Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

El Marítimo

Texte intégral

El Marítimo, Antofagasta, 26/marzo/1904

Ocios de la Cárcel. ¿POR QUE ESTOY PRESO? (para Antonio Cornejo)

1Sólo a mí se me ocurre esta pregunta; quizás la haga al mirar este cuartucho estrecho y obscuro donde apenas hay una media ración de oxígeno para alimentar mis pulmones. Anoche dormí afuera, en mi piececilla, solo, pero en fin respirando aire libre, ¿y hoy?… Ah!, hoy es otra noche. Un hombre como yo, físicamente hablando, pero criminal, porque en su conciencia no hay un trecho que no sea negro azabache, el juez, llamado así para irrisión, ordenó a la pandilla de sargentones que me encerraran en un calabozo obscuro, donde nadie me vea, donde no pueda leer, donde no pueda escribir para modelar mis pensamientos, que fluyen y refluyen en las tormentas de mi alma enferma, como las olas burbujeantes de un mar inquieto que las quiebra en las rocas, lanzando al espacio cristalinas gotas de agua juguetona y feliz, y que admiran gustoso los pasajeros de la vida.

2Y aquí estoy, dejando pasar el tiempo, garabateando estas cuartillas de papel, para dormir menos, para pensar más, para cometer otro delito, diré otro crimen, porque en este pueblo es un crimen escribir, es un crimen pensar. Aquí estoy, cada momento más feliz, mi querido amigo Antonio. Anteayer salí en libertad bajo fianza, mi prisión fue por asaltar a la fuerza púbica (y ríase Ud., nosotros fuimos asaltados) pero, en fin, salí ¿Y hoy, por qué estoy? Porque me robaron varias cartas que desde aquí mismo escribía a mis amigos del país, entre las que iba una para Ud. de correspondencia corriente. En esas cartas no hay una sola expresión nueva que no haya aparecido en la prensa, ya con mi firma, ya sin ella. Pero los eunucos que aquí se llaman autoridades, aterrorizados, han declarado esas cartas subversivas, anarquistas, porque en ellas hay conceptos que son verbos, ¡hay palabras que son verdades!

3Ese es un nuevo crimen, caro amigo, y estas prisiones colocan en mi corazón un manto de poderoso acero, que me hace más firme en mis ideas, que me hará más temible para el porvenir ¡Me encierran! ¡Mentecatos! Creen silenciar mis labios poniendo sobre ellos los cerrojos de la cárcel ¡Qué error tan profundo!

4Yo siento en la noche, en mis sueños fantásticos, como el rugido de una tormenta colosal que avanza imponente en marcha segura, encausada por la huella de un ideal bueno y humano: La Justicia. Pero la Justicia Verdadera, no la malvada de los presentes días. Y creo reconocer en ese rugido espantoso, amenazante, las voces de millones de proletarios, mis hermanos de todo el mundo, que protestan indignados de estos canallescos abusos, ¡de estos salvajes atropellos!

  • 1 Autoridades políticas que persiguieron y encarcelaron a Recabarren

5Pretenden cerrar una boca, y abren millones. Yo agradezco de corazón estas tiranías sangrientas de Gutiérrez, Elizalde, Wemer y Cía. Ltda1 porque ellas nos darán, más pronto de lo que soñamos, el hermoso triunfo de nuestras aspiraciones de amor, justicia y felicidad. Yo agradezco de corazón esa odiosa persecución de estos modernos Nerones, porque al calor de ellas se templaron los eslabones que faltan para completar la hermosa cadena de unión que estrechará en un vínculo sublime a todos los que gimen bajo el peso de la opresión. El charco de lodo y sangre en que se revuelcan Gutiérrez, Elizalde y Werner, tendrá que desaparecer barrido por el carro de la civilización y de la cultura que vamos empujando los proletarios, con grillos en los pies, con teas en las manos. Alta la frente, amigo Antonio, escribamos con la sangre del corazón. Salude a mis hermanos de ese puerto.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, marzo 12 de 1904 (cárcel)

El Marítimo, Antofagasta, 2/abril/1904

Ocios de la cárcel. LA VISIÓN DEL FUEGO. Apocalipsis fantástico (Para Arturo Laborda V.)

6Sería de noche tal vez, cuando veía rojo el cielo, inundado por una llamarada inmensa que cubría el mundo de confín a confín… No pude darme cuenta de lo que pasaba en un principio, porque sentía una algazara inherente, mezclada con un crujir de huesos… Subí un instante, no sé sobre qué, pero subí. Desde allí asistí a un incendio voraz que en breves momentos hizo desaparecer los añosos castillos -nidos de villanos- que insultan al mundo y las chozas ruinosas indecentes que consumen la vida de los pobres héroes que empujan la tierra en su rodaje perdurable.

7Después del estrépito del derrumbe, vino una nube negra, muy negra, parecía la noche eterna, tras ella siguió una hermosa claridad. Era el nuevo día, con el sol de los proletarios que nacía. Las brisas matinales de esa mañana feliz, traían a mis oídos los ecos lejanos de un himno universal cantado por millones de millones de labios. Era el himno de la vida, del amor y de la justicia que cantaban las cautivas libertades. Poco a poco esas voces fueron acercándose. Después callaron. A pocos momentos vi aparecer, como en alas de fuego, una inmensa sábana blanca cuyo fin no divisé en un principio, que avanzaba por el espacio como empujada por rachas enamoradas. Me sentí inmóvil. Petrificado asistía a un fenómeno desconocido. Mas, de pronto, veo aparecer una columna de seres humanos: niños -flores de vida-, hombres y mujeres -flores de amor- que desfilaban bulliciosos como impregnados de una alegría común. Marchaban, no sé dónde. Eternas horas les vi desfilar y, a la par que ellos, se deslizaba sobre sus cabezas, la sábana blanca, guiada por las alas de fuego, como un palio protector. Mucho tiempo estuve así. Ya no veía la cabeza de la columna ni las alas de fuego cuando una nueva luz sobre la sábana blanca, llamó mi atención. Eran unas letras enormes que brillaban como ascuas. Desfilaron frente a mí, durante largo rato, esas letras que he anotado en el orden que venían: JUSTICIA. Debe haber durado una eternidad ese sapientísimo desfile. Pero al fin, venían otras dos alas de fuego sosteniendo la extremidad final de la sábana blanca con letras de fuego como arenas que decía Justicia.

8Al final venían, como en un carro empujado por muchachos, un montón de cadenas mohosas, rotas ya; y un montón de harapos, las viejas indumentarias de los que fueron esclavos durante veinte siglos. De pronto, ese carro fue lanzado al vacío, como en una colorante llamarada, con un grito a estentóreo de maldición, y desapareció en el espacio con la rapidez del rayo… Un ¡hurra! unísono, espantoso, rasgó los velos del infinito, dejando tras sí los melodiosos arpegios de las arpas populares que celebraban la resurrección de la libertad, de la ¡Justicia! Y miré a mi espalda, estaba el mundo poblándose de nuevo, con todas esas gentes que habían desfilado antes y los vi felices, poblar la tierra sin diferencias, sin odiosidades presidiendo en todos sus actos la Justicia.

9Idiotizado por todo lo que había visto, pregunté a mi corazón qué era aquello. Y desde el ámbito oí una voz que gritaba: “Viva el 1° de Mayo, la fecha gloriosa de la reivindicación popular, el día de la cita de los oprimidos en el moderno Josafat para asistir a la resurrección de la Justicia”.

10Y desperté, amigo Laborda. Vi la realidad, era el grito del carcelero que traía el desayuno al calabozo obscuro y mugriento, donde me tiene el bandido juez Elizalde. Largo rato me quedé pensando en esa Visión de Fuego, que hará huir despavoridos a los que mintieron y pecaron para sacrificarnos. Y he querido referiros estos sueños, mi hermano Laborda, sólo como una previsión del porvenir, relatada en vuestro obsequio. Os saluda quien firme luchará hasta “Vencer o Morir”.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, Cárcel, Marzo 9 de 1904

El Marítimo, Antofagasta 1/mayo/1904

¡MANCOMUNALES DE ANTOFAGASTA!2

  • 2 Este artículo se publicó también en La Voz del Obrero, Taltal, 12 – 05 – 04. En todos los lugares (...)

11Vuestros compañeros de Tocopilla, odiados y perseguidos por un adversario que nos es común, por fin han elevado la bandera mancomunal donde sus enemigos no lo querían. Hoy solo se ostenta en el desierto de la pampa del Toco, un edificio que es nuestro hogar y nuestro refugio, construido por mancomunales, para mancomunales y con su dinero. Allí hay un almacén, que provisto de los artículos de primera necesidad, vende a sus socios a un precio mucho más barato que las pulperías. Dentro de poco tiempo será un gran mercado que dará positivos beneficios tanto a cada uno los socios como a la Mancomunal, porque este almacén será su baluarte de defensa.

12Compañeros de Antofagasta, imitad este ejemplo y llegaréis a ser poderosos y ricos. Si nosotros hemos realizado esta aspiración en medio de la vorágine de persecuciones y carcelazos y cuando el enemigo implacable nos azota, ¿Por qué vosotros no hacéis lo mismo, puesto que estáis más tranquilos que en este pueblo? ¿Cuánto nos ha costado a nosotros levantar y realizar esta obra? Un poco de voluntad y paciencia unida a la unión y constancia. Esa casa es al mismo tiempo el hogar social. Ahora no importa que los patrones prohíban las reuniones. Hemos, pues, vencido al enemigo. Muy poco nos queda para completar la obra.

13A este paso, va siendo efectiva la conquista de la felicidad por nuestros propios esfuerzos. Se llena el corazón de entusiasmo al saber que en la pampa, todos los domingos, se reúnen por miles los mancomunales para contemplar su obra naciente todavía y estudiar los medios para darle cada día mayor vida y hermosearla más.

14¿Qué han sido para nosotros las persecuciones y los carcelazos y qué son aún? Lo que es el agua y el calor para las flores y las plantas, riego fecundo que hace producir muy hermosos y ricos frutos. Será para nosotros un gran estímulo y un apoyo poderoso, cuando sepamos que las mancomunales de Antofagasta han levantado un almacén y una casa propia. Esto será progresar. A la obra, hermanos, con energía. Nada de temor para las grandes empresas. Imitadnos a marchar con audacia.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel de Tocopilla, abril 25 de 1904

El Marítimo, Antofagasta 4/junio/1904

CARTA A ARTURO LABORDA

15Cárcel de Tocopilla, mayo 4 de 1904
Compañero Arturo Laborda V.

16Mi muy amigo: He leído en Chile Federal una carta suya, impregnada con delicados recuerdos a mi persona. Gracias. Su lectura me impulsa a escribirle. Le he remitido anteriormente, tanto a Ud. como al compañero Cornejo, cartas que han ido a morir al vacío, pues, no merecieron respuesta. Puede ser que la presente no corra esa suerte.

17Las dignas autoridades locales, en su cariño hacia mí, no quieren aún darme la libertad. ¡Siempre empecinadas en que acepte el gratuito hospedaje que con tanta prodigalidad me han brindado! He recurrido, para obtener mi libertad, a todos los recursos dignos del caballero, con resultados inexorablemente negativos. Pues, mi amigo, aprenderemos a ser inexorables también. En esta tercera prisión, por lo mismo que es la más injusta y cruel, estoy recibiendo, sobre la experiencia, una poderosa coraza blindada de energías y convicciones profundas fundidas con alegrías y pesares, que de ambas cosas he saturado mis horas de prisión.

18Muchas alegrías han hecho sutiles los días de forzada reclusión. Así, el establecimiento del almacén en nuestra propia casa en la pampa, la celebración del 1° de mayo con un doble significado para nosotros, el aniversario social y la fiesta universal del trabajo; muchos compañeros vinieron a contemplarme, ese día ¡entre las verjas patibularias! La fusión de cuatro sociedades en la Confederación General, en Valparaíso, signos que avanza nuestra unificación; la distinción generosa hecha en mi persona por la “Unión de Trabajadores del Barón”, Valparaíso, que me designó su presidente honorario, como un aplauso a mi conducta actual; la actitud de los demócratas de Santiago, pidiendo mi libertad; la unificación de nuestro Partido Demócrata.

19Todas estas circunstancias, que han motivado la alegría de mis hermanos, han repercutido en mi corazón. El placer inmenso que produjo en todo el norte la visita de nuestros diputados Concha y Gutiérrez, llegó hasta mi celda, me sentí asociado a ese espontáneo regocijo general y fui felicísimo. Repercutieron en mis oídos los ¡hurra! colosales de los pueblos, y vi en ese ¡hurra! el principio de la gran unificación.

20Bajo el sombrío techo de esta mazmorra yo me he sentido doblemente satisfecho, porque he creído que la campaña cruda y sin vacilaciones emprendida por la Mancomunal de Tocopilla, con su periódico El Trabajo a la cabeza; campaña que sacudió del letargo a los empedernidos gobernantes de Chile y que hizo tronar conmovida a toda la prensa mercenaria, ponderando nuestra actitud amenazadora, ha sido, mi hermano Laborda, el principal factor que obligó la venida de la comisión de gobierno y de la comisión demócrata. Del estudio que hagan ambas comisiones, no lo dudamos, tiene que resultar algún beneficio para los trabajadores del norte. Por esto estoy gustosísimo en la cárcel. La participación que me toca en esta cruzada me valió la conquista de este recinto, mas, ¿qué importa el sacrificio de un hogar, si trae por resultados el beneficio de miles de hogares?

21¡Bien, sigamos adelante, luchando así!

  • 3 Ver, La Voz del Pueblo, Valparaíso, 9-1-1904

22Si todo aquello ha sido motivos para que yo en mi prisión haya tenido alegrías, también de entre ellas se han destacado, dos grandes pesares que han conmovido mi alma. El suicidio de Silvano Fernández3, mi camarada inseparable de vigorosas campañas políticas y sociales en el centro del país, me ha dejado hondamente impresionado. Mas, no tiene remedio.

23En los primeros días, de los 40 de incomunicación que me impusieron, llegó a este puerto, a reunírseme, lo que más amo en la vida: mi esposa y mi hijo, todo el idilio de mi hogar. Yo sentí, en la obscuridad de mi prisión, el sollozo reprimido, signo de la gran angustia que atormentaba el alma de la mujer cansada al llegar a un pueblo donde todo era absolutamente desconocido y encontrar al compañero de su vida en la imposibilidad de verle… Hasta el momento del desembarco, habían transcurrido seis meses de mi partida de Valparaíso para venirme al servicio de esta institución, de los ideales comunes. Y al pensar en la crueldad de aquel dolor que yo imponía a mis seres amados sufrí… sufrí por la vez primera de mi vida, por ellos, no por mí.

24Desde ese día doloroso transcurrió, aún, un mes más de estricta incomunicación. Hermano Laborda, toda la gran angustia de estos dolores morales, unida a las alegrías infinitas que he recibido aquí, forman hoy, alrededor de mi corazón y mi cerebro, un baluarte inexpugnable que sólo el hielo mortal del sepulcro podría vencer. Toda la inmensidad de los pesares que aquí acumule, al notar la ausencia de mis amores, serán montañas de explosivos comprimidos, cuyos destrozos, al hallar la salida, no puedo calcular…

25Han sido inexorables conmigo, inexorable seré con ellos, a mi vez. Y seguiré viviendo feliz en mi prisión mientras progresen y resurjan mis compañeros de acción. Constancia y firmeza, son los votos de vuestro hermano hoy prisionero.

26¡Saludos a compañeros!

Luis E. Recabarren S., Casilla 32

El Marítimo, Antofagasta, 20/agosto/1904

¡DESENCANTO!

27Para Anacleto Solorza

28Antofagasta

29He recibido el manifiesto de algunos anarquistas chilenos, que Ud., me remite, que han publicado en contra de la Convención de mayo y de sus convencionales. Lo he leído entero, como he leído su carta al final de él. ¿Qué significa esto, me pregunta Ud.? Con dolor en el corazón paso a contestarle lo más brevemente posible, pero también con la franqueza que acostumbro. Yo soy demócrata, Ud. lo sabe, por lo cual no puedo ser anarquista, pero nunca he ofendido a los anarquistas o a los que así se llaman, porque no me gusta ofender a los trabajadores, cualesquiera que sean sus opiniones. Considero que el trabajador sólo tiene un enemigo: LA BURGUESIA, y contra él no más debe combatir.

30Tengo oportunidad de conocer el movimiento obrero de gran parte del mundo. Me he convencido que el ideal anarquista es realizable y es bueno, y considero que las aspiraciones ácratas son las mismas de los demócratas y socialistas y otros luchadores libres. Sólo hay discrepancia en los medios de llegar a realizar los ideales. Como demócrata, como socialista que soy, estoy convencido hasta hoy que el medio político no está demás aprovecharlo para contribuir a hacer práctico nuestras aspiraciones. Los anarquistas creen que está demás y aún, que es perjudicial la política para la emancipación obrera, y procuran convencernos a nosotros por medio de insultos groseros y soeces, reñidos con la lectura y con el arte que encarna el ideal libertario.

31Aquí está el error de ellos. Aquí sus defectos. Nunca han visto en las libertades políticas a hombres de buena fe; siempre nos atribuyen malos propósitos y se creen ellos los únicos sanos ¡Exceso de modestia!

32¡Qué desgracia para nosotros! Ya no es la burguesía, con todos sus abusos, la que nos azota, son también los anarquistas, que debieran ser nuestros hermanos. Por lo que hace a los anarquistas chilenos, al menos a los firmantes del manifiesto, he tenido la fatal oportunidad de convencerme de que el 99 por ciento de su propaganda es en contra del trabajador y sólo el uno por ciento es en contra de la burguesía, que es enemigo común de todos los pobres. Donde se vea una hoja de papel impresa de procedencia anarquista, tendremos que ver esa proporción de insultos y denuestos en nuestra contra. Nosotros somos charlatanes, cínicos, ladrones de plata del obrero, embaucadores, miserables, traidores, y basta, ocuparía columnas enteras en citar tantas groserías que se vacían sobre nosotros.

33Hace dos años que la prensa burguesa del norte ha emprendido una campaña con calumnias e insultos en contra de las mancomunales y, como si esto no fuera suficiente, entran ahora los anarquistas a formar en las filas burguesas para ayudarles en sus insultos. No es un misterio que en esta zona del salitre, los industriales pagan en oro todo lo que se haga en contra de nosotros ¿Si los anarquistas nos tratan a nosotros de vendidos, no podríamos juzgar de ellos lo mismo, con razón?

34Yo no me explico esa odiosidad en contra del obrero político ¿Cuándo bajamos nosotros a calumniar a los anarquistas? Jamás. Si nosotros tenemos defectos, en todo caso, obra del ambiente en que vivimos, ¿serán ellos puros de toda falta? Así lo deseo yo. Considero ingrata la labor de esos obreros anarquistas que firman el manifiesto. Ellos, tan enérgicos y tan valientes ¿Dónde están las obras en bien de la clase obrera? ¿Cuál es el progreso conquistado en el centro del país? ¡Quizás el desastre de los tipógrafos y los panaderos!

35Mientras, en el Norte, con la acción de las mancomunales, con orgullo lo decimos, se ha conquistado en dos años un 50% de comodidades y mejorías en todo orden, y. todo esto, al precio de prisiones vejámenes inauditos, incendios, y derrame de sangre, ejecutado por la burguesía al querer someter la rebeldía, la noble rebeldía de los obreros del norte. En el norte hemos tenido una verdadera revolución que ha conmovido a todo el país y que ha hecho temblar a los tiranos ¿Y la obra progresista de los ácratas, dónde está? Ni prensa tienen, mientras cada mancomunal tiene su periódico. Pero, amigo Solorza, esos anarquistas de Santiago hablan por boca de ganso, y por puro despecho. Ellos, tan enérgicos y valientes, son como gallinas, ninguno se atreve a salir de allá ¡son revolucionarios de la casa, propagandistas del nido!

36Es una lástima que esos compañeros que se dicen anarquistas, gasten dinero y tiempo en calumniarnos a nosotros, haciendo causa común con nuestros enemigos, los salitreros. Pero tengamos paciencia para soportar esa guerra. El tiempo sabrá justificar la razón de nuestra conducta presente. Yo soy demócrata, y sé que entre mis correligionarios hay hombres malos, pero también ocurre lo mismo entre los ácratas. Pero ya lo he dicho, todo es obra del ambiente en que hoy se vive. Como el Cristo de la mitología católica, las mancomunales y sobre todo los que fueron a la Convención, han recorrido la calle de la amargura, llevando a cuesta la cruz de los grandes ideales que han proporcionado la cultura, ilustración y beneficios a miles de obreros que desconocían la sociabilidad, y sobre la cual ellos están siendo crucificados. ¡Los anarquistas llegan en estos momentos a hacer el papel de Longino!

37Mancomunales del norte: todos los que habéis derramado sangre, los que habéis sido torturados, encarcelados, todos los que habéis sufrido por la inaudita persecución autoritaria en Iquique, Taltal, Chañaral, Coronel, Antofagasta, y aún en Tocopilla, perdonad a esos obreros anarquistas que nos insultan y nos calumnian, haciendo Causa común con la burguesía. Son cerebros nerviosos que no saben medir sus palabras. Sigamos adelante cosechando nuevas espinas, tenemos conciencia de que procedemos honradamente, dejemos a esos valientes anarquistas que marchan a la vanguardia gastando sus mejores esfuerzos en ofendernos y calumniarnos para que goce la burguesía con ese espectáculo.. Finalmente, amigo Solorza, el manifiesto es una pieza de puros insultos contra los mancomunales puesto que ellos son los que eligen sus directores y tienen confianza en ellos. Pero, como digo, que sea ésa una copa más de acíbar que apuremos los que luchamos de veras con la conciencia limpia.

Luis E. Recabarren S. Cárcel, Tocopilla, agosto

El Marítimo, Antofagasta 3/septiembre/1904

LAS COOPERATIVAS (Para El Marítimo)

38Si todos los trabajadores quisiéramos, en un momento nos veríamos libres de la explotación capitalista. Bastará un momento de inteligencia y nuestra dicha será. Cuando los pobres, contribuyendo cada uno como pueda, formemos sociedades cooperativas para artículos de consumo y para las industrias, habremos resuelto el problema que causa nuestra miseria. Las sociedades mancomunales pueden hoy día emprender con facilidad estas empresas. Demos algunas ideas. Supongamos que 500 trabajadores se comprometen a dar 10 pesos cada uno a razón de 2 pesos mensuales, en 5 meses se juntarían cinco mil pesos, cantidad prudente para establecer un almacén.. Lo mismo que se cobran las cuotas sociales, se cobrarían las acciones para una cooperativa; con un libro talonario con cinco recibos y el talón, se llevaría una correcta contabilidad y recaudación. Pongamos manos a la obra y pronto nos veremos libres de las garras del capital.

39Los mismos 500 trabajadores que formarían la cooperativa, serían 500 compradores o clientes del almacén y suponiendo que cada no comprara más de dos pesos al día en las provisiones para su casa, tendríamos una venta de mil pesos diarios, cuyo producto útil, no bajando del 10%, dejaría cien pesos diarios, o sea, tres mil pesos al mes. Con este producto se pagarían los empleados y siempre quedaría una fuerte utilidad para agrandar el negocio o establecer sucursales u otras industrias. Por este procedimiento los trabajadores tendrían provisiones baratas y de buena calidad, lo que les dejaría una pequeña economía, y al ser accionistas de la cooperativa, tendrían una renta que les serviría para atender sus cuotas sociales y compra de periódicos y folletos y demás servicios de propaganda.

40Ojalá los trabajadores de Antofagasta pusieran en el acto manos a la obra. Con honradez y buena intención, el triunfo sonríe en todas partes.

Luis E. Recabarren S. Cárcel-Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta 3/septiembre/1904

¡QUINCE MIL PESOS!

41En los telegramas publicados por la prensa, se ha dado cuenta que la comisión mixta de presupuesto ha aprobado dos partidas que suman quince mil pesos, destinadas para aumentar las iglesias y frailes católicos en la provincia de Tarapacá.

42Fíjese bien el pueblo sobre todo en esos que siguen con ojos cerrados a la razón, que aún militan en la política burguesa, cómo el gobierno de hoy llamado de la Alianza Liberal, que tiene mayoría en el poder, se preocupa de salvar a los trabajadores que son víctimas de la más indecente especulación y opresión de parte de los patrones, con el aumento de frailes o iglesias.

43Como la misión del fraile, en su calidad de socio del capitalista y del gobierno, es aconsejar al obrero, y al tonto que lo escucha, que se resigne con su suerte y que tenga paciencia para soportar las miserias de este mundo, ahora que el trabajador abre los ojos y ve a sus explotadores, quieren traerles más frailes para aumentar su ignorancia y mansedumbre, con el fin de que el patrón, su eterna sanguijuela, les explote con más facilidad y sin riesgos.

44Los obreros inteligentes y de sana conciencia deben agitarse más y combatir con mayores bríos y constancia esas ideas perjudiciales al obrero y beneficiosas al patrón, que se llama paciencia y resignación, de las cuales son portadores esos asociados del capital que se llaman frailes. Una serie de conferencias sobre los derechos del pueblo y la acción individual de los trabajadores ejecutada con firmeza, sería suficiente para inutilizar tan perniciosas pretensiones. El trabajador debe ser rebelde y no sumiso ante la explotación de que le hace víctima el capitalista. Los goces de la vida, todos los placeres están aquí, en la tierra, prueba es que los ricos se afanan en tener abundancia de placeres y de vicios. El trabajador debe rechazar al fraile que, haciéndose el santo, le trae el narcótico que lo haga dormir ante la realidad, para que pueda explotarlo libremente su socio el capitalista. Los obreros conscientes que bien conocen este grave peligro, mediante el cual explotan a los inquilinos de las haciendas, deben dar firme campaña contra los frailes socios del capital y del gobierno.

Luis E. Recabarren S. Cárcel, Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta 10/septiembre/1904

ANARQUISMO Y ANARQUISTAS

45A LA HUMANIDAD LIBRE, donde la vida sea un oasis de poesía, de amor, de justicia, de arte, iluminada por una dicha perenne; donde la cultura y el buen gusto a lo delicado y bello sea un culto generoso; donde todo esto se practique en una época sin oprimidos ni opresores, sin señores ni vasallos, sin satisfechos ni necesitados; en fin, en donde todos “vivan la vida” es, por cierto, el más hermoso y realizable de los ideales que son el símbolo de agitación, principio y fin del anhelo de los ácratas. Mas, en verdad y en justicia, esas sublimes aspiraciones de ver a la humanidad gozar de la vida libre presidida por el amor y la justicia, es un anhelo común, norte, meta y fin de todos los proletarios que batallan llámense anarquistas, socialistas o demócratas. Todos señalamos como meta de nuestras aspiraciones esa vida ideal con que soñamos, rodeada de una dicha completa.

46Si, ése “es el fin” de todos los proletarios que en el mundo luchan, se agitan y sacrifican por abrir el camino por donde han de pasar las huestes de los desheredados. Y si, en verdad, ésa es la meta de anarquistas, socialistas y demócratas sinceros, no veo los motivos porque se destrocen y se insulten mutuamente al escoger los medios de llegar a ella. Marche cada cual por el camino que, a su sano juicio, le parece más corto, sin ofender al hermano que ha escogido otro camino. Desgraciadamente, en Chile, han dado en llamarse apóstoles de las ideas libertarias, que son la esencia de la poesía, de la ternura y de la libertad, personas que, creyendo comprenderlas bien, pretenden “obligar” a aceptar ideas libertarias por “medio” de la tiranía de una crítica grosera y pesada, acompañada de calumnias y de insultos para los que no acepten “ipso facto” dichas ideas.

47Así se desprestigia la bondad de un ideal junto con la persona que en esa forma lo propaga. Las ideas buenas y sanas, al explicarse con claridad, encuentran muchos admiradores y propagandistas, en último caso, se les respeta. Los anarquistas de Chile alaban el ideal como el más perfecto, lo adornan de poesía, de cultura y de justicia; pero lo propagan haciendo una crítica grosera de los demás empleando la tiranía y la violencia, el insulto y la calumnia y desprestigiando a quienes aún no se puede convencer por falta de claridad y razonamiento lógico.

48Hago excepción de los buenos ácratas como Rodríguez, Boza, Cangas, Solís y otros, pero son muy pocos los que saben propagar el ideal. Un. dato curioso ¿por qué las autoridades no persiguen a los anarquistas?… ¡Ah! bien saben ellas que son inofensivos y temen mucho más a los demócratas y mancomunales, porque ven en estos hombres que hablan poco y “hacen más” en materia de organización y “medios” conducente a la felicidad proletaria. Los anarquistas extranjeros no proceden con la grosería como lo hacen en Chile. Espero una saludable reacción de esos compañeros que van al abismo con un ideal que es bueno.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel-Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta, 17/septiembre/1904

¡HASTA CUANDO! A los proletarios de Iquique

49Decidme proletarios ¿cuál es nuestro enemigo?

50La burguesía compuesta de patrones, autoridades, frailes e ignorantes, me responderéis.

51En verdad, los proletarios tenemos que luchar con ese poderoso enemigo que está unido, compacto y bien organizado de modo que es capaz de resistir cuanto ataque le hagamos nosotros. Y los proletarios ¿estamos bien unidos y organizados? Vergüenza da decirlo. Hay más campamentos que soldados…

52El ejército proletario de hoy día en todo el mundo está dividido así: Anarquistas; Socialistas; Demócratas; Demócratas católicos; Independientes; Sueltos. Hay pues, su media docena de matices distintos. Cada cual dice luchar por el mejoramiento de los trabajadores. Todos a la vez reconocen el mismo enemigo: “la burguesía avasalladora”. Sin embargo, no se dedican exclusivamente a combatir a ese enemigo, sino que hacen un fuego vivo sobre sus demás compañeros. Los anarquistas combaten a los socialistas, católicos y demás agrupaciones obreras. Los Socialistas combaten a los anarquistas y demás. Y así, una agrupación obrera combate a otra. Una sociedad de socorro mutuo combate a una de resistencia y viceversa. El ejército proletario de hoy día es un campo de discordia. Es más el fuego que se gasta en la guerra mutua que el con que se combate a la burguesía. Los burgueses gozan a su gusto y ellos mismos azuzan la discordia. ¿No es esto una vergüenza?

53Si todos los proletarios reconocemos como único enemigo a la burguesía imperante, dirijamos todas las punterías a ella, pero no nos ocupemos de reñir y de desprestigiarnos mutuamente. Hagamos cuenta que cada agrupación marcha por un camino distinto, pero todas convergiendo a encerrar el enemigo. Los anarquistas, que sean las avanzadas de exploración; los socialistas y demócratas, que son casi lo mismo, que marchen al centro; las sociedades de socorro o de resistencia, que marchen por los flancos, y los católicos que vengan a la retaguardia. Pero en ningún caso nos hagamos fuego mutuo.

54La prensa obrera tiene por misión hacer de maestro de escuela y debe ser culta y ocuparse de educar y unir, pero nunca desunir y dar mal ejemplo. Con pena he visto que ciertos periódicos ocupan columnas y columnas en despellejarse mutuamente. Ese es un espectáculo inmoral. Entre los proletarios no debe haber adversarios ni rencillas. Si queremos vencer pronto a la burguesía hagamos fuego sólo contra ella. Cada agrupación obrera, haciendo propaganda libre y culta de sus aspiraciones, proceda sin insultar a las otras. Eso se llamará trabajar con amor al triunfo de las ideas proletarias.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel, Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta, 24/septiembre/1904

DOÑA EMBRIAGUEZ. Para El Marítimo

55Todo el mundo reconoce que el vicio de la embriaguez es el peor de los vicios, porque él acarrea todas las fatales consecuencias que abruman a la humanidad. Casi es creencia general que el pobre bebe más que el rico, pero esto es un error. Lo que el rico gasta en una noche, muchas veces el pobre no lo alcanza a gastar en un año. Más días en el año pasa borracho el rico que el pobre. Y si esto no se nota es porque los ricos son menos que los pobres y aun más resistentes en atención a su alimento mejor. Si los pobres se dieran exacta cuenta del mal irreparable que se hacen a sí mismos con el vicio de la embriaguez y si sintieran un poco de más amor por sus familias, no trepidarían en abandonar este vicio. El licor les quita el trabajo, el pan, el vestido y el hogar y aun el honor. Da pena considerar que innumerables seres sufren las consecuencias del vicio. El licor es la puerta de la cárcel, del prostíbulo y hasta levanta patíbulos. La afrenta de este vicio sólo la recibe el pobre. El rico queda libre. Pero de la embriaguez sacan un beneficio aquellos caballeros ricos que se llaman Errázuriz, Tocornal, Urmeneta, Subercaseaux, Concha y Toro, y otros que son los ricos grandes fabricantes de vinos y otros licores. Todos estos, como patrones y como gobernantes de Chile, hacen su agosto fomentando la embriaguez, pues así explotan doblemente al pueblo.

56Mientras el trabajador preste su apoyo comercial a todos esos caballeros, tendrán que sentir sobre sí el peso de la tiranía y de la explotación. El que menos, de esos caballeros, tendrá diez millones de pesos; Errázuriz tiene cuarenta millones, todos salidos del bolsillo del pobre obrero, por medio del engaño, del vicio y de la explotación del salario y otros medios de que se valen. Con ese dinero pagan soldados y desgraciados que se convierten en verdugos del pueblo. Esa es nuestra desgracia. Abandonemos el vicio del licor, compañeros, ya veis los males que nos ocurren. Alguna vez siquiera pensemos en aliviar nuestros males; alguna vez siquiera pensemos en la felicidad de nuestra familia. ¡Abajo la embriaguez! ¡Muera el licor! ¡Viva el honor de los trabajadores!

Luis E. Recabarren S.
Cárcel, Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta 1/octubre/1904

PROPÓSITOS CUMPLIDOS

57Allá por el mes de diciembre último, se publicó en el diario burgués El Ferrocarril, de Santiago, una serie de artículos en que se incitaba al gobierno a tomar medidas de represión y violencia para ahogar los ayes y enjugar las lágrimas de la clase proletaria que clamaba justicia. Aquí van algunas de sus frases:

58“Para dejar incólume el buen nombre y honor de Chile como nación civilizada, el gobierno tiene que aniquilar en la raíz esta propaganda anarquista con mano de fierro, como otros países se han visto obligados de hacerlo, suspendiendo eventualmente las leyes a la sombra de las cuales se está abusando de la libertad”. Como se ve, este consejo, que se publicó en un viejo diario burgués de Santiago, se ha cumplido y sigue cumpliéndose por gobierno y agentes.

59Los tribunales de la Prostitución Judicial han hecho de rufianes vulgares tapando todos los crímenes que los demás agentes o sayones de la burguesía han cometido en contra de la clase Obrera. Si esta persecución fuese aislada, podríamos llamarla obra de un malvado, pero cuando ella se deja sentir odiosamente en todos los pueblos donde el trabajador yergue su frente dorada por el sol, acusa la existencia de un plan de gobierno que se cumple en todos los pueblos a la vez.

60Pero los que luchamos con conciencia de amar una causa justa, no arriamos bandera ante la violencia, la que contestaremos del mismo modo. Buscamos la vida, y las vallas de muerte que se oponen, deben caer aplastadas. Buscamos el arte, lo bello, y los monstruos que nos atajan, serán quemados por la tea de la ciencia. Queremos libertad y las cadenas que la oprimen tienen que romperse, destrozarse por la rebeldía de los que la aman. Queremos justicia y las sombras que la ocultan tienen ya que disiparse a los rayos de las nuevas ideas que iluminan el ambiente y el cerebro de los parias.

61Obreros, proletarios: con la tea en la izquierda y el hacha en la derecha, subamos al Nuevo Sinaí, rompiendo, quemando los obstáculos para escribir en las tablas de las modernas ideas: JUSTICIA, AMOR, VERDAD, ARTE.

62¡Arriba, avanzad, derribando el obstáculo!

Luis E. Recabarren S.
Cárcel, Tocopilla

El Marítimo, Antofagasta, 12/noviembre/1904

Luis E. Recabarren S. EL 11 DE NOVIEMBRE DE 1887

63Van pasado 17 años y la sangre de los mártires de Chicago está fresca ante nuestros ojos, como vivo el enojo por el crimen cometido por la burguesía de Norte América en las personas de nuestros hermanos. Hace 17 años que fueron ahorcados Fischer, Engel, Parsons, Lingg y Spies, obreros todos, por el delito de proclamar la libertad y condenar la opresión, buscando la justicia para las clases oprimidas a que pertenecían. Entonces, como hoy todavía, la burguesía de todo el mundo ha huido de la razón, prefiriendo vivir en el egoísmo antes que oír nuestros ideales de justicia. La burguesía desaparecerá con todos sus crímenes y la voz de los mártires que han proclamado la libertad de los pueblos, vivirá eternamente en el recuerdo de los que más tarde gocen de la felicidad conquistada al precio de raudales de sangre obrera.

64Sí 17 años después de la muerte de aquellos cinco hermanos, su voz resuena hoy en todo el mundo como el germinal de las ideas nuevas, ¡qué hermosa y qué potente resonará en el mañana cuando los pueblos hayan salido más de las tinieblas en que hoy viven!

65He aquí algunas de las palabras de los mártires dichas al pie del suplicio: “… Podéis, pues, sentenciarme, pero que al menos se sepa que en el Illinois cinco hombres fueron sentenciados a muerte por creer en el bienestar futuro, por no perder la fe en el último triunfo de la libertad y de la justicia”.

66“La voz que ahora ahogáis será más poderosa en el futuro, que cuantas palabras pudiera decir yo ahora”, AUGUSTO SPIES

67“…Si la muerte es la pena relativa a nuestra ardiente pasión por la libertad de la especie humana, entonces yo lo digo muy alto: disponed de mi vida”, ADOLFO FISCHER

68“…No; no es por un crimen por lo que nos condenáis, es por nuestros principios. Os desprecio, desprecio vuestro orden, vuestras leyes, vuestra fuerza, vuestra autoridad. ¡Ahorcadme!”, LU1S LINGG

69“…Así como el aire y el agua son libres para todos, así la tierra, las invenciones de los hombres científicos deben ser utilizadas en beneficio de todos. Vuestras leyes están en oposición con las de la naturaleza, y mediante ellas robáis a las masas el derecho a la vida, a la libertad y al bienestar”, JORGE ENGEL

70“…Debéis ahorcarme; desde luego podéis hacerlo; disponéis hoy de la fuerza; pero aunque realicéis este crimen, sois impotentes para ahogar la cuestión social”, ALBERTO R. PARSONS

71Así como lo dijeron, así como lo soñaron en el último soplo de su vida, sin palabras, el eco de su voz va resonando de día en día, con más fuerza, con más potencia que ya nos hace ver un día muy cercano para nosotros. V Fischer, Engel, Parsons, Lingg y Spies, los proletarios del mundo saludan vuestro recuerdo, siguiendo vuestros pasos. El sacrificio no fue estéril, ni ha sido indispensable vuestra presencia para la finalidad de la obra. Salud.

El Marítimo, Antofagasta, 12/noviembre/1904

Luis E. Recabarren S. A MIS AMIGOS DE ANTOFAGASTA

72Por la presente, doy mis agradecimientos sinceros a mis queridos hermanos de Antofagasta, que en mis horas de prisión, enviaron hasta mi celda una palabra de aliento y el óbolo pecuniario, signo cariñoso cuando el vendaval autoritario nos azota. Acuso pues, recibo de una colecta hecha en Caleta Coloso por 39.50, y otra de la oficina de Anita, por 51.00, erogados entre los antiguos miembros de la Mancomunal de Tocopilla, emigrados allá huyendo de la fiebre burguesa. Salud y adelante.

73Tocopilla, noviembre de 1904.

El Marítimo, Antofagasta, 19/noviembre/1904

EL FIN Y LOS MEDIOS. Luis E. Recabarren S.

Por todas partes se va a Roma I

74No hay que enojarse nunca por la verdad. En este mundo de hoy las verdades son amargas, pero como toda verdad, es buena, es necesario exponerlas al desnudo. La mayor parte de los trabajadores viven en una gran ignorancia de lo que es y debe ser la vida. Tan grande es esa ignorancia que lo que se escribe en nuestros periódicos, hay muchos que no comprenden la mitad de lo que se dice, porque no conocen el valor y significado de las palabras.

75En orden a las aspiraciones que hoy siente la parte educada de los trabajadores se exponen tantas ideas y cada autor quiere obligar a que se le comprenda en poco tiempo, cuando en verdad el terreno no está suficientemente preparado para recibir bien todas esas ideas. Por real desgracia, he podido comprobar que casi un 60% de los trabajadores no comprenden casi nada del verdadero objeto que nos guía a congregarnos, y si muchos de éstos se unen a nosotros, es sólo por el instinto de conservación que los guía, pues, se ven constantemente amenazados de muerte por los patrones y, a la vez, han visto a otros de sus compañeros salvarse de la desgracia por haber pertenecido a las sociedades de obreros. Esta ignorancia de nuestros hermanos es una rémora y un peligro para nuestras instituciones y sus luchadores. La considero un peligro porque hoy veo desarrollarse mucha juventud briosa que se lanza a la arena social, congregando trabajadores al calor de ideales que son sólo medios de lucha y descuidan de manera lamentable educar eficazmente sobre el fin que motiva la unión de los elementos. Lo malo que yo veo en esto es que a esos medios se les decora con diversos nombres que sus adoradores y propagadores, los llenan de poesías para buscar muchos adeptos. Esos medios se denominan anarquismo, democracia y socialismo. El fin que se busca por estos medios es uno mismo, adornado con más o menos poesía, según sea el espíritu del que lo concibe y lo propaga y según sea el amor o convencimiento que siente. Pero tanto se habla de fines y medios que, como digo el trabajador, en gran parte se allega a un bando sin darse cuenta del significado de las palabras que explican las ideas. Como esto perjudica a la masa general, yo creo conveniente que seamos un poco más cuerdos los que decimos amar nuestra causa popular, y dediquemos todos los esfuerzos a la organización gremial bajo el socorro mutuo y la resistencia, dejando a un lado las otras pequeñeces que nos dividen y nos hacen reñir. Si amor tenemos por el pueblo, eduquémosle congreguémosle. Seguiré tratando esta materia.

El Marítimo, Antofagasta, 26/noviembre/1904

EL FIN Y LOS MEDIOS. Luis E. Recabarren S.

Por todas partes se va a Roma II

76Es necesario que cada trabajador se forme conciencia completa sobre cuál es “el fin” que perseguimos”, y cuáles son “los medios” para realizar nuestro deseo, pero dándose exacta cuenta de lo que es “medio” y lo que es “fin”.

77Quiero poner un ejemplo para explicar bien esto. Por ejemplo: en la Mancomunal de Iquique se comisiona a 10 trabajadores para ir a hacer una visita de unión a la Mancomunal de Valdivia. Se juntan los 10 para ver la forma en que deban hacer el viaje, rápido, barato y recreativo. Los diez están de acuerdo para ir a Valdivia, que es el “fin” del viaje que se han propuesto realizar. Pero resulta que en el modo de realizar el viaje no están de acuerdo y se han dividido en cinco grupos: dos quieren irse en vapor; dos quieren en globo; dos en bote a vela; dos, por tierra y a caballo, y dos pie. Cada dos, han escogido un “medio” distinto de viaje y cada cual está alegando que su idea es la mejor y, por consiguiente, perdiendo un tiempo lastimoso.

78Cuando se anunció el viaje de estos diez compañeros, la Mancomunal de Valdivia empezó sus preparativos para recibir bien a esos compañeros, y tanto los de allá, como los de Iquique, estiman que, de este viaje, nacerá una unión más firme. Pero resulta que el tiempo pasa y el viaje no se realiza porque los viajeros aún están discutiendo su forma de viaje. Mientras tanto, el gobierno, eterno enemigo de las mancomunales, está hostilizando por uno y otro lado para evitar a su vez que ese viaje se realice. En vista de este conflicto y de que es imposible por ahora armonizar las ideas y hacer que todos los viajeros vayan juntos, yo llamaría al pueblo a que, sin pasión falle en este pleito. Como todo el pueblo quiere que el viaje se haga, yo estoy seguro que diría: y como todos han aceptado ir a la Mancomunal de Valdivia, váyase cada cual por el camino que le parece mejor con tal que el viaje se realice y lleguen allá. Los que lleguen primero recibirán los mejores agasajos y las mejores camas, y los que lleguen últimos, también llegarán, pero suponen no ser tan bien recibidos como los primeros. Como la alegría será tan grande por haberse realizado el viaje y en esos pechos no cabrá el egoísmo, todos gozarán de un regocijo general y sin límites. Si algunos se quedan derrotados en el viaje, culpa y mal será sólo para ellos, pero los que lo realicen gozarán. Pensemos en hacer el viaje sin pensar en el carruaje que hemos de llevar.

El Marítimo, Antofagasta, 21/octubre/1905

BUSCANDO LA VERDAD

79En el número anterior de este periódico y en el editorial, se empieza a refutar los artículos titulados “Democracia y socialismo”, que está publicando El Proletario de Tocopilla. Entre las cinco divisiones que establece para entablar la discusión, se notan conceptos atribuidos a nosotros que no es posible dejar pasar en silencio. Los cinco puntos a que va a concretar el debate, los establece así:

  1. “Que el Socialismo y la democracia es una misma cosa”. Nosotros no podemos sostener ese principio, pero sostenemos que ambos ideales deber marchar unidos porque son como la pareja humana
  2. “Que el socialismo revolucionario es hijo legítimo del socialismo autoritario y, por consiguiente, es del Partido Demócrata. Que Zola diseñó la sociedad futura y no era anarquista”. Aceptamos el concepto sólo en cuanto a la discusión.
  3. “Que para llegar a la reivindicación, si no se hace por medio de un ejército, con uniforme, con táctica alemana y de paso gimnástico, no se puede hacer de otra manera. Y que no podemos hacer la revolución armada porque no tenemos dinero”. No es éste nuestro pensamiento; sólo hemos querido presentar el poder del enemigo para que nosotros, al lanzarnos a la lucha, no pensemos ilusoriamente en destruir ese poder con pequeños empujes.
  4. “Que nosotros capitaneamos muchedumbres abigarradas (¡esto no es insultar!) y que ellos, los del Partido Demócrata, son los únicos (papables y santificables) que ilustran al pueblo”. Jamás hemos pensado así. No ha pasado por nuestra mente atribuir acciones en esa forma, mucho menos ofender a los compañeros de lucha, porque no es ni puede ser nuestra costumbre. Tampoco hemos pretendido ser los únicos luchadores o predicadores, en ninguna parte podrá verse, en nosotros, una intención semejante.
  5. “Que ellos son enemigos de la patria, de Dios, del militarismo y de todos los prejuicios de que protesta el socialismo”. Queda dentro de la discusión. Como El Marítimo entra a la discusión de este tema, he querido demostrarle que sus deducciones sobre nuestros artículos de El Proletario y que van a servirle de base para su futura disertación, no son en el todo el concepto fiel de nuestros pensamientos y, por esto, al lado de cada una de sus apreciaciones, hemos colocado la nuestra, a fin de que no discurra sobre una base que no es la exacta. Siendo éste mi deseo de oponer a tiempo una expresión de nuestros sentimientos, es que he recurrido a estas columnas para contribuir a la discusión cuanto más elevada sea posible.

Luis E. Recabarren S.

Notes

1 Autoridades políticas que persiguieron y encarcelaron a Recabarren

2 Este artículo se publicó también en La Voz del Obrero, Taltal, 12 – 05 – 04. En todos los lugares en que en este artículo dice Antofagasta, en aquel se puso Taltal, difiriendo en otras mínimas expresiones.

3 Ver, La Voz del Pueblo, Valparaíso, 9-1-1904