largas de sufrimientos. Sometida a mayores prejuicios que el hombre, victima, además, de la vanidad, del orgullo, esclava de la mentira, en su mayor parte lleva en sí una cadena de atavismo histórico como herencia tradicional que aumenta sus miserias materiales y morales. Parece que una sombra inmensa, como montaña, la detiene en su marcha hacia el progreso. Sus ojos, hermosos y tiernos, cuando aman, se niegan, quizás, a escudriñar la Verdad; aun cuando siempre tiene un afán invencible de precipitarse al porvenir; pero desgraciadamente es sólo al porvenir de sus quimeras, de sus ilusiones doradas, de sus sueños puros

20¡Ah! juventud femenina, buscad un poco de más vida, agitad vuestros cerebros fecundando las nuevas ideas de emancipación precursoras de nuestra propia felicidad futura. Estáis entregadas a la inacción -que es muerte- dejando que otros (capitalistas ruines e ingratos), exploten vuestra paciencia a su vil capricho, aumentando sus fortunas con el fruto de vuestro trabajo aportado con sinsabores que sólo vuestra abnegación os hace soportar…

21Triste es la escena diaria a que asiste la mujer en sus pensamientos íntimos; cuando al amanecer el frío día de invierno, ella debe abandonar sin voluntad propia las ternuras de su tibio lecho, o separarse del regazo cariñoso de la madre enferma para ir a gastar sus escasas fuerzas en el trabajo brutal del día que le ha de dar el mísero jornal para mitigar apenas sus miserias. La juventud, en general, sueña ver en un porvenir más inmediato, una vida holgada, feliz, tranquila, libre del esclavizador trabajo, libre del patrón infame; pero sus sueños no se tornan en realidad y los años trascurren amontonando episodios en la historia interminable de las angustias humanas en que la mujer es la víctima escogida. Todas estas dolencias no tendrán término confiando a la acción del tiempo su reparación. Es necesario, es preciso, es urgente, para la mujer que trabaja y gana un ridículo salario, que busque en el campo de la organización gremial su propio mejoramiento, que busque en el campo de la educación socialista el verdadero alivio a sus pesares. Mientras viva asida a la coyunda de los prejuicios tradicionales, mientras lleve uncido a su frente el yugo de preocupaciones pueriles, que no le aliviarán sus eternos dolores, mientras sea tímida para tomar posesión de sus propias vitalidades y luchar contra sus opresores, tendremos el pesar de verla batallando inútilmente por gozar la libertad y la felicidad que le quitan sus propios errores. Pero entre aquella inmensa multitud de bellas mujeres que dejan a la tiranía hacer su obra, hay un grupo simpático que piensa y se interesa por el porvenir de su sexo que tiene el deber de aportar más abnegación, más amor, más actividad, para llevar hasta sus hermanas, hasta sus desgraciadas compañeras, los hermosos ideales de la Redención Femenina.

22El programa de transformación social que sustituya la miseria actual por una vida llena de satisfacción, no debe quedar abandonado en el fondo de las bibliotecas o en los cerebros de unas pocas mujeres inteligentes. El Centro Socialista y la Unión Gremial femeninos tienen una preciosa labor que realizar que, debemos decir con franqueza, aún no han empezado. Las trabajadoras de los talleres, de las fábricas; las empleadas en el comercio, oficinas particulares y del Estado, y las pobres mujeres que llevan trabajo a domicilio, etc., necesitan recibir los auxilios poderosos de la educación social y de la organización gremial a fin de aminorar los estragos del trabajo mal pagado.

23¡Se dirá que esta es obra magna! Pero, cualquiera que sean las dificultades, deben subsanarse y realizar la obra de la organización femenina, como un medio de evitar ese suicidio lento de la juventud, asfixiándose en un trabajo bestial, digna por cierto de una suerte mejor. Como un medio de cooperar a practicar esa obra, se hace indispensable fundar una publicación exclusivamente femenina, que se haga llegar a todas partes donde haya mujeres que trabajen, cualesquiera sean las condiciones de sus labores y de su vida. Esto no es obra imposible. Una publicación mensual o quincenal tendría apoyo bastante para vivir. Es cuestión sólo de un poco de mayor voluntad y dedicación. Una hojita de papel impreso que lleve continuamente la simiente de la organización y del socialismo a las inteligencias femeninas hará, en poco tiempo, una abundante cosecha de adhesiones y habrá hecho una obra altruista en bien de tanta compañera que no se atreve a pensar si habrá medios de salvarse de la tiranía capitalista o si será posible abandonar los prejuicios. Si esta idea fuese feliz y tuviera una digna acogida, no seríamos ajenos a cooperar a su éxito con sinceros entusiasmos y actividades.

24Mujer: eres la Madre de la Humanidad; sin embargo, eres la Esclava de tus propios Hijos, esclavos también, que han fabricado las cadenas de errores y prejuicios que inclinan tu frente gentil a la mansedumbre. Destrozad esas cadenas y con hermosa rebeldía proclama tu libertad, que ella será la libertad de la humanidad. ¡Tu esclavitud es la esclavitud universal!

Luis E. Recabarren S.
Buenos Aires, Abril de 1907