Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

La Voz del Pueblo

Texte intégral

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 16/mayo/1903

PROTESTA PRÁCTICA

1Nunca habré sentido con más pena surcar el espacio del grito revolucionario de todo un pueblo que, en medio de sus hambres y sus miserias, se hace justicia por sus propios esfuerzos, perdida ya toda esperanza de que otros vengan en su ayuda. Digo que nunca he sentido mayor pena, porque me veo reducido a la impotencia, privado de estar entre esa falange de justicieros, soportando también como ellos los rigores de una injusticia y de una ilegalidad arbitraria que encadena en esta prisión mi cuerpo, más no mi espíritu y mi pensamiento, que pertenece por entero a la causa revolucionaria que proclama la verdad y pide justicia.

2En esta situación, no he podido detener mi impulso y lanzo sobre el papel la expresión de mi pensamiento, es decir, el grito robusto de mi alegría sin límites, al pensar que afuera, un pueblo hasta ayer esclavo, arroja lejos de si el yugo opresor, destroza las cadenas que detienen su marcha y se encara frente al verdugo-capital, expoliador de muchas centurias y el único causante de todas las desgracias que asolan a la humanidad.

3Apenas si hace un mes, un grupo diminuto de trabajadores de mar se declaró en huelga exigiendo lo más natural del mundo: un pequeño aumento a sus escasos salarios. Pero el patrón, ese usurero empedernido, negó ese derecho a sus obreros y declaró que tenía hombres para reemplazarles. En el transcurso de estos treinta días que lleva la huelga, Valparaíso ha presenciado un espectáculo que podremos decir que es la primera vez que se ofrece con los caracteres de hoy.

4Los diversos gremios de mar han ido plegándose a la huelga, paulatinamente unos tras otros, hasta dejar completamente paralizado todo el movimiento de la bahía, probando con esto que entre ellos existe un sentimiento de solidaridad que habla muy en alto de la conciencia que tienen esos trabajadores de sus deberes de compañerismo y han dado un solemne mentís a las compañías de vapores que despreciaron el movimiento huelguista.

5Después de veinticinco o más días de huelga tranquila, soportando la terquedad patronal, la negativa injustificada, del hambre y la miseria en sus hogares, esa falange de trabajadores pidiendo justicia, no pudieron soportar más la tiranía desmedida de unos cuantos burguesotes que han mantenido sin pan a más de tres mil hogares. Perdió la paciencia, salvó los prejuicios de antaño y se lanzó con paso vengador a hacer justicia práctica, a castigar a sus verdugos y a los explotadores.

6Y Valparaíso ha presenciado el espectáculo desgraciado de la tea incendiaria que se paseaba en medio de una lluvia de proyectiles que sembraba el campo de nuevas víctimas, casi todas ellas de la clase miserable, ya fuesen huelguistas, ya soldados inconscientes que atacaban a sus propios hermanos, y simples espectadores. La sangre obrera lavó los adoquines de Valparaíso, mientras la hoguera consumía las oficinas de los asesinos con patente. La cárcel abrirá sus puertas para dar paso a los obreros más entusiastas que marchaban a la cabeza del movimiento reparador. Y sobre los trabajadores se pretenderá hacer recaer la responsabilidad de estas desgracias, cuando, en verdad, los únicos responsables son los gerentes de compañías de vapores y el gobierno, que no ha tenido talento ni corazón para impedir las desgracias ocurridas, haciendo meramente justicia.

7Recuerdo que algunos días atrás, EL CHILENO, de este puerto, previendo lo que iba a suceder, llamó la atención del gobierno para que evitara las calamidades que ya se preveían, pero ese gobierno puso oídos de mercader.

8¡Qué hermoso despertar del obrero chileno, que se levanta para ejercer sus derechos, para romper el sitio de una canalla perfumada que lo hambrea! No hay aquí espíritus ofuscados, no hay criminales ni sanguinarios. Es todo un pueblo indignado, cansado ya de ser la eterna bestia que sufre impaciente los azotes del verdugo. Es un ejemplo doblemente hermoso el que dan esos hombres que, por su condición, pueden carecer de la verdadera concepción de lo que deben usar. Es ejemplo que hiere a los obreros que no han sabido levantar la frente poseyendo más ilustración. Y yo me quedo aquí, en mi obligado reposo, contemplando entusiasmado ese enorme cuanto imponente penacho de humo que tiñe la atmósfera de un rojo amenazante y escuchando intranquilo el estampido de los tiros dispersos que llevan la muerte quizás dónde.

9Muchos espíritus apocados habrían condenado esos sucesos, por cierto deplorables, pero irremediablemente necesarios. Mientras tanto, yo me limito a decir que esos obreros no hacen más que botar del camino los escollos que obstaculizan la marcha de la humanidad hacia la sociedad moderna e igualitaria con que soñamos todos los que tenemos hambre y sed de justicia.

10¡Que algunos cadáveres van a cobijarse bajo la tierra!… Todas las causas tienen sus mártires y muchas veces es más dulce morir así, en defensa de un ideal sublime, que agonizar por veinte años para morir después de haber pasado la vista por un charco de inmunda miseria y lástima repugnantes.

11¡Honra y gloria a esos infelices trabajadores que saben abrirse paso por entre las bayonetas y el dinero, para llegar a la meta de sus doradas como legitimas aspiraciones!

12Ellos marcan, en la historia proletaria del país, una página de magnífico ejemplo para los obreros timoratos que se humillan ante la soberbia patronal. No olvidemos la lección que nos da hoy el gremio de obreros marítimos y juntos con ellos no abandonemos la labor de seguir preparando la resistencia al capital, para asegurar el éxito de las luchas sociales que nos aguardan en el porvenir.

Luis E. Recabarren S.
Obrero tipógrafo

La Voz del Pueblo, 23/mayo/1903, Valparaíso

REGIDOR MUNICIPAL DE VALPARAISO

13Yo me opongo a que se conceda la cantidad de que se está tratando. Los individuos que cayeron en los actos violentos de la huelga, eran todos unos bandidos y los muertos bien muertos están. No tienen ningún derecho a que se les auxilie a sus familias. Por los hechos perpetrados el día 12 merecerían haber muerto cincuenta individuos más de los que cayeron. En vez de destinar dinero para proteger a las familias de ellos, debiera destinarse una suma para socorrer a la Compañía Sud-Americana de Vapores. (Palabras pronunciadas en la sesión de la Municipalidad de este puerto, el día 18 del Pte. por el despótico burgués Ross Santa María).

14Con verdadera repugnancia voy a dedicar algunas líneas para ocuparme de la conducta observada en la Municipalidad por el sobrino de la filantrópica y caritativa católica señora Juana Ross y primo del propietario de EL MERCURIO, si no me equivoco, cuyo nombre pongo de epígrafe a este articulo para darlo a conocer al pueblo, como uno de sus más feroces verdugos, como uno de sus más implacables enemigos, como un verdadero calabrés de levita.

15Duro me es, si, descender a esta tarea, pero la estimo necesaria a fin de que el pueblo se prepare para hacerse justicia y castigar a sus verdugos. Nadie ignora que en la sesión que la Municipalidad celebró el 18 del actual, a indicación del regidor Mardones se acordó destinar $ 5,000 para socorrer a las familias de los asesinados por el intendente y Agustín Edwards, el día 12, y para atender a los heridos caídos el mismo día. Pues bien, esa proposición, justa como es, encontró amplia aprobación en las filas demócratas, mas no así entre los demás regidores que militan en los Partidos Liberal, Conservador y Balmacedista.

16Para simplificar los detalles de este asunto, diré lo que en conclusión expresó cada Partido por medio de sus representantes. El Balmacedista o Liberaldemocrático, como se hace llamar, fue el primero que rompió el fuego y dijo que, con indicaciones de esa naturaleza, se les obligaba moralmente a aceptarlas por temor de caer en desgracia ante el concepto popular. El Conservador la aceptó sólo por espíritu de hacer una obra de caridad… Y el flamante Liberal, por medio del Ross Santa María, uso el culto lenguaje, propio de todos los de la noble estirpe de la burguesía insolente, y despreciando el concepto popular, escrúpulo sustentado por el Balmacedista, puso la mano en su bolsillo y lanzó el ramillete que he colocado al empezar este artículo.

17TODOS SON UNOS BANDIDOS, dijo. Y sobre toda la clase obrera ha caído el insulto grosero, que revela en su autor una exquisita ilustración, porque la mayor parte de los caídos en esa sangrienta jornada, eran honrados y laboriosos obreros, hombres, por cierto, que con sus manos y talento, contribuirán al progreso de las artes y las industrias, mientras tanto que él es un zángano social y corredor de comercio… un individuo que come con el dinero explotado a pasadas generaciones de trabajadores.

18La Clase Obrera contribuye con sus energías a hermosear las ciudades, a hacer producir la tierra para el sustento de la humanidad, a acercar los pueblos con caminos de hierro o conduciendo los navíos, exponiendo la vida; ella es máquina oculta que moviliza el gran mundo comercial, ella es, en resumen, la energía indispensable de la vida, es por esta razón la más digna de respeto y consideraciones. Los trabajadores asesinados impunemente por los burgueses de Valparaíso, reincidentes en estos crímenes, eran miembros de esta digna y respetable colectividad denominada clase obrera, clase trabajadora.

19El insulto lanzado sobre esos mártires ha caído sobre la clase obrera de toda la república y ella lo ha recogido para exigir la reparación necesaria de ese ultraje, cuando lo estime oportuno…. Y el Ross Santa María, tendrá, tarde o temprano, que expiar su delito. ¡Excelente estreno de un individuo que se inicia en la vida pública!

20La clase obrera de Valparaíso, que ha cifrado todas sus esperanzas en la Municipalidad presente, porque a ella ha llegado un número respetable de demócratas, ha tenido una magnífica oportunidad para apreciar quiénes son los regidores que son sus genuinos y verdaderos representantes. Las palabras pronunciadas por el Ross Santa María, han presentado, al natural, a la burguesía chilena. Ellas han demostrado en qué concepto figuramos ante ellos, los que tenemos el orgullo de ser trabajadores. Ya está dicho, para ellos somos todos unos bandidos indignos de tener derecho a la vida. Fíjese bien el pueblo como, en general, la burguesía nos odia a muerte, nos desprecia, nos hiere cobardemente. Porque aquí no debemos apartar ese concepto, que podría decirse es aislado, emitido por el Ross S.M., el concepto de como figuramos entre la flamante clase dirigente, que aprovecha nuestros servicios, nuestra fuerza, nuestra vida, nuestra inconsciencia, con una indiferencia que el Ross S.M., en su juventud, ha visto muy pequeños a los obreros, que no le importa en absoluto conquistarse su enemistad. Mientras tanto, el resto de esa sociedad, más madura, más pensadora, sabe ocultar su repugnancia hacia nosotros, al menos guarda ciertas apariencias porque comprende que desempeñamos en las naciones el principal factor, y que es muy peligroso alejarnos por completo, sobre todo en los días presentes, en que las clases trabajadoras recibimos con entusiasmo las nuevas ideas y vamos comprendiendo que la condición en que vivimos no es digna de nosotros, puesto que somos indispensables para la marcha de la humanidad, a la vez que estamos convencidos que la burguesía ociosa está demás…

21Puede haber extrañado que haya citado, al principio, a los parientes de este caballero (?), pero lo he hecho intencionalmente para explicarlo aquí. EL MERCURIO ha pretendido lavarse las manos, excusarse ante el pueblo, justificar sus asesinatos. Pero nosotros estamos convencidos de que ese diario lanzó sobre el pueblo indefenso, desarmado, toda su saña brutal, porque está impregnado en la sangre de esos burgueses un odio eterno hacia nosotros. Sus excusas de nada han servido. A los pocos días, el pariente de Agustín Edwards nos lanza sus insultos llenos de groserías ¿Queremos más pruebas para convencernos de sus odios?

22Era de creerse que este individuo, que ha viajado por Europa, que dice ser ilustrado, pariente de una señora que se hace llamar caritativa y filantrópica, hubiese recibido una enseñanza de amar al prójimo, de servir a sus semejantes, pero hemos visto lo contrario. Será esta circunstancia una nueva oportunidad para convencer a muchos obreros pusilánimes o ignorantes que nada tenemos que esperar de la clase dirigente, y que es necesario establecer el divorcio definitivo entre pobres y ricos, entre explotados y explotadores, entre víctimas y verdugos… Es necesario convencemos de que todo debemos esperarlo solamente de nuestros esfuerzos. Es indispensable que todos los proletarios nos unamos en un estrecho abrazo fraternal, indisoluble, puesto que somos una sola familia abandonada. Abandonemos nuestras timideces, indolencia y apatía, olvidemos pequeñas enemistades, y acerquémonos cuanto más sea posible, lo más rápido; confundámonos en una sola entidad, en una comunidad de hombres que abriguen una sola aspiración: la emancipación y el bienestar de las clases trabajadoras, para hacer imperar una era de verdadera justicia. Pongámonos a la obra inmediata los obreros más entusiastas de todos los gremios, dediquemos dos o tres noches a la semana para organizarnos y constituirnos en una entidad formidable que imponga respeto y consideraciones. Estudiemos entre todos los medios más eficaces para realizar nuestras aspiraciones. Aprovechemos bien esta oportunidad, ya que este año, en septiembre, debe celebrarse en este puerto el segundo Congreso Obrero, al cual deben concurrir delegaciones de todas las sociedades proletarias de la republica. Y una vez que hayamos logrado organizarnos para hacernos respetar, una vez que hayamos conquistado nuestro verdadero puesto en la vida humana, veremos si la burguesía explotadora se atreve a insultarnos, veremos si se atreve a pedir el aumento de la fuerza armada para ponernos a raya, como dicen. Vamos sin demora a la obra de organizar la defensa de nuestros intereses y labrar la felicidad de las generaciones futuras. Pongamos todas nuestras energías al servicio de esta causa para acelerar el nacimiento del día nuestro, de cuyo sol los resplandores iluminarán el derrumbe estrepitoso de la sociedad burguesa, podrida en los vicios de sus dos mil años de existencia.

Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 30/mayo/1903

HERMOSA SOLIDARIDAD

23Muchos hemos dicho que en Chile, entre las clases trabajadoras, sería muy difícil hacer llegar a la realidad los ideales de estrecho compañerisrno y unificación. Entre los trabajadores, cada vez que se tratase de una empresa en que fuese necesaria la mancomunidad, ella era abandonada porque se erguía como fantasma una frase fatídica que durante muchos años acudía frecuentemente a nuestros labios “en Chile no hay unión entre los obreros”. Entre las clases dirigentes han mirado hasta hoy con desprecio la suerte de los trabajadores porque estaban convencidas de que su espíritu se mantendría por muchos siglos entre tinieblas y de que las agitaciones societarias no llegarían a ser conocidas por nosotros. Bajo este pensamiento han vivido en Chile explotadores y explotados durante más de ochenta años, creyendo mutuamente necesario aceptar las condiciones de la vida tal como venían. Mas, no todo es eterno en este mundo.

24Las clases trabajadoras que vamos recibiendo de generación en generación la herencia maldita de un trabajo abrumador y, junto con él, recibimos el cansancio de una era demasiado prolongada de iniquidades e injusticias, hemos por fin determinado pensar y hacer luz, porque creemos y estamos convencidos de que los hombres en el mundo estamos todos sujetos a unas mismas leyes, las leyes naturales; y de que todos tenemos los mismos derechos y prerrogativas, las mismas obligaciones y deberes. En nuestra ignorancia de diecinueve siglos hemos alcanzado a ver que las clases trabajadoras desempeñamos el papel de parias, de sirvientes y de bestias de carga; mientras tanto, las clases burguesas hacen el papel de propietarios, de amos y de caballeros.

25Desde fines del siglo pasado, al menos en Chile, se nos ha ocurrido a muchos obreros hacer estas preguntas ¿quién hizo al hombre propietario de la tierra? ¿Quién hizo al hombre amo del hombre? Nos hemos puesto con regular empeño a buscar la respuesta a estas preguntas y ello nos ha venido a quitar de nuestros ojos una tupida venda que nos impedía ver y comprender la verdad, la realidad, la justicia.

26Junto con este medio despertar, se han iniciado, como era natural, una serie de conflictos entre trabajadores y capitalistas, que han venido a demostrar a los obreros la necesidad, no diré de estudiar más a fondo los derechos del hombre, sino de organizar un ejército formidable de trabajadores dispuestos a no dejarse explotar por más tiempo de una manera tan inhumana, como se hace hasta los presentes días. El siglo que inicia aún su vida, como lo han dicho respetables y sabios sociólogos, será el siglo de las reivindicaciones de los proletarios, de la reconquista del verdadero derecho del hombre y de la vuelta a la humanidad de la verdad y de la justicia, virtudes que una vez generalizadas, harán del mundo un verdadero oasis de felicidad y alegría. Pero para la realización de estos ideales tan puestos en razón, será fatalmente necesario remojar con sangre, en abundancia, el durísimo y empedernido corazón de las clases que se creen dirigentes, que miran con indiferencia y hasta con alegría las ruinas, las desgracias y las miserias de los pueblos oprimidos.

27Es decir, esto tendrá que suceder si las clases dirigentes de los países no se preocupan de evitarlo, no aumentando sus ejércitos armados, que sería medida contraproducente, sino buscando la armonía razonable entre capitalistas y trabajadores, entre propietarios y tributarios.

  • 1 Ver, supra, artículos de La Voz del Pueblo, Valparaíso, de 16 y 23 de mayo de 1903

28Tenemos frescos todavía los hechos desgraciados del 12 de mayo1. Cayeron allí muchas víctimas, todas de la clase proletaria; el capital sufrió muy pequeñas lesiones en sus intereses. Pero mañana -aquel mañana feliz que esperamos con ansias-, cuando hayamos concluido de comprender mejor nuestros derechos, no recibirá la burguesía los sustos que recibió el día 12; tendremos la satisfacción y el valor suficiente para hacer caer, al lado de la blusa, la levita; al lado del miserable, al poderoso; en un mismo hacinamiento, al obrero y al patrón; y sobre la humilde choza, veremos derrumbarse ardiendo los hermosos palacios de los soberbios y poderosos. No se crea que hacemos aquí amenazas nacidas del despecho de la impotencia, no; queremos evitar futuras calamidades y para ello nos es lícito enumerar los peligros y demostrar los preparativos que haremos para defender nuestros legítimos intereses. Que son meras bravatas, dirán algunos burgueses que consideran a los obreros seres insignificantes que pueden deshacer con cuatro sables.

29Vamos a probarles con hechos lo contrario y a evidenciar que la falta de unión entre los obreros chilenos fue desgracia de otros tiempos, y que la solidaridad y el compañerismo nacen ahora con bases fecundas y poderosas, iluminadas por la luz hermosa de la ciencia que penetra ya en nuestros, hasta ayer pobres y obtusos, cerebros.

30No bien caían las víctimas del día 12, cuando el grito indignado de protesta se dejaba oír de un extremo a otro del país; y ese grito se tradujo en el hecho práctico de una ayuda pecuniaria a las familias de esas víctimas, acción quizás muda, pero muy elocuente.

31Han concurrido en ayuda de esas víctimas: La Municipalidad, que tiene mayoría obrera, representantes del Partido Demócrata, formado esencialmente de elementos proletarios. Trabajadores de diversas fábricas y establecimientos de todos los gremios. Trabajadores ambulantes, de obras particulares y públicas de todos los gremios. Las sociedades obreras colectivamente, bajo el patrocinio de la Liga. Las mujeres obreras de varios talleres; y muchas otras gentes proletarias y de otras condiciones, que han creído justo y necesario protestar de los actos salvajes cometidos por los burgueses de Valparaíso, ayudando a las familias de las víctimas.

32Responda ahora la burguesía chilena si son o no razonables nuestras prevenciones y si estará o no, la clase obrera en condiciones de hacerse respetar para el futuro…

33Ese digno ejemplo dado por las clases trabajadoras concurriendo con su ayuda en dinero para socorrer a las familias de las víctimas del día 12, es la demostración más elocuente de la gran unificación, de la verdadera solidaridad que nace en nuestros corazones. Cuidado pues con oprimir demasiado a los pueblos hasta ayer ignorantes. Cuidado con provocar las iras populares, porque nosotros también aprenderemos a decapitar.

34La solidaridad va siendo una verdad, va siendo la nueva vida de los proletarios. Aquí en Chile no hay agitadores extranjeros, la rebelión nace robusta siendo obra exclusiva de la opresión y la miseria en que vivimos los desgraciados que tenemos que ganarnos la vida, herramienta en mano ¡vendiendo nuestro trabajo al explotador por un miserable salario… ! Cuidado, repetimos a la burguesía, sea previsora y razonable, si no quiere presenciar un espectáculo más desagradable que el del día 12 de mayo.

Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 25/julio/1903

EL CINISMO DE UN BURGUES

35El 20 de enero de 1901, tuvo lugar en Santiago una elección parcial para elegir reemplazante a un diputado fallecido. Concurrieron a disputarse ese puesto tres entidades políticas, con su candidato cada una. La Coalición, con Aníbal Herquiñigo. La Alianza Liberal, con Santiago Aldunate Bascuñán. El Partido Demócrata, con Francisco Landa.

36En la tarde del 20 de enero, se daba como candidato triunfante a Aníbal Herquiñigo. El jueves 24 de enero, según la ley, se reunió el Colegio Electoral para hacer el escrutinio general de la elección. La Junta Escrutadora quedó compuesta así: el presidente, aliancista. Dos secretarios, coalicionistas. Un secretario, demócrata (el que suscribe).

37Durante el escrutinio de las actas, el presidente sustrajo al conocimiento de la Junta tres actas, a pretexto de que eran falsificadas. Con este procedimiento se dejaba triunfante a Santiago Aldunate Bascuñán. Como la ley ordena que se escruten todas las actas parciales, sin que por ningún pretexto se excluya ninguna, y habiendo el presidente del Colegio sustraído tres actas que influían en el resultado de la elección, los tres secretarios se negaron a firmar el acta de escrutinio que, a su capricho, hizo el presidente, sin la participación de los secretarios. No habiendo acta, tampoco hubo poder, puesto que la ley dispone que poder se llama la copia del acta. Sin embargo, esto no fue inconveniente para que se presentaran a la cámara tanto Aldunate Bascuñán como Herquiñigo.

38En esa época había mayoría aliancista, por lo tanto, la cámara declaró diputado a Santiago Aldunate Bascuñán, siendo que la elección le correspondía a Herquiñigo. Y este es el hombre que, porque no le aprobaron ahora sus poderes (¡) ha exclamado: “Siento tener que retirarme de este recinto con la conciencia de mi derecho y con el dolor de ver que la primera asamblea de la República ha violado la ley y mancillado el honor y la dignidad nacional”.

39Cuando en 1901 la cámara lo hizo diputado, entonces no violó la ley, según su concepto. Pero hoy, que tal vez ha habido motivo para rechazarle sus poderes, ha merecido el calificativo dado. En virtud de esta observación no he trepidado en titular estas líneas: El cinismo de un burgués, porque, la verdad, se necesita de mucho descaro para olvidar los errores pasados y criticarlos al presente.

40Conozcan los electores la calidad de los famosos liberales tanto en Santiago como aquí.

Luis E. Recabarren S.
Ex-secretario del Colegio Electoral de 1901

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 9/enero/1904

DE PLAYAS LEJANAS

41Tocopilla, diciembre 30 de 1903

42El último número de LA VOZ DEL PUEBLO que me trajo el correo, relata una entrevista entre el intendente de ese puerto y el secretario de la “Confederación General de Trabajadores” don Silvano Fernández. En ella quedó de manifiesto el propósito de los mandones para abatir y adormecer hasta donde sea posible, el espíritu público, y patentiza la entereza con que pocos obreros se levantan para hacer efectiva la letra constitucional que dice: “la soberanía reside en la nación”.

43Es un vicio que va tomando mucho desarrollo esto que una autoridad cualquiera, resuelva suspender un meeting o evitar una manifestación, y que lo consiga con sólo llamar a los obreros y otras personas iniciadoras y que tienen la debilidad de dejarse seducir ante palabrería vana, con perjuicio irreparable para el progreso del ideal que profesamos.

44Si los amigos de Valparaíso han condenado la conducta del presidente de la confederación, yo adhiriendo mi voto, estimo que el secretario también fue complaciente, por el hecho sólo de acudir al llamado. Vean los amigos como aquí también ocurren cosas parecidas. En días pasados, un tal Víctor Gutiérrez -que según el decir de las malas lenguas, hasta la servidumbre de la casa la paga con sueldo policial- cometió la audacia de enviar a su secretario para conseguir que yo fuera a la gobernación a tener una conferencia con él. Le respondí al secretario que no tenía tiempo, además de serme extraño el tal llamado. Al día siguiente envió al ayudante de policía -un señor de anteojos, como de tres metros de alto y dos de circunferencia-, con las misma tonadita: ¡dice el señor gobernador que le haga el favor de irrr!… Yo le respondí: Dígale al gobernador que no siendo yo su amigo, me extraña el llamado y que una entrevista la considero tiempo perdido. Si pretende darme consejos, dígale que sólo acostumbro a oírlos de mis compañeros de trabajo; lecciones tampoco recibo, pues conozco muy bien mis deberes. Estimo que me rebajaría con asistir al despacho del gobernador y me expondría a las conversaciones picantes. Si cree que el rumbo del periódico que redacto va por mal camino, no sería él llamado a corregirme; dígale, por fin, que la misma distancia hay entre gobernación y salón mancomunal y viceversa.

45¿Me volverá a llamar? Estimo que los obreros que ocupan un puesto -también de autoridad- en una corporación social, no deben por ningún caso ser tan condescendientes para acudir al llamado de estas gentes que se han dado en llamar autoridades. El que necesita busca. Por lo demás, la conducta de Fernández G., ha sido en este pueblo muy aplaudida y se ha alabado la entereza con que procedió.

46En la semana pasada se reunieron en Antofagasta don Abdón Díaz, presidente de la Mancomunal de Iquique, don Juan Figueroa, tesorero de la Mancomunal de Tocopilla, don Antonio Cornejo, presidente de la Mancomunal de Antofagasta, don José Baldomero Cabrera U., presidente de la Mancomunal de Taltal, y varios otros pajaritos de estos tan perseguidos por las autoridades. La conferencia que celebraron ha sido secreta y han tomado acuerdos que aún no trascienden al público. Esto tiene intranquilas a las autoridades, que se llevan con sus soldados para arriba y para abajo, haciendo gastos y más gastos. Para finalizar, les diré que aquí tenemos un gobernador sui generis. Se lleva inventando huelgas y tiene en perpetua alarma a los capitalistas, sin que falten hablantines que aseguran que esto es todo una especulación que produce algunos pesotes. Me dicen que él en persona escribe en un pasquín que llamase LA CORRESPONDENCIA artículos injuriosos contra la Mancomunal y contra sus hombres.

47¡Que tal autoridad! ¡Y tenga usted calma y paciencia!

Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 2/abril/1904

DESDE PLAYAS LEJANAS (Para La Voz del Pueblo)

48Cárcel de Tocopilla, marzo 17 de 1904.

49Compañero J. Joaquín Salinas.

50Valparaíso

51Estamos aquí en el mejor de los pueblos. Entregados por completo a la persuasión brutal de un gobernador balmacedista, Víctor Gutiérrez, que nos odia inmensamente. El juez secunda su acción, y los demás suches por ídem. Cuadro completo.

52Aquí se asegura que el gobernador es compadre con Carlos Werner, gerente general de la Compañía Salitrera Alemana, la casa más millonaria de este pueblo. Calcule ahora usted el enemigo colosal que tenemos frente a nosotros. Vea si se necesitará entereza para luchar así: yo llevo tres prisiones: Del 20 de enero al 4 de febrero. Del 8 al 11 de marzo. Del 18 hasta quién sabe cuándo.

53¿Delitos? El ser obrero y, sobre todo, el ser mancomunado. Estar al frente de una publicación obrera que se ha atrevido a desafiar las iras olímpicas del gobierno con solo decir la verdad desnuda. Esta última prisión es por haberme sorprendido varias cartas, entre las que iba una para usted. Son opiniones corrientes para nosotros. Pero a juicio del gobernador y del juez, eran subversivas, anarquistas, amenazantes ¿Qué tal? Y se me pone estrictamente incomunicado y con centinela de vista ¡Vaya que son ridículos!…

54En mi carta anterior, que fue secuestrada, le daba un detalle del saqueo judicial ordenado por el juez radical y amparado por la fuerza pública, orden dada por el gobernador balmacedista. Esos detalles los conocerá más adelante, por los impresos que enviemos.

55Puedo decirle que el pueblo ha probado estar dispuesto a no aceptar atropellos pues el día 7 impidió el saqueo, desocupando los carretones que ya estaban cargados y salvando su imprenta que aprecian como un tesoro. La soldadesca fue impotente, quedó aplastada por la potencia de un pueblo fuerte en su derecho. El saqueo quedó frustrado, pero eso no impidió que al día siguiente, presos ya muchos de nosotros, rompieran a garrotazos las puertas, para no hallar nada. Esta brava conducta del pueblo tiene a los cuatro burgueses de aquí, mal humorados y rabiosos, dando golpes de ciegos. La gente sensata, imparcial, de la población y los comerciantes, censuran seriamente la conducta de las autoridades convertidas en ladrones del pueblo. El ejército y la marina también murmuran por lo bajo. En la marinería del Blanco tenemos más de la mitad de amigos nuestros, y su presencia aquí es para nosotros siquiera una garantía ¡Ojala no se fueran nunca!

56El juzgado no se ocupa sino de las cien acusaciones que pesan sobre nosotros, bajo todos los recursos del tinterillejo. El pueblo está ya aburrido, quiere concluir con esta comedia, poniendo remedio ejemplar, pues cuenta con los recursos para ello. Sin embargo, nosotros los llamados anarquistas, estamos atajando ese brazo vengador que ya cae, aún oponiéndonos nosotros, pero esto no lo comprenden, menos lo agradecerán los canallas a quienes les estamos guardando la vida para que nos persigan.

Luis E. Recabarren S

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 23/abril/1904

LA MANCOMUNAL DE OBREROS DE TOCOPILLA SUS TRIUNFOS

57Mi amigo redactor:

58No puedo prescindir de enviar mis correspondencias de vez en cuando, a fin de que, por intermedio de LA VOZ DEL PUEBLO, se impongan las sociedades obreras de Valparaíso, de los evidentes progresos conquistados por esta Mancomunal a pesar de la innoble persecución del juez y del gobernador, radical uno y balmacedista el otro, pero ambos aquí unidos para atropellamos y vejarnos estúpidamente. He manifestado en cartas anteriores que toda la persecución de que se nos hacía víctima, tenía por objeto impedir a la sociedad que ocupara una extensión de terreno arrendada en el corazón de la pampa salitrera -donde los capitalistas no han tolerado que se detenga una mosca- en el cual se iba a edificar una casa destinada a satisfacer las necesidades de la sociedad. Acostumbrados como estaban, capital y autoridad, a imponer sólo su capricho, han visto en nuestra obra una verdadera audacia y atropello a su voluntad, pero que, al fin de cuentas, todos nuestros actos estén dentro del derecho y de la ley; siendo así, nada nos ha detenido para realizar nuestras aspiraciones, ni cárcel, ni amenazas.

  • 2 Legua, unidad de medida equivalente a 5.500 metros, aproximadamente.

59Después de dos meses de prolongadas como infames persecuciones, hemos pues colocado la primera piedra de nuestro hogar en la pampa. En los días 23 a 30 del mes pasado, una comisión de trabajadores subió a la pampa con todos los materiales, dispuesta a vencer los obstáculos de la fuerza, por la fuerza, ya que íbamos a nuestra casa. En la pampa esperaban a la comisión más de 200 trabajadores. Reconocida la ubicación del terreno -lo que fue difícil en esa inmensa pampa desierta-, se procedió a los trabajos de construcción del edificio. En el rostro de toda esa prole de hombres se dibujaban las huellas de una verdadera emoción producida por la alegría de realizar su obra y por la inquietud de esperar de un momento a otro, la llegada de tropa armada a desalojarlos. Hay dos oficinas que distan más o menos media legua2, y otras dos que distan una legua del nuevo hogar social. Debido a esta circunstancia, se vio lleno de trabajadores que acudían presurosos y entusiasmados a cerciorarse personalmente de la hermosa realidad de la iniciación de los trabajos de construcción del edificio. El aspecto que ofrecía este nuevo teatro de nuestras faenas sociales, era consolador.

60Durante los días que duró el trabajo, la asistencia de espectadores subía de 500 trabajadores, muchos de los cuales ayudaban a trabajar. ¡Qué hermoso cuadro! El viernes santo (¿?) 1° de abril, se izaron las banderas sociales, citando a reunión, con el objeto de celebrar la colocación de los tijerales. El armazón del edificio estaba hermosamente adornado con banderas y gallardetes. La concurrencia que a las dos de la tarde había dentro y fuera del edificio, era incontable. Tres, cuatro o cinco mil trabajadores. Era una colmena inmensa. Era una muchedumbre conmovida, ávida, entusiasmada, delirante, que concurría a adorar ese edificio que se levantaba con su dinero, por su unión y que constituye su felicidad próxima, inmediata: la realización de la más cara de sus aspiraciones.

61Los doce mil habitantes que hay en la pampa viven bajo el monopolio odioso y tirano de los salitreros. Si los socios de esa sección llegan a 2.500, y calculan que cada uno representa a tres personas, tenemos que son 7.500 a 8.000 almas las que sostienen y aplauden la obra de la Mancomunal, y que por ella esperan su mejoramiento. Desde luego, son dos tercios de esa población. En el resto quedan los indiferentes y muchos tímidos que pronto abandonarán esa timidez e indiferencia.

62La construcción y estabilidad de esta casa social, constituye para los trabajadores los siguientes inmediatos beneficios: Libertad de asociación, cosa que hoy es prohibida y castigada con la expulsión en cada oficina. Ahora será difícil que se le prohíba ir al trabajador a su casa. Así, la sociedad tendrá muchos más socios y se hará muy fácilmente una correcta recaudación. Si antes la pampa daba dos mil pesos al mes, hoy dará cuatro mil. Libertad de comercio, puesto que la sociedad establecerá su almacén bien surtido y será obra inútil prohibir al trabajador que vaya a comprar a su almacén, porque se burlarían todas las vigilancias habidas y por haber. Ahorros evidentes y reales, que resultarán de adquirir mercaderías con 40 por ciento más barata que en las pulperías salitreras y en artículos buenos. Servicio médico oportuno, que hoy no lo tienen porque la sociedad no podía proporcionárselo antes. Instrucción eficaz, para adultos y niños ya que la sociedad establecerá, cuanto antes, sus escuelas respectivas. Cultura y recreo, con la organización de estudiantinas, filarmónicas, etc. Y todos los beneficios naturales que se derivan de los antes citados.

63¿Podrá haber sociedad más poderosa en estas condiciones? ¡Ah!, ¿cuándo los numerosos centros obreros de Valparaíso o Santiago despertarán del letargo? Es una vergüenza que en centros donde hay 40 a 60 mil trabajadores no se puedan hacer las obras benéficas que se hacen acá donde apenas hay 5 o 6 mil hombres trabajadores. Ojalá que este ejemplo haga despertar del sueño a nuestros compañeros del sur.

64La Sociedad Combinación Mancomunal de Obreros de Tocopilla, al paso que marcha, será, antes de un año, la asociación más poderosa de Sud América, sin exageración y sin petulancias, y dado su espíritu de solidaridad, ha de contribuir al engrandecimiento general del socialismo nacional.

65El futuro 1 de mayo, 2° aniversario de esta sociedad, será celebrado en la pampa, en la casa propia; las proporciones de esa gran fiesta, no pueden calcularse.

66Nuestro querido periódico EL TRABAJO, que lleva más de un mes de silencio, aparecerá próximamente, para dolor de los burgueses, látigo en mano para azotar a todos estos mercaderes de libres esterlinas. Los atropellos, vejámenes, las persecuciones brutales, los carcelazos injustificados, los saqueos judiciales, los salteos a mano armada efectuados por el juez y gobernador, las calumnias inmundas de su prensa, y todo el cúmulo de tiranías ejecutadas en los últimos tres mees, han sido el acicate poderoso que ha impulsado a los desheredados a precipitar el día de su reivindicación. Todo eso ha sido el abono vivificante que ha hecho producir tan hermosos frutos a la fecunda semilla del socialismo tocopillano.

67Lejos de arredrarse el trabajador, lejos de abandonar el campo ante el despotismo gubernativo, se ha levantado con mayores bríos, con más pujanza, con más energías, con verdadera conciencia de sus derechos. Hoy, ante su presencia, tiemblan capital y autoridad, quienes, como los cocodrilos lloran, acechando.

Luis. E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 30/abril/1904

CARTA DE TOCOPILLA

68La siguiente ha dirigido al correligionario de ésta don Pedro. P. Carrasco, nuestro perseguido compañero Recabarren:
Cárcel de Tocopilla, abril de 1904.

69Compañero P.P. Carrasco

70Valparaíso.

71Ayer ha llegado a mí poder -burlando la estricta incomunicación en que me encuentro- su estimable nota de fecha l del mes próximo pasado, por la que usted se digna comunicarme la fundación de una nueva institución obrera denominada “Unión de trabajadores del Barón”, adjuntándome la nómina de su directorio. Me comunica, al mismo tiempo, la honrosa distinción que han hecho de mi persona al designarme unánimemente como presidente honorario de ella, nombramiento hecho como una protesta a los abusos de la canalla oligárquica que atropella y extorsiona los derechos e intereses de los trabajadores.

72Sorprendido por esta simpática demostración de compañerismo y aprecio de mis verdaderos amigos de esa ciudad, ella llega, en verdad, como el poderoso refuerzo moral que demuestra al combatiente no encontrarse sólo en esta cruda campaña que hemos trabado los de abajo, para impedir los abusos de los de arriba.

73Dígnese, mi compañero Carrasco, llevar al seno de esa institución de amigos mi palabra de sincero agradecimiento por ese voto de adhesión de ustedes, demostrado con la elección de presidente honorario, que acepto, por la circunstancia que rodea esta designación en los momentos que atravesamos por una era de vejámenes, pues, si he de ser franco preferiría que no existieran estas designaciones que suelen envanecer a muchos hombres poco preparados para estas luchas sociales.

  • 3 La Mancomunal de Tocopilla

74Me he impuesto con alegría de la declaración de principios con que nace esta institución en que demuestra el espíritu libertario que les anima. Sociedades que así nacen y saben proseguir por ese mismo camino tienen, tarde o temprano, que ver coronados por el éxito sus ideales aún cuando en su marcha hayan de pisar sobre espinas unas veces, sobre flores los menos. La vida del socialismo es una vida azarosa por lo mismo que busca como supremo bien para la humanidad una era de paz y amor. Pero es necesario afrontarla con decisión y energía y con verdadera conciencia de lo que se hace. Ya ven ustedes, mis queridos amigos, como aquí se lucha resueltamente, siempre con buenos resultados; pues, que para nosotros los carcelazos y persecuciones son ceros a la izquierda, que no los tomamos en cuenta, cuando nos hemos dispuesto a realizar lo que establecen nuestros estatutos y propósitos. Nuestra institución3 se propuso construir una casa en el desierto de la pampa, con el objeto de tener allí un salón de reuniones para los dos mil quinientos socios de aquella región y poder recaudar bien las cuotas y, al mismo tiempo, para establecer un almacén donde los trabajadores puedan comprar lo que necesitan a precios justos y librarse así del robo que les hacen en las pulperías. Estos eran nuestros propósitos en enero, en cambio la autoridad se propuso impedirlo porque comprendió que con este paso que iba a dar la Mancomunal de Obreros, conquistaban para siempre su inmenso poderío y riqueza y, sobre todo, la real felicidad de los trabajadores. Entonces se trabó una lucha entre Mancomunal y autoridad que ha durado más de dos meses, en la que se ha vertido sangre, pero en la que hemos obtenido el triunfo eficaz porque hoy, contra la voluntad de las autoridades, se ha construido en la pampa el deseado edificio, propiedad de la Mancomunal, y durante los trabajos han montado la guardia más de mil trabajadores que estaban dispuestos a rendir la vida antes que permitir se les quitase un palo o un clavo.

75El 1° de mayo, la fiesta de los trabajadores y el segundo aniversario de nuestra sociedad, se inaugurará solemnemente el nuevo hogar social que tantos sacrificios nos cuesta, porque hemos sufrido, porque así hemos realizado una de nuestras más caras aspiraciones. Si nuestras aspiraciones constituyen la felicidad de los que hemos sufrido veinte siglos, nuestra divisa tiene que ser: “Vencer o Morir”.

76Me puedo atrever a decirle a usted que la clase trabajadora del norte está con el arma al brazo y sólo espera que los compañeros del centro del país entren a la línea para reivindicar nuestros derechos e imponer la justicia y ahogar para siempre la maldad y la corrupción burguesa, aun cuando para ello sea necesario el sacrificio de la sangre y de la vida. El tiempo, que es el mejor maestro, nos ha probado hasta la evidencia que nada conseguiremos pidiendo, puesto que hasta hoy solo hemos obtenido promesas vanas. Entonces hemos quedado colocados con este dilema: “o tomamos por derecho la parte de vida y felicidad que nos corresponde, o morimos aplastados por la ignominia y la miseria”.

77Si vosotros lleváis en vuestra bandera, queridos compañeros, esta franca aspiración a la justicia, os renuevo mis votos de prosperidad que he formulado. Finalmente, reitero mis agradecimientos a los compañeros de trabajo del Barón, que han enviado hasta mi obscura celda de presidiario, sus palabras de estímulo y cariño, y estrecha cordialmente la mano de los amigos quien tiene por lema: “Vencer o morir”.

Unión y constancia
Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 9/junio/1904

¿PARA QUÉ SIRVE EL EJÉRCITO?

78¡Trabajadores, Abrid los Ojos!

79Hasta hoy día existen muchos trabajadores que aún creen que el ejército en cada país está destinado para defender la integridad y el honor nacional, y bajo el imperio de este fanatismo, le prestan su concurso y admiración.

80Esta es una patraña inventada por los capitalistas para tener siempre sometido al pueblo o con medios para someterlo a la esclavitud ¡No hay tal integridad, ni tal honor nacional! Todo eso es mentira. El único objeto que a los ricos les guía al tener ejército, es para oprimir y explotar al trabajador a fin de podrirse en millones de riquezas y vanidades. Pruebas hay de sobra, en abundancia.

81Los burgueses capitalistas quieren gobernar eternamente al pueblo y vivir ellos llenos de placeres con el producto del trabajo popular, y como ven que el pobre va arrojando cadenas y prejuicios en busca de su emancipación, más empeño gasta en mantener millones de soldados, con el pretexto de tal honor nacional.

82Pero, en pocas palabras procuraré probar que el ejército es una metralla cañoneando siempre y sólo al pueblo. Ejemplos diarios que se presentan a la vista del pueblo en todas las ciudades del mundo son: las huelgas, reuniones sociales, meetings y otros actos en que los trabajadores exponen sus dolores, sus desgracias, piden justicia y pretenden destrozar las cadenas que los oprimen, son sofocados, disueltos, aplastados por los caballos, sables, rifles, cañones y buques que manejan los soldados del ejército y marinos de la armada, hombres que, al fin, son carne de nuestra carne y sangre de nuestra sangre.

  • 4 Ver nota supra, La Voz del Pueblo, 30 mayo 1903
  • 5 Ver artículo La Voz del Pueblo, Valparaíso, 23 mayo 1903

83El 12 de mayo de 1903 se colocaron cañones en las plazas de Valparaíso para ahogar la protesta de todo un pueblo perseguido a plomo4. Y estos ejemplos, ¿no bastarán para convencernos que el ejército y la armada sólo los tienen los capitalistas para mantenernos esclavizados y enmudecidos? Pero los capitalistas han inventado la farsa del patriotismo para engañar al pueblo y calificar de criminal y antipatriota toda propaganda que se haga para abrir los ojos al pueblo. Si fuera cierto que el ejército es para defender la patria, ¿irían también los ricos a cumplir con ese deber? Pero como ya está probado que el ejército solo es para tener encadenado al pueblo, es decir a los pobres de todo el mundo, los ricos no van a él y le niegan todo su concurso. Ejemplo, la familia Ross Santa María5.

84¿Quiere más pruebas el pueblo trabajador, el págalo todo? Veamos lo que dicen los últimos telegramas sobre la guerra de Oriente que ha publicado la prensa burguesa, en lo que se refiere a Rusia: “En todas las ciudades del imperio circulan sordos rumores de sublevación”. “Los amigos de la libertad” no cesan de predicar, con las debidas precauciones, que se acerca la hora en que el pueblo ruso podrá reivindicar sus derechos y sacudir el despotismo que pesa sobre sus espaldas. “A los círculos de gobierno han llegado ya esos rumores. Saben que se preparan para conspirar, en el momento oportuno, todas las sociedades secretas contrarias al régimen gubernativo”. “El gobierno está dispuesto para ahogar las sublevaciones, a poner en práctica las decapitaciones secretas en gran numero y el despotismo militar en su grado máximo”.

85Todo el mundo sabe que en Rusia, donde hay más de 100 millones de habitantes, ellos viven sometidos al despotismo y tiranía de un sólo individuo. Cuando alguien se atreve a protestar de esa esclavitud, verá el ejército encima cortándole la cabeza. Como Rusia con la guerra actual ha necesitado muchos soldados, resulta que las ciudades han quedado con poca guarnición y esta ocasión tratan de aprovecharla los que luchan por la libertad de los trabajadores. Veamos lo que a este respecto dicen los mismos telegramas citados: “A propósito de esto último, se asegura que se ha descubierto un tratado secreto entre Rusia y Austria, en el cual ésta se compromete a poner su ejército, o gran parte de él, al servicio del zar para que pueda reprimir toda rebelión, ya que la guerra ha hecho retirar las guarniciones de casi todos los pueblos moscovitas para enviarlos al extremo Oriente”. “De producirse las temidas sublevaciones, ellas tendrían lugar apenas Port Arthur cayera en poder de los japoneses, para aprovechar la profunda excitación que ese gran desastre produciría en el imperio ruso”.

86Aquí aparece otra circunstancia aun más grave que las antes citadas. Si, por ejemplo, en una nación triunfan los gobiernos capitalistas, también de las otras naciones pondrían sus ejércitos para aplastar la victoria obrera. Esto es lo que se prepara en Austria: correr en amparo de los poderosos de Rusia, si el pueblo decapita esa tiranía. Así pasó en Francia el 71: cuando el pueblo aprovechó el desastre para afianzar sus derechos, alemanes y franceses, que habían reñido el día anterior, se dieron el abrazo para salvarse del pueblo que subía.

87¿Para qué sirve el ejército, repito ahora? Para aplastar solamente a la clase obrera. Para acabar las huelgas. Para ponernos cadenas. Para defender a nuestros tiranos. Para eso sirve el ejército, para afirmar el pedestal de la tiranía opresora del capital gobernante. ¡Pueblo, abrid los ojos! Cárcel, Tocopilla

Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 16/julio/1904

LA HONORABLE MUNICIPALIDAD DE SANTIAGO

88Recuerdo que a raíz de la última elección, EL MERCURIO, hizo una apología o estudio sobre los hombres que componían tanto el nuevo municipio de Santiago, como el de Valparaíso, diciendo, en resumen, más o menos lo siguiente: La nueva Municipalidad de Santiago se compone en su totalidad de caballeros muy honorables, cuyos nombres y antecedentes, como la posición que ocupan en las familias más aristocráticas de la capital, son garantía de una muy buena administración que corresponda a la cultura de la capital de la República.

89¡Son todos unos caballeros! ¡Qué honor! La Municipalidad de Valparaíso, desgraciadamente, es compuesta en su mayoría de gente desconocida, anónima, y si los dos o tres caballeros que por casualidad allí han llegado no contribuyen a educar a esos rotos y a hacer una administración siquiera regular, habrá llegado el momento de que el gobierno decrete la nulidad de la elección para que ella se repita en condiciones de asegurar el triunfo a los caballeros, pues, no es propio, que en municipios tan importantes como Valparaíso, se sienten albañiles, carpinteros o zapateros ¡Qué horror! Así huirán los caballeros de esa corporación…

90Así, más o menos, se expresaba EL MERCURIO, como digo, poco después de la última elección. La hermosa elocuencia de los hechos y de los actos públicos, ha venido a probar, en el corto espacio de un año -el primero de labor- que los caballeros de Santiago, los muy honorables y perfumados aristocráticos, estén tan podridos como todos los hombres de gobierno, magistraturas y autoridades que llevan a este pobre país al abismo de la inmoralidad y de la perdición. Los actos del municipio de Santiago son dignos de esos hombres aristócratas, que a la vez son dignos émulos de los rateros de arrabal. Los regidores de Valparaíso, obscuros y desconocidos, porque su vida de trabajadores honrados la han pasado entre los talleres y el hogar, contribuyendo, sin aparato, modestamente, a un verdadero progreso, han probado, a la faz de Chile, a la vista del pueblo, estar cien codos más altos que los que se hacen llamar honorables y señorías. Los rotos demócratas que el pueblo llevó al municipio de Valparaíso, han probado poseer todas las virtudes morales y la acrisolada honradez que necesitan los administradores de los intereses del pueblo. ¡Son Demócratas! Mientras que a los perfumados caballeros de Santiago se les ha visto ¡ay! unas muy finas y perfiladas uñas de niños. ¡Son aristócratas!

91El municipio porteño ha pagado ya muchas de las trampas añejas y ha efectuado mejoras positivas al alcance de sus entradas y de sus medios de acción. ¡El municipio de Santiago ha dado a conocer sólo los quilates de la inmoralidad burguesa! Abra los ojos el pueblo.

Luis E. Recabarren S.
Tocopilla. Cárcel

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 27/julio/1904

¡LUCHEMOS!

92Es indudable que en las esferas de gobierno se ha dado la orden de apretar la mano contra las mancomunales y su prensa. Se nos procesa, se nos persigue, se nos encarcela, se nos injuria y se nos castiga brutalmente en todos los pueblos del país. La persecución es, pues, manifiesta y constante. Todos juntos: ministros, diputados, autoridades, jueces, cortes y su prensa, demuestran su odio vivo a las clases trabajadoras, negándoles justicia en todas partes y estorbándoles su marcha emancipadora. Contra ese mal de la persecución del gobierno, nosotros no conocemos más que un remedio: el que tomemos la ofensiva con el pecho fuera y la cara al frente.

93Hasta ahora, la propaganda mancomunal casi se ha limitado a defenderse de la persecución que le hace el gobierno. En adelante debemos atacar en lugar de defendernos. Somos tantos ya, que no hay poder que pueda contra el nuestro si todos damos la cara al frente. Se puede hacer callar a los defensores de un ideal cuando son pocos y estos pocos carecen de energía y valor. Mas, cuando son muchos y no se acobardan por nada, la persecución resultaría inútil.

94Así, pues, hoy más que nunca hemos de decir en todas partes que somos mancomunales o que somos demócratas; y hoy más que nunca debemos de combatir para derrotar al adversario, y no únicamente para defendernos de él. Y para asegurar esta táctica de acción mancomunal y demostrar que nada nos asusta, en adelante hemos de aparecer más públicamente aún, tal cual somos, libres propagadores de ideas de justicia, sólo de justicia. A ver quién puede más, si la persecución que nos hacen desde el gobierno o la abnegación y valor de los mancomunales.

95A cada atropello del gobierno hemos de sacar más el pecho fuera; a cada proceso, más mancomunales dispuestos a ser procesados, y a cada mancomunal que ingrese a la cárcel, más mancomunales preparados para seguirle. Que se llenen las cárceles de trabajadores propagandistas de la libertad y la justicia; que se embriaguen las fieras que gobiernan, con la sangre proletaria. Así obran los hombres, y así es como triunfan las ideas.

96Las libertades que han surgido en el mundo han tenido por base el sacrificio. Yo estimo que no hay otro remedio, en verdad, que tomar la ofensiva; de lo contrario seremos diezmados. Los capitalistas en el gobierno nos producen numerosas bajas: expulsando de las faenas, sin motivo, a muchos compañeros; protegiendo a otros que se rodean de círculos; intimidando a unos; engañando a otros; encarcelando a aquéllos. Si seguimos en la inacción, nos colocarán el traje azul y la cadena. Reaccionemos, pues, y levantemos sin temor la bandera de lucha, y propaganda, de manera que conquistemos en los comicios electorales el puesto que corresponde al pueblo y que hoy ocupa ilícitamente la oligarquía.

Luis E. Recabarren S.
Cárcel. Tocopilla, julio de 1904.

La Voz del Pueblo, Valparaíso, 22/agosto/1904

CRONICAS DE TOCOPILLA (Para La Voz del Pueblo)

97El famoso pueblo de Tocopilla, donde por desgracia impera la maldad mancomunal y está de capa caída la virtud autoritaria, sigue siendo teatro de acontecimientos de importancia que ponen en evidencia que la sabia y previsora persecución del gobierno, no ha causado temor a nadie, y que la virilidad del obrero va en aumento día por día a la par de la educación y de la cultura. Aquí es donde podemos asegurar que ¡pronto llegará el día por qué soñamos!

  • 6 A la sazón, Presidente de la República

98Lo que siento es que el norte lucha casi sólo, la ayuda del centro es muy débil y hago votos porque el marasmo de mis compañeros se vaya con agosto… Como prueba de que los mancomunales hemos quedado medio tontos y aterrorizados con las últimas arbitrariedades cometidas por los representantes de don Germán Riesco6, los trabajadores de mar, empezando por los lancheros de la pobre empresa “Anglo Chilena”, se han declarado en huelga desde el 1° del presente pidiendo la expulsión de un capataz, que es una plaga para este gremio.

99Los patrones han contestado con suavidad de jesuitas e hipócritas, que estudiarán el asunto. Estudiar si se debe o no expulsar a un mal empleado lleva ya 15 días, pretendiendo reducir a los huelguistas por hambre, cosa que no conseguirán. Los huelguistas han declarado que la derrota es vergonzosa y humillante, por lo cual comerán primero piedras antes de darse por vencidos. La unión y la solidaridad son uniformes. Presenta un cuadro hermoso, pero muy hermoso y halagador para los que miramos más allá. Forman parte de la huelga mancomunales y no mancomunales que, excusado es decir en estos momentos, lo son todos.

100No se teme que vengan rompe huelgas de otros pueblos, pues, ¡hoy todos los puertos militan en la mancomunidad! El señor capitán tendrá que rendirse si quiere seguir cosechando esterlinas. ¡La huelga triunfará!…

101El gobierno que rige a este país, para probar cada día más su respeto al pueblo elector, ha enviado al crucero Chacabuco a cuidar los intereses y vidas de los huelguistas. Pero esta medida no será necesaria hoy que está ausente el capitán de bandoleros Víctor de la G., ex virrey de este pueblo. Como nunca faltan chulos que hagan la función, alguno de éstos es que dijo que el Chacabuco no traía marineros ni rifles. Y para probar lo contrario, el miércoles 10 se ordenó desembarco, en debidas condiciones, y se hizo una demostración marinera por toda la población, a paso japonés, quiero decir, a paso de parada… ¡Qué incidentes y qué episodios!

102Se cuentan numerosos. Hasta los peces huían de miedo al ver el desembarco. Las botellas y otros objetos largos tiritaban en sus puestos al ver el desfile marcial. Los pelos de las gentes y los de las colas de los hijos de Micifuz se ponían de punta, haciendo de guatas tripas para mirar mejor la marcha majestuosa de los marineros.

103Los huelguistas, que estaban reunidos en el salón Mancomunal, haciéndose los valientes, se quedaron allí quietitos, contemplando el desfile desde puertas y ventanas. Don Justino, un amigo mío y de las bromas, el más cobarde de todos, pero que no afloja, no pudo quedarse callado y les lanzó, a boca de jarra un: ahora sí que estamos embotellados. Todos le creyeron y el miedo empezó. Como para coronar esto, al frente del salón vino mi amigo don Germán Olivares, el más bullicioso de todos, pero que tiene un loro que se la gana y que lo pasa en el mojinete de la casa. Cuando pasaban los soldados, se le ocurre gritar: ¡compañía, alt!… cosa que había aprendido porque los soldados del Esmeralda hacían por allí siempre ejercicios. La tropa se detuvo, hizo alto. El oficial se asustó, las clases lo miraron y… la plancha siguió marchando y se perdió allá, a lo lejos, entre las aguas…

  • 7 Por la época, ciudad en manos chilenas

104Dicen que no volverán a tierra a hacer un paseíto igual. Bien para ellos. Hace algún tiempo fue reducido a prisión Pedro Muga, por robo de dinero hecho cuando aquí era tesorero municipal. Por las pruebas que había en documentos, no pudo negar y confesó de plano su falta. El Fiscal y el juez lo condenaron a cinco años y medio de prisión ¡Cosa rara por tratarse de un caballero! Alguien, que nunca falta, dice que Muga dijo: no importa, en la Corte tengo santos y saldré absuelto. Dicho y hecho ¡La causa llegó a la muy ilustre Corte de Tacna7 y ésta absolvió al ladrón confeso porque era caballero! ¡Y está libre!

105¿Y así habrá todavía quién crea y respete a estos tribunales, donde cada ministro le come mil pesos a la nación para premiar delincuentes y condenar inocentes?

106¡Oh! ¡La gente honrada debe marcar con fuego la frente de esos prevaricadores que se llaman dignos jueces y señorías! ¡Pueblo, pasa pronto la escoba sobre tanto lodo que ya apesta!

Luis E. Recabarren S.
Cárcel, Tocopilla, día 157 (agosto 15)

La Voz del Pueblo, Valparaíso 9/octubre/1904

LA HONRADEZ

107El progreso de las sociedades obreras está cifrado únicamente en el procedimiento honrado de sus administradores y socios que la constituyen. De modo que la honradez es la virtud por excelencia que hace prosperar todas las empresas que se acometan. En el seno de todas las sociedades obreras se nota siempre un entusiasmo e interés inusitado cada vez que hay a su cabeza un directorio administrador que inspira plena y cabal confianza a la asociación. Sucede lo contrario cuando, por desgracia ocurre alguna vez que un directorio llega a no contar con las simpatías suficientes, aunque sea por una imaginaria falta de honradez en los procedimientos. Es necesario convenir que esta virtud de la honradez debe perfeccionarse hasta la sublimidad, de modo que el más pequeño acto de un individuo lleve el sello de una intachable honradez.

108La honradez no consiste solamente en cuidar el dinero ajeno. Son más amplios, más inmensos los horizontes de esta cualidad. La honradez consiste en esmerada atención a los cargos que se aceptan; puntual y activo cumplimiento de las comisiones y mandatos que una sociedad ordena ejecutar; conducta moral irreprochable, de modo que ésta sirva de ejemplo y propaganda que invite y atraiga a los hermanos que aún marchan olvidados de sus deberes de unidad, fraternidad y moral.

109El verdadero socialista, que ama esta causa de la redención de los oprimidos por la unión de ellos mismos, debe preferir el martirio, la ruina personal, el hambre, antes que uno de sus actos aparezca de dudosa bondad o se note debilidad en la honradez de que debe ir acompañado.

110El licor contribuye mucho a que el hombre desprecie, a veces, la dignidad, y para evitar estas ocasiones, moderemos nuestros deseos de licor cuanto más sea posible.

111Los obreros socialistas marchan hoy progresivamente abrazando la hermosa virtud de la honradez. Elevemos en nuestra conciencia un santuario para rendirle digno homenaje. Para amar la causa del pueblo, se necesita honradez irreprochable.

Luis E. Recabarren S.

La Voz del Pueblo, Valparaíso 19/noviembre/1904

1887- XX de Noviembre - 1904. 17 AÑOS DE BATALLAS

112¡Basta! ¡Basta! resonó en el ambiente un eco extraño, salido del abismo de abajo, en tono amenazante y enérgico. Era el grito de los oprimidos que, apartando las cortinas, sorprendieron la eterna orgía de sus opresores. Aquel primer grito fue lanzado el 20 de noviembre de 1887.

113E1 carnaval se detuvo casi un momento para mirar a los que osadamente así gritaban. Viendo que esos gritos los lanzaban pechos proletarios, hicieron una mueca de desprecio exclamando: ¡son anarquistas!, siguieron en su orgía a la vista del pueblo, hasta los presentes días, demostrándonos así los quilates que alcanzan de moralidad.

114El pueblo comprendió, en un instante de reflexión, que era inútil pensar detener esa ola corruptora con las pequeñas fuerzas de aquel día y entonces, audaces, tocaron las campanas de alarma, llamando a todos los oprimidos a formarse por batallones para emprender una gran jornada en bien de la generación social del país.

115El 20 de noviembre de 1887, se formaba el primer batallón, o sea, la primera agrupación del Partido Demócrata en Santiago. Era la bandera del pueblo que se izaba por vez primera al grito de ¡LIBERTAD!, de ¡JUSTICIA!

116Aquel grito de emancipación lanzado, en verdad, con audacia, el 20 de noviembre de 1887, fue fecundo y eficaz porque repercutió y sigue repercutiendo de pueblo en pueblo. Desde esa fecha, las clases oprimidas empezaron a agitarse en todo el país y la conciencia del derecho se fue formando en bien general.

117Hemos llegado a la edad de 17 años, llevando la vida natural del niño, con progresivo desarrollo, con porrazos y lecciones, hasta afirmar así las plantas como el cerebro. Es la edad de la transición. Es el momento en que se abandonan ya los juegos de la niñez para entrar a la reflexi6n, lleno el corazón de ideales, lleno el cerebro de proyectos. Abandonada la infancia, entramos al dintel de la vida. Llegamos a esta línea, robustos y firmes, con la concieneia bien formada. Hoy existen cerca de cien agrupaciones que de Tarapacá a Magallanes conmueven y agitan la opinión pública. Hay entre ellas más de 20 periódicos, diario en Valparaíso, semi-diarios en Iquique y Taltal. La marcha de este joven Partido es imponente; mañana será majestuosa si, a la vez, engrosamos las filas, nos vamos despojando de todos los vicios y vanidades que aún poseemos.

118Llegue hasta los fundadores y propagadores la satisfacción de ver esta obra en un hermoso perigeo de agitación, de organización, de concentración que nos llevará invencibles al ya cercano apogeo

119¡Gloria a los que viven leales a la causa, paz a los que descansan en e1 descanso eterna! Obreros, proletarios, corred, corred, presurosos a las filas de la democracia. La unión hace la fuerza y la victoria.

Luis E. Recabarren S.

Notes

1 Ver, supra, artículos de La Voz del Pueblo, Valparaíso, de 16 y 23 de mayo de 1903

2 Legua, unidad de medida equivalente a 5.500 metros, aproximadamente.

3 La Mancomunal de Tocopilla

4 Ver nota supra, La Voz del Pueblo, 30 mayo 1903

5 Ver artículo La Voz del Pueblo, Valparaíso, 23 mayo 1903

6 A la sazón, Presidente de la República

7 Por la época, ciudad en manos chilenas