Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Luis Emilio Recabarren

 | 
Eduardo Devés Valdés
, 
Ximena Cruzat Amunátegui

Presentación

Ximena Cruzat Amunátegui et Eduardo Devés Valdés

Texte intégral

1El conjunto de artículos publicados por Luis Emilio Recabarren Serrano en la prensa entre 1898 y 1924, es bastante significativo y esencial para conocer su pensamiento y actuación. Creemos que los estudiosos del pasado, y en particular de la historia del movimiento popular chileno, encontrarán en esta obra un material de gran interés. Esperamos, sin embargo, que no sea atractivo sólo para éstos, sino igualmente para todos aquellos que intentan pensar a Chile en su devenir. En tal supuesto, nos ha parecido valioso publicar la totalidad de lo recopilado, especialmente cuando se trata de textos casi del todo desconocidos.

2La prensa obrera tuvo, a comienzos del siglo XX, particular importancia por el tamaño de su producción y la masividad de su divulgación; no deja de ser sorprendente, mirada desde hoy, la cantidad inmensa de periódicos editados por organizaciones de trabajadores que circulaban en Chile, y ello no sólo en ciudades populosas, sino también en otras menos desarrolladas y hasta en algunas relativamente pequeñas. Es por esta magnitud alcanzada que le fue posible llevar a cabo la doble misión aglutinadora y expansiva: aglutinar voluntades en torno a determinados objetivos, expandir ideas y tareas a lo largo de todo el país. El nombre de Recabarren está estrechamente ligado a esta prensa; Recabarren fue bastante importante en su desarrollo; ella es también fundamental a la hora de hablar de la vida, del pensamiento y de la acción de Recabarren. Fundó algunos periódicos, escribió en muchos más, los utilizó para avisar, difundir, proclamar e incentivar. Los periódicos le dieron renombre, crearon una aureola en torno a su persona, le ayudaron a realizar su tarea y a expresar sus pensamientos.

Origen de este trabajo

  • 1 Barría S., Jorge: Bibliografía de Recabarren. Imp. Recabarren. Obras Selectas. Quimantú, 1971
  • 2 Arias Escobedo, Osvaldo: La Prensa Obrera en Chile 1900-1930 Universidad de Chile, Chillán. Reedita (...)

3Desde algunos años venimos trabajando la obra de Recabarren y, en consecuencia, preocupándonos por la recopilación de sus escritos. Tesis de grado, cursos, artículos e investigaciones en general, nos han mantenido pendientes del tema y profundizando en sus diversas facetas. En una primera aproximación revisamos todo aquel material que citaba Barría1 y Arias Escobedo2 pero, a medida que nos fuimos adentrando en la prensa de comienzos del siglo, particularmente en la prensa obrera de la época, pudimos detectar que otras numerosas publicaciones, no citadas por los mencionados autores, también incluían en sus páginas textos de Recabarren. De esta forma fuimos ampliando considerablemente el universo de artículos conocidos. Llegado a un determinado momento nos pareció que estábamos en condiciones de preparar una edición completa de los artículos de periódicos publicados en Chile y, entonces, enfrentamos el asunto rastreando todos los periódicos que podían contener alguna publicación de Recabarren, a fin de no dejar pasar texto alguno.

Alcances y método de esta recopilación

  • 3 Ejemplo de ello son los periódicos La Tarde, La Ley
  • 4 Aunque es posible que en dicha publicación haya otros escritos suyos con pseudónimos o sin firma, p (...)

4Recabarren escribió casi únicamente en la llamada “prensa obrera”, y fueron excepcionales las ocasiones en que “periódicos burgueses” le publicaron algún artículo, declaración o respuesta3. Podemos afirmar que prácticamente no escribió en prensa cuya inspiración fuera católica, conservadora, liberal, nacional o radical. Tampoco hemos encontrado colaboraciones suyas en publicaciones literarias; misceláneas o satíricas, salvo casos contados, como un par de textos aparecidos con su firma en El Bonete, periódico satírico y anticlerical4, o una entrevista en el semanario Zig-Zag. Es así que los artículos que presentamos fueron ubicados en casi su totalidad, en la prensa anarquista, comunista, demócrata, socialista o simplemente autodenominada “defensora de la clase obrera”.

5Queremos dejar constancia, sin embargo, que aunque hemos realizado una intensa labor de rastreo, ésta no es absoluta; estamos conscientes que más de un artículo puede habérsenos escapado y, por tanto, esta edición no pueda considerarse como definitiva. Esto se ve reforzado aún más por el hecho de que los periódicos tienen, en ocasiones, números perdidos, tal vez se han extraviado colecciones completas o puede haber, todavía, artículos excepcionales en periódicos no afines en lo absoluto al pensamiento de Recabarren. Debemos señalar por último que se reproduce aquí solamente lo publicado en nuestro país; una revisión medianamente exhaustiva de la prensa del resto del mundo nos habría sido imposible.

  • 5 Es por eso que no hemos incluido los textos: Controversia con los anarquistas, El Socialismo, La ma (...)

6En esta edición en cuatro volúmenes, no se pretende publicar todo lo escrito por Recabarren. Sólo se apunta a lo que publicó en periódicos y que después no ha sido editado como folleto5. Por otra parte, figura también en las publicaciones periódicas una serie de poemas, balances comerciales, avisos publicitarios de folletos, libros, conferencias o mítines, avisos de cambio de domicilio u otros que, dicho sea de paso, nos han sido de gran utilidad para seguirle la pista a Recabarren, pero que no incorporamos en esta recopilación.

7En cuanto a la colección de periódicos debemos señalar que se trabajó con la existente en la Biblioteca Nacional que, por cierto, es la más completa del país. Se incluyeron todos los artículos encontrados, evitando repeticiones, cosa que implicó dejar fuera algunos periódicos cuyos artículos estaban previamente publicados en otros.

8Por problemas de tipografía, opciones ortográficas y otros, hubo que hacer ciertas intromisiones en el texto que están debidamente y, en cada ocasión, aclaradas. La ortografía fue actualizada debido, básicamente, a que nos pareció sin interés mantener la original, además de ser fuente de confusiones, pues ya otras ediciones la han puesto al día.

9Los artículos que presentaban trozos ilegibles o aquéllos francamente destruidos fueron, cuando nos pareció posible, completados buscando el sentido del texto. Cuando hayamos pequeños errores de redacción o tipografía, tendimos normalmente a corregirlos.

10Aparte de lo mencionado, los compiladores no hemos intervenido en los textos, en su forma ni en su contenido. Sin embargo hemos visto la necesidad de recurrir a las ya consabidas notas, que cualquier edición de este género requiere, teniendo en cuenta el interés de conocer más profundamente a Recabarren y su contexto. En este sentido, las notas que hemos incorporado a pie de página tienen por objeto aclarar situaciones, personajes, interconexión de acontecimientos y otros factores que permitan al lector comprender el texto a cabalidad y sin tropiezos. No obstante, y por diversas razones, hemos decidido no incorporar abundantes notas sino sólo aquéllas que nos han parecido imprescindibles para entender cada artículo: aquéllas que contribuyen a aclarar su sentido estricto y no esas otras que, aún siendo útiles, nos parecieron prescindibles. El orden escogido para esta edición se fijó de acuerdo a un criterio cronológico. El primer artículo aparecido en cada periódico dio la pauta para la ubicación de éste en el conjunto general.

  • 6 En los textos firmados con estos pseudónimos, es posible advertir, tanto en la forma y estilo, como (...)

11Cuando decimos que se trata de la publicación de los artículos de Recabarren, nos referimos a aquéllos firmados explícitamente con su nombre o con las iniciales L.E.R.S. o S.E.R.L. Según J. C. Jobet, Recabarren también escribió bajo los pseudónimos Raúl Caneberis R. y Lucas E. Barneris R, además de algún otro. Esto nos parece altamente posible incluso porque las letras de estos dos nombres coinciden con las del suyo6.

Los folletos y otros escritos de Recabarren

12Recabarren escribió más folletos de los que parece publicó durante su vida. Incluso algunos fueron anunciados como futuras publicaciones pero, al parecer, nunca salieron realmente a la luz pública, pues no se conocen rastros de ellos ni se anunció formalmente su venta, como ocurrió con otros. Esto ha inducido a algunos a pensar que Recabarren publicó más folletos de los que en realidad vieron la luz. En la actualidad, sin embargo, es casi imposible tener acceso a dichos documentos; uno que otro se encuentra en la Biblioteca Nacional de Santiago; algunos en manos de coleccionistas; otros, quién sabe si sobreviven por ahí. Varios de ellos, sin embargo, han sido publicados posteriormente y algunos en diversas ediciones.

13Las ediciones de Recabarren que se han hecho y que han llegado hasta nosotros, son las siguientes:

  1. Obras Escogidas, Edit. Recabarren, Imprenta Arancibia, Santiago 1965, a cargo de J. César Jobet. Consta de: Los albores de la Revolución Social en Chile; Ricos y pobres a través de un siglo de vida republicana; La Rusia Obrera y Campesina

  2. Obras Selectas, Edit. Quimantú, dos ediciones, 1971 y 1972, a cargo de J. César Jobet, Jorge Barría y Luis Vitale. Consta de: La huelga de Iquique y la teoría de la Igualdad; Lo que da el gremialismo; El Socialismo; Ricos y pobres a través de un siglo de vida republicana

  3. El Pensamiento de Recabarren, Austral. Santiago, 1971, dos tomos. Consta de: El Socialismo; Los albores de la revolución social en Chile; Qué haremos federados y socialistas; Ricos y pobres a través de un siglo de vida republicana; Patria y patriotismo; La Federación Obrera de Chile y los beneficios inmediatos del gremialismo; Proyecciones de la Acción Sindical; Mi juramento; La Rusia Obrera y Campesina; La materia eterna e inteligente; Lo que puede hacer la municipalidad en manos del pueblo inteligente.

  4. Escritos de Luis Emilio Recabarren, Casa de las Américas, La Habana 1976, a cargo de Digna Castañeda Fuentes. Consta de: Controversia con los anarquistas; Qué queremos federados y socialistas; Ricos y pobres a través de un siglo de vida republicana; El Socialismo; Proyecciones de la Acción Sindical

  5. Hemos podido ubicar además: Proceso Oficial contra la Sociedad Mancomunal de Tocopilla. Respuesta a la Acusación Fiscal; La mujer y su educación I; Desdicha obrera

  6. No hemos podido encontrar: El sembrador de odios; Redimida; Discursos y poesías (aunque algunas de éstas han sido recopiladas de los periódicos); Diario de vida; Correspondencia inédita (aunque hemos recuperado aquella publicada en la prensa).

Agradecimientos

14Como es fácil de advertir, un trabajo como éste requiere de un equipo de investigación. Los editores, por nosotros mismos, habríamos sido incapaces, en un plazo razonable, de terminar este trabajo. Es por ello que hemos recurrido a la colaboración, muy significativa por cierto, de diversos investigadores.

15Agradecemos la colaboración de: Luis Gauthier A.; Emilio Gautier; A. María Malinarich; Fernando Morandé; A. María Portales; Lina Rivas; A. María Tironi

16Por otra parte, es imprescindible destacar la colaboración permanente que nos ha prestado el personal de la Biblioteca Nacional y particularmente Carmen Sepúlveda, con quien siempre hemos contado; como asimismo, al resto de funcionarios que trabajan en el Salón de los Fundadores. También agradecemos a quienes han hecho el trabajo dactilográfico. Por último, agradecemos a unos y otros por la posibilidad de ayudar a rescatar de alguna manera el patrimonio cultural que, por el deterioro inevitable del tiempo y otros factores, se ve dramáticamente amenazado.

Notes

1 Barría S., Jorge: Bibliografía de Recabarren. Imp. Recabarren. Obras Selectas. Quimantú, 1971

2 Arias Escobedo, Osvaldo: La Prensa Obrera en Chile 1900-1930 Universidad de Chile, Chillán. Reeditado en 2012, por Ariadna Ediciones

3 Ejemplo de ello son los periódicos La Tarde, La Ley

4 Aunque es posible que en dicha publicación haya otros escritos suyos con pseudónimos o sin firma, pues su vinculación con El Bonete da para más de dos textos

5 Es por eso que no hemos incluido los textos: Controversia con los anarquistas, El Socialismo, La materia eterna e inteligente, Patria y patriotismo, puesto que, aunque fueron publicados en periódicos por parcialidades, también lo han sido como folletos.

6 En los textos firmados con estos pseudónimos, es posible advertir, tanto en la forma y estilo, como contenido, elementos muy similares a los empleados en los artículos de Recabarren. Es decir, existen claros indicios para pensar que corresponden al mismo autor. Por último pensamos que una prueba bastante elocuente de lo que afirmamos la constituyen los siguientes hechos: en un artículo aparecido por primera vez en Buenos Aires en el periódico La Vanguardia, en el que colaboró Recabarren, y reproducido en Chile en El Trabajo de Iquique, el 19 de diciembre de 1906, encontramos una página referida a Chile. Es de notar que por esa fecha Recabarren se encontraba en Buenos Aires y colabora con el periódico argentino mencionado. En este artículo podemos leer que el autor, Raúl Caneberis H. no se conoce un chileno con ese nombre que publique en la prensa aludida-hace una reseña del movimiento obrero chileno. Por su parte, en el periódico El Pueblo Obrero, de Iquique, el 24 de enero de 1907, Recabarren nos informa desde Buenos Aires que: “En la prensa proletaria argentina escribiré lo que ocurre en Chile y haré la historia del movimiento obrero. Y a la prensa proletaria chilena enviaré las impresiones y estudios que aquí recoja”. Por esa época los únicos artículos sobre movimiento obrero chileno aparecidos en La Vanguardia de Buenos Aires, y sobre movimiento obrero argentino aparecidos en la prensa obrera chilena, pertenecen a Recabarren. A pesar de lo prácticamente confirmada que está la identidad entre Recabarren y Caneberis, decidimos no incorporar los artículos que no llevaran explícitamente su nombre.