Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Tierra y Libertad

Texte intégral

Tierra y Libertad, Casablanca, 2da., quincena, Agosto 1914

Sobre conducta y propaganda. CARTA CONTESTACIÓN1

  • 1 A continuación de este texto, incluimos la carta escribiera Alejandro Escobar y Carballo

Para Alejandro Escobar y Carvallo. En Santiago

1Querido compañero: He leído con pena su larga carta que apareció en estas mismas columnas. Paso a contestarla con gusto dentro del axioma “de la discusión nace la luz”.

2¡Dedica su primera parte a constatar que la maldad es necesario combatirla en donde esté! Aceptado, pero discrepo en los medios que se emplean para combatirla. Al señalarme Ud. a Soto R. en la forma que lo hace, demuestra más ensañamiento y venganza que justicia y verdad. Así no puedo dar crédito a sus palabras. Mi modo de proceder es éste: cuando veo que un hermano cae al abismo, voy a él, le tiendo la mano, le muestro su falta, procuro convencerlo del mal que se hace y lo invito a corregirse en bien general. Si me repudia y a nada se persuade, lo señalaré por la propaganda verbal y sólo en caso de una falta muy grave, inferida a colectividad, podré ir a la prensa. Pero Uds. no hacen esto. Ven una paja en el ojo de un hermano a quien no se quiere bien, y se la pintan mil veces más grande. Tratan de aplastarlo, hundirlo, en vez de levantarlo y corregirlo.

3¿Uds. quieren corregir el mal a golpes de mazo como en las escuelas burguesas? Esa conducta observada así, hace contraste enorme con el ideal que se propaga y se esboza bajo un prisma de poesía deleitable, de armonía, de justicia y de amor. Reconózcalo. El mal debe extirparse; pero ¿con qué criterio apreciamos el mal? y ¿en qué proceder?

4Si los burgueses crearon castigos diversos y leyes para enmendar los yerros, Uds. esgrimen la pluma con el mismo fin. Luego proceden con poca diferencia. Ya le he dicho como débese proceder en justicia y en amor bajo la sombra de nuestro ideal.

5Los defectos del obrero: ambiciones, presunciones, indignidad, todas sus faltas que señalamos y constatamos diariamente, están entre todos los obreros, sean anarquistas, socialistas o católicos, pero ellos son obra del ambiente en que respiramos y no se corrigen lanzando a un hombre a la perdición y al desprecio. Son vicios que caerán en parte cuando llegue el derrumbe de la actual sociedad y sólo desaparecerán dentro de tres o cuatro generaciones, después de nacida la nueva sociedad, cuando las nuevas generaciones se desarrollen en otro ambiente más puro. Así pienso yo y de ello hasta aquí estoy convencido ¿Estoy en un error? Sáqueme de él.

6Me doblego ante el convencimiento de la lógica. Por esto que expongo que considero que es pernicioso y perjudicial a nosotros mismos, ocupar cinco páginas de un periódico que tiene cuatro, en comentar defectos y aplastar hombres. Nuestra misión en nuestra prensa debe ser delinear lo más claro posible la belleza, las virtudes, el encanto de las bellas cualidades, y lo feo y lo malo y destructor que es el vicio, la falta de virtud y demás defectos. Debemos evitar en lo posible señalar hombres y nombres. El insulto, la grosería, no debe emplearse jamás porque está reñido con el idealismo de la acracia.

7¿Por qué trata de imbécil a uno que ya no es? ¿Es necesario eso para señalar un defecto que tuvo? ¿Dónde está el ideal, la poesía, el poema que se propaga? El asunto “casa del pueblo” no lo conozco y no puedo tratarlo por ello. En cuanto al desarrollo intelectual, es triste la crítica que Ud. hace, por cuanto el pobre proletario que tiene ansias de luz busca como puede las fuentes que se le den.

8Nadie nace con ideas propias, unas se derivan de otras. Los proletarios intelectuales buscamos todas las fuentes posibles donde beber ideas o perfeccionar las ya bebidas ¿Lo negará? El rechazo de los anarquistas en los congresos obreros es cuestión de criterios, de concepción de ideas, no de maldades ni de ventas. Los congresales no los aceptaron a Uds. porque ellos, estando convencidos de las ideas que poseen, creyeron perjudicial admitir a Uds. Pero en ello nunca hay maldad, sea generoso y no pesimista.

  • 2 Sobre la expresión “colorarias”, de ser fidedigna su transcripción original, no dispone de signifi (...)

9Sobre el de Santiago no puedo discutir, pero sobre el de Valparaíso, todo lo que Ud. afirma sobre malos manejos es falso, pero enteramente falso. Lo digo porque yo era presidente de su organización, administré los fondos y fiestas colorarias2. Es inexacto: el banquete del Hotel del Membrillo y su fineza en todo; el baile de fantasía. Ud., porque lo ignora, confunde las fiestas particulares ofrecidas por sociedades, a las que se costearon con los 500 pesos. Y si todo lo que Ud. afirma es tan exacto como lo que yo he constatado de inexacto, todo lo que Ud. afirma carece de verdad.

10Es inexacto el tal convenio que Ud. supone con la autoridad de Valparaíso. Pues mi amigo, el Alcalde Taiba, no puso ninguna condición para dar plata, teatro y toda la facilidad a la reunión del Congreso. No hubo fuerza pública. Con esto ¿cómo le puedo creer lo demás? Ignoro lo de Jorquera y Fernández; pero considero brutal la forma en que Ud. los trata, e indigna de la poesía del ideal.

11Paso a contestar otras inexactitudes: Ud., en su carta y muchos otros en un Manifiesto, hablan de las mancomunales cosas que no son verdad y pecan de suspicaces con perjuicio de la propaganda y dignidad de ciertos individuos. ¡Vamos allá! Ud. encuentra justo que yo gane mi sueldo porque es el pago de un trabajo excesivo. Así lo ganan Díaz y Varela en Iquique, por un trabajo esforzado, intelectual y material. Cuando los miles de obreros de acá, que son testigos oculares de lo que hacen sus empleados, se impongan de lo que Uds. dicen, los van a creer pagados para ello por los salitreros, pues toda esa ponderación y supuesta dictadura no existe. No sé cómo proceden Coronel y Copiapó. Pero aparte de Díaz, Varela y yo, que tenemos sueldo, nadie otro, óigalo, nadie otro en las mancomunales lo gana.

12¿Ha presenciado Ud., el nacimiento, desarrollo y crisis de las mancomunales? ¿Ha estado cerca de ellas, siquiera? ¡No! No puede hablar de ellas y sus hombres sin incurrir en graves errores. Basarse en los dichos de algún descontento, es sólo para mentir y ofender al obrero. ¿Por qué trata de ignorantes a individuos con quienes jamás ha hablado? La creación Mancomunal es hoy la sociedad más poderosa de Chile y ha caído como pan fresco entre los pobres. Ella es obra de esos hombres que Ud. se atreve a tratar mal. Cornejo era estibador cuando nació la Mancomunal en Antofagasta, le negaron el trabajo en todas las casas. Hoy es pescador y de ese trabajo vive él y su familia en la que hay ancianos venerables. Ya ve Ud. cómo incurren en odiosas inexactitudes y muy perjudiciales. ¿Qué dirán los burgueses de todo esto? Que los rotos se echan los trapos al sol unos con otros ¡cuando nada de eso hay! Esa conducta no es ni fraternal, ni reparadora, ni decente. Es una conducta que corrompe y que desquicia, con único perjuicio para Uds. y para el nombre del ideal.

13La conducta de la mayoría de los anarquistas me sugiere esto: que Uds. se creen los únicos hombres perfectos, completos, maestros y apóstoles y por esto miran envanecidos, con desprecio, a los demás y los critican feamente cuando no piensan como Uds. Ese es un defecto grave. Además, es aquí en Chile y Argentina, donde se nota menos cultura entre los ácratas. En Europa y Norte América es mucho menos. Ud. sabe que yo tengo buenas fuentes como saber bien todo esto. Con esto dejo constatado todo lo que en su carta trata de la crítica de los defectos de los hombres, repitiéndole que no confundamos los defectos naturales del ambiente, que son los más, con la maldad, que es muy poca entre las clases proletarias. Si estamos enamorados de un ideal hermoso que es en esencia poesía, justicia, amor, armonía, corrijamos el mal y las imperfecciones dentro de la atmósfera que supone ese ideal.

14Paso ahora a contestar lo que a mi persona se refiere. Se me figura Ud., al hacerme esas preguntas y sus deducciones, al muchacho de campo que exclama: “ya sé tanto como el profesor de aquí” ¡Perdone! ¿Qué soy yo? Es decir, ¿en qué escuela milito? ¡Soy socialista revolucionario! Eso es lo que indican mis escritos y mi labor. Promesas no hago jamás, propiamente tales. ¿Qué fin u objetivo persiguen todas las escuelas socialistas, digo yo a mi vez? y respondo: El fin que dicen persiguen socialistas, demócratas, anarquistas y demás, es, buscando el término más adecuado a todos: “la felicidad proletaria para llegar a la felicidad universal”. ¿Verdad? Bien. Y Ese es el fin. Para llegar a ese fin se escogen medios. En términos más claros, para llegar a ese fin, todos los que quieran ir allá toman un carruaje. Unos toman el anarquismo, otros el socialismo, otros el cristianismo, etc. Pero antes de llegar allá hay una muralla que se llama burguesía y sus anexos, que estorba el paso a todos los que van. Llegan al pie de la muralla todos los carruajes, la gente se baja y en vez de poner todos el hombro para derribarla de un golpe, nos ponemos a discutir sobre qué medio debemos emplear para pasar al otro lado y llegar al fin. Unos opinan por abrirle un portillo, otros por escalarla y aquéllos por derribarla, y durante la discusión riñen, y mientras en todo eso pierden tiempo, la guardia de esa muralla dispara sin compasión sus metrallas sobre los que discuten el medio de franquearla.

15Disculpe la pintura, pero no soy capaz de otra cosa. Yo soy de opinión que si todos estamos de acuerdo en que es necesario pasar al otro lado de la muralla, cada cual pase como en conciencia crea mejor. Mientras unos verifican el paso de la muralla, los que miran y esperan su turno, con el criterio que tengan, imitarán el medio que a sus fuerzas y facultades lo crea conveniente. Pues si Ud., que pretende pasarla al salto con riesgo de quebrarse, me insulta en vez de convencerme de que hago mal, a su juicio, de pretender pasarla por medio de una escalera, no considero razonado el proceder. Esto es lo que pasa hoy día en el proletariado universal. Y como estoy convencido de esto, a nadie le concedo derecho para que me insulte y me ofenda por dicha causa. Soy socialista revolucionario. Y creo facultativo de mi yo individual y consciente escoger las armas que a mí me plazcan, si son armas para hacer la revolución; nadie debe insultarme por esto. Soy socialista revolucionario, y entre los medios, es decir las armas que llevo hasta hoy en mi bagaje para hacer la revolución, está el parlamentarismo y de esto yo no tengo la culpa porque así se ha formado en mi conciencia, por esta razón milito en el Partido Demócrata, con honor, hasta hoy, en él. ¿Qué derecho tienen para tratarme o tratar de charlatán o arlequín, al que está convencido de que esta arma aún es útil? Responda. ¿Quieren Uds. imponer un ideal que se llama libertario, porque es la esencia de la libertad por medio de una crítica despótica? ¿Dónde dejan entonces el yo de las personalidades? ¿Dónde el individualismo? Hoy todos los políticos son charlatanes para los ácratas. Con críticas grotescas no se prestigia ni se recomienda un ideal que es todo poesía. Ya lo sabe, soy socialista revolucionario, libre de llevar las armas que a mí me plazca para hacer la revolución y libre a mi vez de deshacerme de las que vaya estimando inútiles o gastadas, o ineficaces, o inofensivas, a mi debido tiempo.

16Ni yo, ni quienes como yo obren con fe y convicción sana, podrán recibir sin indignarse los epítetos, más ofensas que consejos, más pullas que razón, que acostumbran los ácratas; ofensas y pullas que degeneran en grosería. ¿Qué dice Ud. a esto? Con el bagaje que llevo, voy por el camino de la vida, invitando a ir a la ciudad feliz. Como es natural, le expongo mi itinerario de viaje, los peligros del camino, los bandidos que hay y las armas que llevo. Quien quiera imita mi acción, sin fuerza. ¿A Ud. no le agrada mi plan? No va conmigo; pero no me insulte si, a mi vez, no acepto su plan. ¡Es así como considero que debemos proceder todos los que concebimos la felicidad del más allá!

17Creo que aquí es donde está la verdad, pero no me he detenido, sigo estudiando. Para ser claro, no hay que ser grosero. Basta, en este punto, para los buenos entendedores. ¿Qué es lo que he hecho? o sea ¿qué propaganda hago? Unido a otros he reunido a los trabajadores, entre los cuales hay: unos que saben algo, otros que sospechan, otros ciegos absolutos. Como no se concibe predicar ideas ante un páramo, sino en mente de locos, me parece lógico y natural el primer paso: unir, congregar a los trabajadores y para esto hay que darles un primer ideal que consiste en darles a conocer la conciencia de la individualidad, su existencia como hombre igual a todos, pero despojado, y que debe unirse a otros despojados para constituir fuerza capaz de obligar la restitución de la cosa usurpada. Este ha sido el primer paso dado en el Norte, unir a los despojados; dándolo a conocer a los que no lo saben. Esto ya está hecho hasta donde es posible exigirlo considerando el grado de educación que prima. En estos momentos llegan Uds. a decir que es malo lo hecho y a criticar el método que se usa, pretendiendo introducir la confusión. Dado el primer paso de que le hablaba, se siguió con la obra más ardua: la clase de geografía, indicando el sitio de la ciudad donde gozará la humanidad libre. Más claro, señalando la meta, fijándola como punto final de la jornada para que la hueste trabajadora supiera donde está el fin, el objetivo. Considero esto lo razonable y creo que hasta aquí no puede Ud. decirme nada, ni ofenderme. Enseguida, viene la parte topográfica, para conocer el terreno, porque se ha de marchar y las armas adecuadas. Se había ya reconocido la fortaleza de la muralla que se alza en el camino y se empezaba a estudiar y escoger las armas, cuando cayó con peso brutal el brazo intruso del gobierno y sus ramales sobre nuestros cuerpos. Ahora nos ocupamos en reponernos y reparar las averías que él causó. ¿Llama Ud. incierta esta marcha, inseguro el método? Llámela Ud. como quiera, pues no tenemos inteligencia para más y estamos satisfechos de poner al servicio de esta causa toda la fuerza de nuestra voluntad y de nuestra corta inteligencia.

  • 3 Dirigentes e integrantes de las mancomunales

18Pero va quedando constancia que hacemos algo práctico, por poco y deficiente que sea, mientras que Uds. sólo se ocupan en criticarnos a nosotros. Cuando Uds. vengan a las haciendas de esas zonas a reunir a los inquilinos en la propia casa del patrón y a señalárselo como su verdugo y explotador, habrán imitado a medias la obra de los Díaz, Cornejo, Lasso, Gorigoitía3 y otros, mientras tanto no harán sino desacreditarse Uds. mismos. Un ejemplo claro. La propaganda que se hace aquí en el Norte es idéntica a una que Ud. hiciera, si se fuera la hacienda Panquehue y al lado de la administración reuniera a todos los inquilinos, dentro de la hacienda, y les hablara como Ud. sabe hacerlo, abriendo los ojos de aquellos pobres explotados. ¡A ver qué le pasaba!

19Eso han hecho aquí aquellos que Ud., llama fatuos, meterse en la madriguera de las fieras a cortar la cadena de los esclavos. Abandonen Uds. su profesión de críticos de los mismos obreros y váyanse a las haciendas a instruir a los inquilinos, que lo necesitan. No habría ninguna diferencia de lo que se ha hecho aquí. Eso se llamaría redimir cautivos. Lo que hay de insulto en su carta, lo salto. Usted no sabe lo que se ha hecho en mi ausencia, ni lo que hace al presente, ni se lo quiero decir.

20¿Supone que después del golpe ha habido desbande, confusionismo y cobardías? Aquí está la huelga actual de los lancheros y demás trabajadores de mar, demostrando lo que Ud. supone.

21La Casa que se construyó en plena pampa en el mes de abril sin hacer caso a la prohibición judicial, es otra prueba de la incertidumbre que reina. El aplastamiento a la soldadesca, y a la imposición por la fuerza, hecha el 7 de marzo de 1904 por el pueblo, en defensa de su hogar, es otra prueba de la incertidumbre en que viven los trabajadores de aquí. Siga Ud. dando golpes en la herradura. Así exhibirá sus dotes de apóstol y maestro docto.

22¿Me reprocha Ud., que evité la limpia, que el pueblo, no sólo los mancomunales, deseaba hacer para escarmiento de los pícaros? Eso era lo lógico y razonable. Amo la violencia, soy partidario de la violencia, pero cuando su energía es aprovechada útilmente. Por sobre cuantas lecciones hubiera dado al pueblo, yo estaría preso, si no en esta cárcel, en otra. Se me figura Ud. un niño, al oírlo hablar así. Supóngase Ud. que el pueblo hubiera realizado, en su primer impulso, el castigo que necesitan los canallas, ¿qué habría resultado? Que el gobierno habría ocupado militar y navalmente este puerto y su venganza habría sido bestial. Los demás pueblos se habrían quedado impasibles, al menos los del centro. Habríamos ido a un sacrificio estéril.

23Le voy a contar un cuento. Había en Santiago un peluquero que hacía también sillas ordinarias y, para su mejor comodidad, usaba las navajas de afeitar para raspar los palos, de modo que el filo y temple estaban en un estado lamentable. La clientela del peluquero que recibía en sus caras las rudas caricias de esas navajas en tan pésimo estado, se fue retirando, hasta que un día el peluquero se quedó sin clientela y sin navajas… El pueblo obrero explotado es el peluquero y si las navajas llamadas violencia, huelgas parciales y generales, prensa y sublevación, las destina a todos usos, le pasará lo del peluquero de Santiago… se quedará sin las navajas con qué afeitar a sus verdugos.

24Lo realizado hasta hoy por mi y compañeros, está muy bien hecho. El programa trazado de antemano se ha cumplido exactamente. Ha visto Ud. que el sacudón que dimos en el norte ha repercutido hasta Valdivia. Toda la clase obrera abrió los ojos para mirar el desarrollo de este drama iniciado aquí. Ud. con su inocencia, y los gobernantes con su sabiduría cayeron en la trampa sabiamente colocada. Para convencer a todo el pueblo del cual es su enemigo, era necesario señalárselo en pleno ejercicio de sus bribonadas. Con lo sucedido de noviembre a marzo, entre Iquique y Chañaral, el pueblo de Chile ha visto perfectamente a su enemigo funcionando con el látigo. Pero todo ese pueblo creía aún que los tribunales llamados de justicia podrían castigar a esos malos y hacernos justicia, porque, no lo niegue Ud., hasta ayer el pueblo aún confiaba en los jueces. Pues bien, yo que los conozco como Ud. tantos años, como lobos de la misma madriguera burguesa, vine a la cárcel, y como todo el pueblo estaba atento a mis acciones, empecé a recorrer toda la galería de los medios legales para señalarle al pueblo con el ejemplo vivo la inutilidad de esos medios legales. ¿Está Ud.?

25Y el pueblo, hoy día, se ha convencido de que siendo la justicia administrada por manos burguesas, su severidad no cae jamás en su propio campo. Han presenciado el proceder del juez ¡hasta el de la Corte Suprema! ¿Puede dudar Ud. de la eficacia de mi acción? ¿No ve Ud. que no sólo los trabajadores estaban ansiosos mirando el desenlace de este a uso? Recapacite con calma y se convencerá que lo hecho por mí ha valido más que toda violencia, en el campo de la propaganda doctrinaria de nuestras ideas.

  • 4 Se refiere a la sublevación popular de 1903, que culminó con el incendio de la Compañía Sudamerica (...)

26Yo no tengo nervios para hacer lo que Uds. hicieron para el 12 de mayo en Valparaíso4. Encendieron la mecha la noche del 11 y en el tren nocturno se fueron a Santiago huyendo de las responsabilidades ¿Qué resultó? Que el pueblo se asesinó solo. Soy de opinión que donde cae un proletario deben caer dos burgueses. Salvo circunstancias impulsadas por fuerza natural.

27Aquí tiré el anzuelo y lo tragaron. Como no escondí el brazo, yo solo he afrontado las responsabilidades, porque esto es lo razonable. Proceder de otro modo es llevar a las masas obreras a una decepción prematura, dado el estado de educación existente. El paso dado por la Convención Mancomunal de acudir al gobierno en demanda de amparo a sus derechos, tan groseramente criticado por los ácratas, es la acción más sabia ejecutada, porque Ud. no sabe lo que hay más atrás. Como esa petición al gobierno dormirá, en tiempo prudencial, se inundará el país de manifiestos dando a conocer la ineficacia de esos pasos, con las cuales se gana experiencia y nada se pierde. Ya estoy convencido que el 99% de los anarquistas chilenos, obcecados por las ideas de violencia que aconsejan a otros que las ejecuten, se han hecho de un temperamento tan nervioso que los aleja del razonamiento y del cálculo. Esto es lo malo y lo que los pierde. Las cosas y sobre todo las nuestras, hay que estudiarlas en el terreno.

28Haga Ud. cuantas campañas quiera de difamaciones, pues sólo se hiere Ud. y nada más. Lo único que le puedo asegurar a Ud. es que dentro de algunos pocos años más, si Ud. conserva sus sentidos sanos, reconocerá la sabiduría con que han sido guiados nuestros pasos. No tema que llegue a mí la vanidad. He tenido hasta aquí fuerza de voluntad suficiente para evitar ese mareo hasta donde es posible hacerlo en la atmósfera que nos rodea. Los especuladores se encuentran en todos los campos. No sólo los obreros políticos son las víctimas, también lo son los anarquistas y demás, de modo que éste no es un argumento lógico para que el obrero abandone este medio de lucha. Pues como le he dicho, hasta hoy acepto este medio, porque no lo creo demás, para contribuir a destruir el autoritarismo y demás gangrenas.

29Si las luchas políticas son cada 3 años, nada se pierde con dedicar a ellas un mes. Si Ud. está convencido que ese medio es ineficaz, respete a los que están convencidos de que es eficaz. Lo natural en esta lucha sería analizar el medio y destruirlo por la lógica, pero no ensañarse con los hombres que lo representan.

30También se llaman Uds. revolucionarios, y se consideran los más sabios y los más conscientes. Y… ¿dónde están sus hechos? Sólo exhiben fracasos. En todas las naciones el foco revolucionario se ha establecido en los grandes centros y capitales y allí han tenido sus estallidos tremendos. Aquí ocurre lo contrario. En pueblos donde hay tres a cuatro mil trabajadores es donde se ha levantado el brazo con más energía, véalo Ud., las grandes ciudades donde campean los más grandes y sabios revolucionarios, duermen y duermen… ¿Qué demuestra esto? ¡Ideas en la boca, flaquezas en los nervios!

31Es allí, al lado del foco autoritario, donde debe conmoverse, sacudirse, agitarse. Entonces nosotros nos sentiremos ayudados y apoyados. Hoy somos columnas que devastamos sólo los flancos del enemigo y nuestras fuerzas no son suficientes para toda la acción general y Uds., en vez de agitar la organización prudente, culta y sabia, para venir en nuestra ayuda, se limitan a decir que las armas que llevamos son ineficaces. Y si así lo consideran, levanten allí sus grandes cañones y al generalizar la batalla, verán si valen nuestras armas. Eso se llamaría ser revolucionario, hasta hoy Uds. lo son de boca, y nosotros, menos inteligentes que Uds., ya hemos dado batallas de avanzadas y hemos probado poseer buena táctica. Basta.

32Es necesario combatir al enemigo oculto en nuestras filas, dice Ud. ¿pero cómo identificarle? Ud. ha probado tener mal olfato para eso. Es una obra que debe hacerse con sagacidad, porque si no se expone a aplastar al mismo hermano y hasta aquí es lo único que han hecho. Si Ud. blasona franqueza, yo he procedido lo mismo.

  • 5 Convención mancomunal efectuada en Santiago en mayo de 1904
  • 6 Desbarrar: Discurrir o dejarse llevar sin tener una idea o razón

33Dice Ud., que los únicos delegados honrados y sinceros fueron rechazados por la Convención Obrera5 de Santiago que se componía de pillos e hipócritas. Por mi parte, gracias. Vea Ud. como desbarra6 de dos o tres, únicos limpios, entre 800, juzgados por Uds. mismo. Relea esa expresión en su carta y verá que demuestra más vanidad, más presunción que todos los obreros juntos.

34Con lo expuesto dudo que Ud. pueda propagar con pureza los nuevos evangelios. Si los ácratas chilenos no reaccionan en sus métodos, no habrán conseguido sino distanciarse de las masas obreras del país y desprestigiar un ideal bueno y bello, pero que al paso que van, sólo consiguen destrozarlo.

35Los ideales de la acracia son los mismos de la democracia. Con diferencia que la democracia lleva un arma, un medio más de lucha para la conquista, que la acracia. Esa arma es el medio electoral, medio que tendrá que subsistir aún en el comunismo realizado, para los efectos de la administración indispensable de intereses generales. De esto estoy plenamente convencido hasta hoy y por ello no merezco insultos, ni los que como yo así proceden.

36He tenido el agrado de contestar satisfactoriamente su carta. Quiera Ud. creerlo así. Hasta hoy ha tenido en mí un adversario franco de su conducta, no del ideal, pero le estrecho la mano como amigo leal. Suyo y de la R.S.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, agosto 14 de 1904

Tierra y Libertad, Casablanca, Domingo 31 de Julio de 1904

SOBRE CONDUCTA Y PROPAGANDA CARTA ABIERTA

37Al ciudadano
Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla.

38Compañero y amigo:

39Por distintas cartas suyas a sus relaciones en esta capital, me he impuesto con asombro de los consejos que Ud. nos da a los luchadores revolucionarios de Santiago. Nos reprocha Ud. que nos ataquemos mutuamente por los periódicos, y en seguida llama Ud. a este hecho, pelambre… Sin duda, no será esto agradable. Será ridículo, feo, perjudicial y poco edificante. Pero pienso yo que es más feo aún guardar silencio ante las traiciones y las cobardías de ciertos falsos luchadores que medran a costa de las ideas que propagan, y a la sombra de ideas generosas.

40Considero que el carácter específico de la propaganda honrada y noble, es el desinterés y la abnegación. Del mismo modo, creo que cuando el afán de lucro, el interés económico y la ambición de gloria, de mando o jerarquía, se une a la obra de propaganda, toda honradez peligra, todo amor al ideal se desnaturaliza, y las ideas, como los individuos, se rebajan al último nivel de la especulación y de la inmoralidad. Es por esto que prefiero un enemigo honrado y convencido, a un correligionario mentiroso y farsante, especulador o charlatán. Conforme con este criterio, siempre me ha visto Ud. atacar de frente a los que, bajo el nombre de reformadores o de apóstoles, han negociado con las ideas o con las influencias que han sabido captarse…

41Si no fuera la grande indignación que me produce el hecho de que un bribón, haciéndose hipócrita, explote la ignorancia y la credulidad de los trabajadores, nunca mi pluma hubiera escrito las condenaciones periodísticas que Ud. me conoce. ¡Y, créamelo Ud.!, me duele hacerlo; pero un imperioso mandato de mi conciencia me obliga a ello.

42Por otra parte, dejando a los explotadores del movimiento obrero, el campo libre a sus instintos de rapiña, nos hacemos cómplices de su maldad. ¡Y yo creo que ni la amistad, ni el compañerismo, ni nada han de impedimos ser honrados y justicieros para con los demás y nosotros mismos! Y si no, ahí están las pruebas…

43Centenares de trabajadores que yo y Ud. conocemos, con sólo haber llegado a ser Presidentes, Secretarios o Tesoreros de grandes Sociedades obreras del país, se corrompieron, se volvieron burgueses, potentados, caballeros elegantes y explotadores de los mismos a quienes aparentaban servir o defender. Otros, con haber llegado a ser Municipales o Diputados, abandonaron el trabajo por la profesión de político, se hicieron propietarios, comerciantes y capitalistas. Y, por último, ¡cuántos no se vendieron a tanto por kilo, a los gobernantes, a las autoridades y a los patrones! ¿Quiere Ud. que este estado de cosas continúe así eternamente?

44No; yo creo que Ud. se equivoca. Nosotros debemos luchar a brazo partido en defensa de todos los débiles, de todos los desheredados, de los míseros y oprimidos. Y nuestra lucha debe ser indistintamente, contra todos los explotadores de las clases obreras. Luchar contra el enemigo común que está arriba, es santo y sublime. Luchar contra el enemigo oculto en nuestras filas, que mañana nos hará traición, calumniándonos y atacándonos por la espalda es necesario, aunque doloroso. Es esto lo que nosotros hemos venido haciendo de tiempo atrás, en la medida de nuestras fuerzas.

45Y yo creo que ningún hombre que se precie de amar al pueblo salvo un ciego o un ignorante, dejará de reconocer que estas dos formas de lucha por la emancipación social, son igualmente útiles y necesarias. Por un lado, atacando a los amos y a los explotadores, a los ricos y a los gobernantes, y por otro, resistiendo a has políticos y farsantes, a los charlatanes y ambiciosos. Tal es nuestro deber. Y para reforzar mi argumentación con algunos ejemplos, me permitirá Ud. que hable con franqueza.

46El ciudadano a quien Ud. trata de defender (y que adrede no nombro para que no se me suponga animadversión personal), se fingió nuestro compañero en un tiempo en que recién llegado de un pueblo de provincia, no tenía relaciones con los obreros de Santiago. No sabía (como Ud. acaso no lo ignore) hacer las letras, ni mucho menos separar las palabras cuando intentaba escribir… Sin embargo, los compañeros lo estimularon, le proporcionaron libros, le enseñaron a escribir corrigiéndole sus conatos de artículos, mejor dicho, rehaciéndolos de nuevo, lo alentaron para que estudiara y lo introdujeron en el movimiento obrero de la capital. A poco, nuestro sujeto empezó a mandar en forma de artículos originales que muchas veces me tocó descifrar, extractos o resúmenes sintéticos de lo que iba leyendo o estudiando en los libros, folletos y periódicos de propaganda, del país y del extranjero. Se formó así un nombre. Y sin duda, con su plan ya trazado, al mismo tiempo que se hacía pasar como anarquista entre nosotros, se fingía socialista en ese campo, y demócrata en el ‘Partido Democrático” del que formaba parte. Con todos estos medios, nuestro hombre se civilizó y empezó a darse a conocer como hombre original. A unos combatía el socialismo, a otros el anarquismo, a los demás, la democracia, etc. A su turno, defendía estas mismas doctrinas con igual empeño. Total que nadie supo nunca cuál era su partido, como se dice. Y era que… en verdad no tenía ninguno.

  • 7 Se refiere al folleto de Víctor Soto Román. Se alude a Charles Secrétan y a Antoni Pellicer i Para (...)

47Sin embargo, este ciudadano, que, sea dicho de paso y en honor a la verdad, es un hombre inteligente y activo, estudioso y entusiasta, no tuvo empacho en dar a luz en un pequeño folleto (al cual sin leer y sorpresivamente, puse Prólogo), un plagio, según todos me lo aseguraron- a las Conferencias Populares de Sociología, por Paraire, y al folleto La Cuestión Social, por Secretan7.

48Como nuestro personaje estaba relacionado con demócratas, socialistas y anarquistas, la venta del folleto le dio buenas utilidades… En vista de tan óptimo resultado, concibió la idea de otro plagio y de otro folleto, sobre cuestiones religiosas. Al efecto, se encaminó a la sección de lectura a domicilio, de la Bibliotecas Nacional y todos los que le conocíamos pudimos observarlo, y creo que nadie se atreverá a negarlo, no leía siquiera los libros que entrarían a componer su folleto, sino que se limitaba a entresacar párrafos y copiar o desvirtuar capítulos, como se le venían a mano. Aún más, él había anunciado un pequeño folletito, como el anterior, pero le resultó una obra voluminosa, de gran formato, que dio a luz por entregas para sacar todo el partido posible de su empresa.

49Naturalmente, la publicación quincenal de cada entrega, con más de mil suscriptores en todo el país, le dejaba una renta mensual de más de 200 pesos libres, sin contar el sobrante de ejemplares, los canjes de libros, publicaciones y otras ganancias… Aquí el plagiario abandonó su oficio de hojalatero, y se dedicó de lleno a su nueva profesión. Esto, naturalmente, llevaba visos de acrecentarse y un buen día nuestro hábil escritor, nos anunció un viaje, una gira por la América del Sur, con el propósito, según nos dijo, “de estrechar las relaciones intelectuales con los demás escritores de América…” Afortunadamente para él y para nuestras ideas, el viaje no se realizó porque el número de suscriptores iba disminuyendo a medida que leían las entregas de la obra, y se daban cuenta de que todo era en ella plagios, citas, reproducciones, y contradicciones, que eran las únicas originales… Finalmente, la obra acabó de publicarse con unos pocos suscriptores…

50Desalentado por esto, su autor se dio a propagar el cooperativismo ¡Bien sabía con qué objeto! Mediante su actividad, se fundó una Sociedad Cooperativa; poco después se abrió un pequeño despacho, del cual se hizo nombrar regente o administrador… Una vez en posesión del negocio de la Cooperativa, se negó a rendir cuentas a la asamblea de miembros de la Sociedad, puso policías en la puerta del establecimiento, negando que los socios fueran tales, ocultó los libros de la institución, y se proclamó dueño absoluto de todo…

51¿Habría sido lógico y justo que se le dejara hacer? ¡No lo creo! Cuando esto sucedió, me encontraba ausente desde hacía tiempo, de Santiago. Y a mi regreso, impuesto de lo acontecido, no pude menos que indignarme y desenmascarar al bribón. Lo demás, ya Ud. lo sabe… Ahora, dígame Ud. ¿es pelambre o cumplimiento de un doloroso deber, lo que yo y demás correligionarios hacemos dando a conocer y atacando de frente y con pruebas irrefutables, a los farsantes y explotadores de la clase obrera? Sobre esto, le he dado ya mi opinión y sigo adelante.

52Recuerda Ud. perfectamente que la famosa Exposición Industrial Obrera de Santiago (de hace 4 ó 5 años), se convirtió en una chuña de dinero, y que su Presidente, compró hasta una propiedad con el producido de su presidencia… Sabe Ud. que la venta de esclavos blancos, verificada por los Diputados demócratas a los gobiernos conservadores, en forma de subvenciones a las Escuelas Nocturnas de las Sociedades Obreras del país, tenía por objeto, de parte del gobierno, el control y la vigilancia sobre tales sociedades, en las que estaba prohibido tratar del movimiento obrero y de la crítica al estado social presente; y por parte del Diputado blanquero, la participación de la mitad del precio pagado por el gobierno, que las Sociedades vendidas, no tenían empacho en darle como comisión…

53No ignora Ud. que los fundadores del tristemente célebre Congreso Obrero de Santiago, vendieron a los gobernantes la libertad del pensamiento y de la tribuna en la primera Convención Nacional celebrada en el Teatro del Cerro Santa Lucía, por el valor de los pasajes en ferrocarril para los Delegados en provincias, más la cesión del local del Teatro en que sesionaron, y el apoyo de la policía por no permitir la entrada al local de la convención, a los únicos delegados honrados y sinceros que en nombre del pueblo obrero consciente, fueron a hacer oír la voz de la verdad y la justicia, en medio de esa grande asamblea de politicastros, de pillos e hipócritas, de traficantes electorales y de candidatos sin electores… Tampoco ignora Ud. que los mismos fundadores y directores de ese Congreso, al celebrar la segunda Convención de Valparaíso, pactaron con la autoridad un convenio según el cual quedábamos nuevamente excluidos los revolucionarios de tomar parte en el Congreso, acordándole en cambio la autoridad local, 500 pesos para ayuda de los gastos de la Convención, local gratis para las sesiones en el Teatro Municipal de la Victoria, y apoyo de la fuerza pública, para echar afuera los hombres libres que se presentaran…

54Demás está decir -y Ud. lo sabe- que en la primera Convención de Santiago, los congresales invirtieron el dinero que habían votado las sociedades para hacerse representar en una docena de carneros asados y un tonel de licor, más los festejos, paseos, tertulias, etc. Y es público y notorio que en la segunda Convención de Valparaíso, los delegados al Congreso, después de excomulgar (todos juntos, de pie) a los que proclamaron y ayudaron la huelga de estibadores y gente de mar del vecino puerto, fueron en romería, acompañados de una banda de música municipal, a las tumbas de las víctimas del 12 de mayo (que fueron los héroes de dicha huelga), “a depositar una lágrima” en nombre de cada una de las sociedades representadas, según manifestaron todos los oradores que hablaron en el cementerio. Y de vuelta al hotel del Membrillo, donde se sirvieron un banquete regio, con licores finos, que les consolaron de su pena…

55No hay que decir que los 500 pesos de la autoridad se invirtieron todos en banquetes, fiestas, paseos y tertulias; pues hasta un baile de fantasía se dieron en señal de duelo por las víctimas del 12 de mayo. Y Ud., que sabe todo esto, no me lo negará, amigo Recabarren. Siguiendo con el estudio de la profunda desmoralización que se ha apoderado del elemento inteligente de la clase trabajadora, mencionaré aquí al ciudadano Luís Morales, de Lota, Concepción.

56Este joven, que militó en un tiempo en nuestras filas, fue enviado por nosotros a las minas de Lota para satisfacer un pedido hecho por los mineros, de un obrero conocedor de las organizaciones de resistencia y de la lucha proletaria. Una vez en su puesto, el joven Morales, en vez de propagar nuestras doctrinas económicas y antipolíticas, creyó mejor especular entre los obreros y los políticos, se hizo demócrata, se vendió al traficante Malaquías Concha, y se entregó de lleno a las especulaciones electorales… Naturalmente, esto dividió a los trabajadores, se debilitó su organización y vino por tierra todo lo hecho. Después, el tránsfuga Morales cargó contra los fondos entregados a su cuidado. Últimamente, lo vemos empleado al servicio de la autoridad, como Administrador de un Matadero público. Es el precio por el cual la autoridad le ha comprado su conciencia y su voz. Y esta corrupción gangrenosa, no respeta nada. Ha atacado ya de frente los más fuertes organismos, los más sanos criterios, las más pujantes voluntades.

57A este respecto, no dejaré de recordar que en Valparaíso se hizo estimar y admirar un falso partidario de la causa del pueblo, Carlos Jorquera, representante que fue en el Congreso Obrero, a la convención de Santiago, de una de las “Mancomunales del Norte”. Dicho Jorquera se hacía pasar por anarquista, para cuyo efecto usaba el imbécil, calaveras de metal en la corbata, en las colleras, en la cadena del reloj, y en el puño del bastón… Y desempeñaba el sucio papel de espía del movimiento obrero y de sus hombres, cerca del Intendente de Valparaíso, mientras era un miembro dirigente e influyente en las Sociedades obreras de ese puerto.

58Por fortuna para él, en los momentos precisos en que pensábamos denunciarlo públicamente por la prensa obrera, alguien a quien inspiró demasiado horror, le quitó la vida. Poco después nuestro común amigo, el malogrado Silvano Fernández, se perdía también en el fango de la camarilla politiquera y democrática. Había fundado en Valparaíso una “Confederación Nacional de Trabajadores”, cuyo objetivo era —y es- el de alejar a los obreros de su verdadero camino, distrayéndolos de la lucha en el terreno económico, para perderlos en el engaño político. Y el verdadero móvil de semejante revoltijo, era el de hacerse proclamar candidato demócrata o libre, por la clase trabajadora, a Diputado por Valparaíso. Para esto, se mezclaba en todo movimiento obrero, pero como espantajo… de acuerdo con el ex Contra Almirante de la Marina, Arturo Fernández Vial, quien aspira a la Senaduría de esa provincia. Y así fue que el inteligente joven se dio a aparentar lo que no era, a representar lo que no tenía y a comprarse adeptos entre los obreros, por el conocido medio de los agasajos y de las tertulias. No pudiendo mantener con su sueldo su aparente y falsa posición, se vio obligado a falsificar firmas, a obtener dinero por medios dudosos, y, por último, llamado por el siniestro Intendente de Valparaíso, Joaquín Fernández Blanco, para que aceptara como precio de su silencio y de su retiro inmediato del movimiento obrero, el quedar en paz con la justicia criminal, ahorrándose así el desprecio, el escarnio y la prisión, no tuvo más que hacer, sino abrirse el cráneo

59Ya ve Ud., querido amigo, a qué extremos y a qué fin llevan el afán de lucro y explotación, el deseo insano de levantarse sobre los hombros del pueblo a costa de su credulidad. Por esos días del suicidio moral y físico de nuestro malogrado amigo, había escrito yo un artículo intitulado: Los que medran, que debió ver la luz en el periódico La Defensa, en que atacaba y condenaba la conducta falaz y torcida de Silvano Fernández.

60Ese artículo, por no publicarse más el periódico para el cual había sido escrito, ha estado apareciendo en los N°2y3 de Germinal, de Santiago. Y esperaba yo su justificación o su respuesta, para embestir de frente contra él y su camarilla de politiqueros democráticos pancistas…

61Recientemente, en el mismo puerto, se ha levantado otra sanguijuela del obrerismo… Manuel A. Guerra. Este se tomó por asalto e intriga el Directorio de la “Sociedad de Tripulantes de Vapores”, se vendió él, como su Presidente, a la Gobernación Marítima y a la autoridad del intendente de la provincia, y se erigió en único árbitro para dirigir la institución y manejar sus fondos. Es así como se ha dado el escándalo de mandar a hacer un Estandarte social, por valor de mil quinientos pesos… y gastar en la fiesta de su bendición, la friolera de quinientos pesos. ¿Cómo se hubieran alegrado las pobres familias de las víctimas que cayeron en el puesto del deber el 12 de Mayo, defendiendo los derechos de la huelga, si esos 2.000 pesos invertidos en un trapo amarillo, con hilos dorados, se les hubiera repartido como ayuda para los niños huérfanos a los ancianos dolientes? Pero no; el Presidente Manuel Guerra necesitaba distinguirse sobre sus antecesores que había hecho expulsar con intrigas, y… ¡ahí estaba el Estandarte!

62Como Ud. ve, compañero Recabarren, las cosas no andan nada bien en nuestro campo obrero. ¿Y así quiere Ud. que nos hagamos los sordos, los ciegos? No; no es posible. Y dado que lo fuera, nos haríamos cómplices. Y en tal caso, lo mejor sería retirarse de una vez para siempre del movimiento obrero del país, desinteresarse en absoluto de los intereses de la clase obrera, y no atender a otra cosa que a nuestra comodidad personal, como un vulgar egoísta. Pero, ya que por nuestro amor a los demás, nos sentimos arrastrados a luchar por el bien común, justo y necesario es que sepamos ser consecuentes, justicieros y verídicos. Es lo que hacemos.

63Ahora, tócame hablarle de los asuntos del norte, de los que Ud. ha sido protagonista. ¿Es Ud. socialista? ¿Es Ud. anarquista?` ¿O es Ud. demócrata?… No lo sé. Pero me lo figuro las tres cosas a la vez. Por sus escritos, por su labor y por sus promesas, Ud. es triple.

64Sea de ello que fuere, dígame: ¿qué propaganda es la que Ud. quiere hacer, la que hace o cree haber hecho?… Tal vez Ud. mismo no lo sabe. Pues bien, eso es lo malo. Ud. debe estudiar a fondo la cuestión social. Y después de conocer perfectamente las escuelas socialistas, ya podrá Ud. decidirse y propagar con conocimiento de causa, la que Ud. crea depositaria de la verdad.

65Hasta la fecha, Ud. no ha hecho otra cosa que organizar a los trabajadores de las pampas, pero ni Ud. ni ellos saben el objeto de tal organización. Y es por esto que esos trabajadores, en su ausencia, no saben qué hacer… Y Ud. mismo, junto con ellos, no sabe qué hacer con ellos. De ahí el confusionismo, el desbande, las cobardías y los desengaños.

66Cuando su segunda prisión arbitraria, los mancomunados se preparaban a hacer volar con dinamita los establecimientos y edificios públicos, y Ud., sospechoso y temeroso de lo que podía suceder, envió furtivamente de su prisión, una circular aconsejando el respeto a la propiedad y al orden, y recomendando la paciencia y la calma absoluta. El resultado ya se conoce. Un juez vendido y un gobernador ladrón, ambos puercos mugrientos y dignos representantes de esa canalla burguesa de la cual son dóciles sirvientes, le tienen a Ud. en prisión arbitrariamente, sólo por miedo y obedecimiento a la recua adinerada… ¡Y pensar que ese par de bribones estarían ahora comidos por los gusanos, si los mancomunados hubiesen hecho la limpia que pensaban hacer!

67Ya puede ver Ud. que es Ud. mismo el culpable de su situación. Ya ha visto también que en este país no se respetan las leyes, y que quien cree o espera algo de las leyes y los tribunales, es sencillamente un cándido… A Ud. lo han defendido por todos los medios legales, con ser que Ud. no ha cometido ningún delito. Y como Ud. es tenido en prisión, y estuvo 40 días incomunicado, sólo por antojo de esos miserables: gobernador y juez, es claro que toda defensa legal es inútil. Pero no sería lo mismo si los mancomunados declararan la huelga general y emplearan la violencia para conseguir su libertad. Dejando de mano, por el momento, su prisión, hablaré algo sobre la Mancomunal de Iquique.

68Ya ve Ud. como todo está maleado… En las Mancomunales se han desarrollado los parásitos, como callampas en el otoño… Se de Presidentes, Secretarios y Tesoreros, que ganan un sueldo de empleado fiscal. El ciudadano Abdón Díaz, Presidente de la Mancomunal de Iquique, vive como un rentista, a costa del sudor de los mancomunados, cuyos verdaderos intereses ha vendido al Intendente de Iquique. Lo sabemos, porque desde hace mucho tiempo este caudillo ignorante y fatuo, se ha echado a dormir sobre sus laureles, y ahora se limita sólo a hacer visitas al Intendente, a los patrones, a cobrar su sueldo de jefe de Estado Mayor General, y a apaciguar a los obreros en sus movimientos y pretensiones. Lo mismo que él, con ligeras variantes, hacen sus camaradas Maximiliano Varela, Antonio Cornejo, Arturo Laborde y otros, de las Mancomunales de los pueblos del Norte. En ningún caso piense que le digo a Ud. lo anterior. Pues yo sé que Ud. si recibe un sueldo de la Mancomunal de Tocopilla, se lo tiene de sobra ganado con su trabajo de tipógrafo y redactor a la vez del periódico El Trabajo. Además, Ud. no es ningún vividor ni jefe supremo de Estado Mayor.

69Antes de concluir esta Carta, réstame decirle que mucho me temo que su prisión lo envanezca, lo ponga presuntuoso y lo pierda…¡Hay mucha tendencia en los individuos a creerse mártires y a volverse ídolos! Pero puede que su buen sentido prime sobre todo, y las prisiones injustas y arbitrarias que lleva sufridas, lo retemplen más aún, y lo hagan más revolucionario y decidido. En cuanto a las Mancomunales en general, debo decirle que no valen siquiera lo que la persona que se ocupa de ellas. Y de sus directores, le puedo anticipar que en la primera oportunidad abriré contra ellos una campaña enérgica desde las columnas de la prensa diaria o periódica del país. Me he propuesto, a la vez que propagar los Nuevos Evangelios de Igualdad, Libertad y Fraternidad, hacer una labor de higiene y depuración dentro del elemento obrero del país. ¡Nada me importan el odio o la calumnia, la sátira o la venganza, siempre que vengan como premio al deber cumplido!

70Pongo aquí punto final a esta primera Carta, esperando que ella contribuya de algún modo a la regeneración de los que se abrogan el papel de luchadores por la Causa del Pueblo. ¡Y, sobre todo, deseo que ella le abra al pueblo y a las clases trabajadoras, un nuevo horizonte de verdad y de justicia! Con el deseo de que pronto recupere su libertad, me es muy grato saludarle y ponerme a sus órdenes, fraternalmente. Su compañero y amigo.

Alejandro Escobar y Carvallo
Santiago, Julio de 1904

Notes

1 A continuación de este texto, incluimos la carta escribiera Alejandro Escobar y Carballo

2 Sobre la expresión “colorarias”, de ser fidedigna su transcripción original, no dispone de significado en nuestro lenguaje actual. Cabe la posibilidad de que corresponda a coloridas, sin embargo, no estamos en condiciones de aseverarlo. Nota del editor

3 Dirigentes e integrantes de las mancomunales

4 Se refiere a la sublevación popular de 1903, que culminó con el incendio de la Compañía Sudamericana de Vapores y la muerte de varios manifestantes. Ver a este respecto La Voz del Pueblo, Valparaíso, 23-05-03

5 Convención mancomunal efectuada en Santiago en mayo de 1904

6 Desbarrar: Discurrir o dejarse llevar sin tener una idea o razón

7 Se refiere al folleto de Víctor Soto Román. Se alude a Charles Secrétan y a Antoni Pellicer i Paraire.

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable