Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Siglo XX

Texte intégral

Siglo XX, Santiago 20/febrero/1904

DESDE PLAYAS LEJANAS

I

1Las alarmas que se suscitan en el centro del país con motivo de las operaciones progresistas de las enormes sociedades mancomunales que hoy pueblan todas las ciudades importantes del norte, y que mantienen en la inquietud a los llamados gobernantes y legisladores, puede también hacer creer a muchos trabajadores que, en realidad, en nuestros actos, hayan algunos ilícitos que ofendan a terceros. Con el objeto de dar a conocer nuestros pasos, nuestros propósitos y nuestros pensamientos, vamos a esbozar, de una manera clara y rápida, por qué se nos presenta en malas condiciones y quiénes son los que se encargan de tan triste tarea.

II

2En estos pueblos del norte, donde se dice que el trabajador gana enormes salarios, es donde se efectúan los más pesados y expuestos trabajos y si bien es verdad que un diez por ciento de los trabajadores gana sueldos altos, no es menos verdadero que la vida también es proverbialmente cara. El artesano gana aquí los mismos salarios que en el centro del país, soportando una vida más odiosa y falta de atractivos. Debido a la brutal opresión que sufren, indignados por las fabulosas mentiras de las clases “capitalistas” que nos presentan ganando fortunas, han surgido las ideas salvadoras de la asociación como medio de combatir la tiranía.

3En proporción a la explotación y miserias en que viven los trabajadores, han surgido las asociaciones obreras. Así como aterradora es la miseria, así de poderosas se han levantado las sociedades mancomunales. De aquí la alarma de los capitalistas.

III

4Es indudable que los hombres pensadores y estudiosos que viven en el seno social y consagran sus conocimientos al progreso de estas sociedades, no han de pasar sus horas en estudiar vanidades, sino que sus obras van encaminadas a hacer obras efectivamente prácticas, que produzcan cuanto antes el mejoramiento económico y social que anhelamos. Y como grande son estas asociaciones, grandes son también los capitales que se acumulan y grandes las empresas que están en expectativas de emprenderse con no menos grandes expectativas de tiempo. Esto lo ven, con los ojos, ya que nada hacemos ocultos, autoridades y patrones, y como ven los hermosos resultados que a nosotros nos dará el fin de esta obra, urden entonces cuantas picardías pueden para presentar a estas serias y prestigiosas instituciones como sociedades amenazantes, perturbadoras y de ideas desquiciadoras.

5En cuanto se refiere a la Mancomunal de Tocopilla, esta sociedad tiene ya adquirida una extensión de terreno en el corazón de la Pampa donde, hasta hoy, no han tolerado los salitreros que se detenga una mosca, con el objeto de construir un edificio, establecer un gran mercado y tener un hogar propio donde puedan reunirse con entera libertad los socios. Para esto, la sociedad ya ha votado algunos fondos para empezar esta obra y tiene en estudio, medios para adquirir fondos suficientes para ello. Dentro de poco se verá levantarse un soberbio edificio, que será la primera piedra del pueblo pampino, y el nombre querido de la Mancomunal se ostentará gallardo y altivo, en el mismo terreno donde los salitreros no habían permitido que se levantaran ni a los mismos de su camarilla.

6Esto importa para ellos la muerte de siete pulperías y la pérdida de algunos centenares de miles de pesos; y para nosotros importa la sólida unión de la totalidad de los trabajadores y la victoria de nuestro pequeño capital sobre los soberbios capitales burgueses. Y como consecuencia, la victoria se colocará en nuestro lado en todas sus fases, como ineludible resultado.

IV

7Por eso se nos acusa de abrigar fines perturbadores, de constituir una amenaza para la propiedad de los caballeros, y a la verdad, que lo es, pero todo esto marcha dentro de la justicia que nos asiste para proporcionarnos nuestro mejoramiento con nuestros propios esfuerzos. Nuestra acción se desarrolla tranquila, en silencio, pero certera y eficaz. Las autoridades nos provocan al desorden, unidas con los capitalistas, con el objeto de justificar las medidas de temor que pretenden imponer. Bajan los sueldos, expulsan los trabajadores, alzan las mercaderías, imponen gabelas, persiguen, encarcelan, amenazan, presentan buques, pasean soldados, arrastran sables con el objeto de sitiarnos por todos lados pero quedan en el ridículo. Con la cabeza gacha, soportando momentáneamente toda humillación, proseguimos nuestra labor para coronar la obra emprendida, sin hacerles caso y mirándolos con desprecio e ironía.

8De aquí surge el despecho porque se creen impotentes para luchar con nosotros, porque se creen perdidos irremisiblemente. Cada paso que dan es un descalabro que provoca la risa y la compasión. ¡Tan ridículos son!

V

9Los trabajadores del norte confiamos que nuestros hermanos del centro, sur y frontera del país, han de hacer causa común con nosotros, han de apoyarnos material y moralmente en todos nuestros pasos, y han de protestar de las arbitrariedades que con nosotros se cometan, en lo sucesivo, por los sicarios del gobierno. Nuestros pasos los guía la justicia, nuestras acciones e ideas, son inspiradas por el mismo genio que inspiraba a todos los trabajadores que luchan en el país por los principios de regeneración y emancipación económica.

  • 1 En la versión de este artículo aparecida en La Voz del Pueblo, Valparaíso 20-02-04, dice: “desde T (...)

10Lo mismo haremos nosotros, seremos solidarios y fraternales en todos los actos de la vida social obrera del país. Formemos, pues, una hermosa cadena de unión, entre todos los trabajadores, desde Arica a Magallanes1. Nos animan los mismos principios, nos alientan las mismas aspiraciones, llevaremos la misma vida, busquemos los mismos remedios sin hacernos mutuas recriminaciones. ¡A la obra, cerrando los ojos a las pasiones personales, mirando sólo la bondad de la idea!

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla, febrero de 1904

Siglo XX, Santiago, 4/mayo/1904

ODISEA OBRERA. Por Lindorfo Alarcón2

  • 2 Linfordo Alarcón, abogado demócrata, amigo de Recabarren, al parecer no llegó a publicar el trabaj (...)

11Interesante libro de propaganda social, detallará los acontecimientos obreros de 1903 y 1904. Aparecerá a fin de año con más de 300 páginas. Edición de 19.000 ejemplares. Contendrá, especialmente: el desarrollo de las mancomunales y sociedades de resistencia y detalles de sus persecuciones y sus triunfos. Nómina de todas las sociedades obreras de Chile y sus principales actos. Nómina de todos los periódicos obreros y retratos de sus editores. Nómina de escuelas sostenidas por sociedades obreras y todo acto digno de mención. Estos datos deben enviarlos las instituciones y personas que deseen cooperar a esta obra, hasta el 30 de junio.

12La obra se publicará con los datos que se reciban hasta esta fecha. Se ilustrará con retratos de todos los presidentes de instituciones y de otros obreros y proletarios que se hayan distinguido en las campañas proletarias en pro de nuestro mejoramiento y que se remitan a los editores, bajo las siguientes condiciones: cada retrato debe venir acompañado con la suma de diez pesos y un ligero detalle biográfico de los puestos sociales y políticos que haya desempeñado. Este envío debe hacerse hasta el 30 de junio. Los editores le obsequiarán 50 retratos impresos en cartulina y el cliché. Las instituciones obreras y personas con derecho a figurar en esta obra, que no hayan recibido invitación especial, pueden darse por invitados con el presente aviso.

13Las sociedades o compañeros de Santiago enviarán sus datos y antecedentes al autor, Santo Domingo núm. 1797.

Luis E. Recabarren S.
Amador Echague M.

Editores impresores, Tocopilla, casilla 32
Se ruega a las publicaciones de provincia reproduzcan este aviso

Notes

1 En la versión de este artículo aparecida en La Voz del Pueblo, Valparaíso 20-02-04, dice: “desde Tacna a Magallanes”

2 Linfordo Alarcón, abogado demócrata, amigo de Recabarren, al parecer no llegó a publicar el trabajo del cual se habla en este artículo. Es de notar, sin embargo, que otro demócrata, Osvaldo López, publicó dos ediciones (1910 y 1912) de un Diccionario Biográfico Obrero.