Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

El siglo de los comunistas chilenos 1912 - 2012

 | 
Olga Ulianova
, 
Manuel Loyola Tapia
, 
Rolando Álvarez Vallejos

Caminos convergentes: el partido de Gramsci y el partido de Recabarren, 1960-1980

Alessandro Santoni

Texte intégral

  • 1 Varas, Augusto (comp.). El partido comunista en Chile. Estudio multidisciplinario, Santiago de Chi (...)
  • 2 Riva, Valerio. Oro da Mosca. I finanziamenti sovietici al PCI dalla rivoluzione d’Ottobre al croll (...)
  • 3 Una idea de comunismo que, bajo muchos aspectos, encontró en la misma experiencia de la Unidad Pop (...)

1Este artículo se propone ser un aporte a los estudios sobre el papel del PC en la historia chilena, recogiendo algunas de las inquietudes y de las preguntas que han animado a obras colectivas como las que fueron compiladas −en distintas épocas y con distintas sensibilidades− por Augusto Varas, en 1988, por Manuel Loyola y Jorge Rojas, en 20001. Al mismo tiempo, busca establecer una diálogo con aquellas tendencias que, en la historiografía chilena, se han demostrado más interesadas en operar una re-contextualización de la reciente historia política del país en el panorama internacional. Un interés que −en el caso del comunismo criollo− guarda relación sobre todo con la importancia que asume, para entender su trayectoria política, la pertenencia a un movimiento político estructurado a nivel mundial y encabezado por el Partido Comunista de la URSS (PCUS). De este mismo movimiento, el Partido Comunista Italiano (PCI) constituía el principal destacamento de todo el mundo occidental, principal beneficiario de la ayuda financiera entregada por URSS a los partidos amigos que operaban al otro lado de la cortina de hierro2. Sin embargo, el partido de Palmiro Togliatti y Enrico Berlinguer se ha caracterizado también por ser el principal portavoz de formas de heterodoxia y revisionismo al interior del mismo movimiento y por imponerse, a partir de la década de los setenta, como el principal abanderado del llamado eurocomunismo, una idea de comunismo −en democracia y con pluralismo− diferente de la que existía en los países del este europeo3. El presente trabajo se concentra en los años sesenta y en los problemas que a la época afectaban al comunismo internacional, proponiendo un análisis de la percepción que se formaron los dirigentes del PC de Italia que tuvieron la oportunidad de tomar contacto con su partido hermano chileno a lo largo de esta década. Se citarán, en particular, los documentos del archivo del PCI, conservado por la Fondazione Istituto Gramsci de Roma, y, en menor medida, algunos artículos aparecidos en la prensa del partido: el diario L’Unità y la revista político-cultural Rinascita. El tema es la relación entre los dos PC y la percepción, madurada por los italianos, sobre el partido de Corvalán antes de la llegada al poder de la Unidad Popular.

2Si bien, la imagen de Chile popular siguió siendo vinculada, en el imaginario colectivo europeo e italiano −incluso el comunista− a la figura de Salvador Allende y a su idea bastante indefinida a nivel teórico de un “segundo modelo” de transición al socialismo, el prisma con el cual los comunistas italianos observaban a Chile era en lo esencial el PCCh. Este era el filtro por el que pasaban percepciones y análisis de fondo, ya que estaban unidos a este partido por la misma cultura política de referencia y por la pertenencia orgánica a un movimiento internacional, estructurado a nivel organizativo y doctrinal. Las estrategias de los dos partidos tenían sus raíces en el mismo suelo. Ambas habían llegado a una definición teórica en 1956, cuando los respectivos congresos nacionales, el X del PCCh y el VIII de PCI, habían recogido los estímulos procedentes del reconocimiento oficial de las vías nacionales al socialismo por parte del XX congreso de PCUS. El enfoque aquí propuesto nos permitiría contextualizar una dicotomía central en la reflexión histórica sobre el comunismo chileno e italiano, la dicotomía entre partido “nacional” y partido “agente de Moscú”, en el marco del debate que se desarrolló al interior del movimiento comunista después del trauma causado por el cisma sino-soviético. Este debate giraba en torno a las mismas posibilidades de desarrollo y éxito del comunismo internacional, en una época en que su tradicional monolitismo parecía debilitarse, debido a la misma extensión alcanzada en los años anteriores, con el nacimiento de la República Popular China y la comunistización de la Revolución cubana. Como veremos más adelante, el PCI participó activamente, del lado de Moscú, en las discusiones de la época, pero avanzando propuestas y lecturas que se alejaban de las que proponían los comunistas soviéticos. Mientras estos trataban de salvar el principio del “partido guía”, asegurándose la lealtad incondicional de los otros PC, el partido de Togliatti planteó que el mismo monolitismo se estaba transformando en una razón de debilidad y que era necesario reconocer la autonomía de cada partido para desarrollar una política específica y efectiva.

  • 4 Corvalán, Luis. Del anticapitalismo al neoliberalismo en Chile: izquierda, centro y derecha en la (...)

3No obstante que no tuviera parte activa en este debate y que se limitara a respaldar, más bien, la postura oficial de Moscú, el PCCh, a diferencia de la mayoría de otros PC de América Latina y del mundo no socialista, les aparecía a sus camaradas italianos un ejemplo exitoso de partido “nacional”: un concepto central en el Memorial de Yalta y en aquellos documentos del PCI que, a partir de los sesenta, respaldaron esta noción de autonomía operativa al interior del movimiento. En realidad, a lo largo de los sesenta, PCI y PCCh compartieron importantes afinidades a nivel práctico y teórico. Los comunistas chilenos fueron los principales estrategas de un proyecto de revolución a través de las instituciones, que presentaba no pocas similitudes con el programa de acción del comunismo italiano y con su tradición teórica. Como observó Corvalán Marquéz: “... dicho con un lenguaje gramsciano, el PS llamaba a la ‘guerra de movimientos’, que en realidad formaba parte de un proceso continental único, el PC proponía una ‘guerra de posiciones’, que ponía el acento en las condiciones nacionales”4.

4Las diferencias prevalecieron más tarde, con el cambio de política madurado progresivamente por los comunistas chilenos en la época del exilio y con la formulación del eurocomunismo como expresión de una visión del socialismo distinta respecto a la del llamado socialismo real. Una visión que no se limitaba a reconocer la posibilidad de una colaboración entre distintos actores en la tarea de construir el socialismo, sino que implicaba la legitimidad política de sus mismos adversarios, la alternancia política en el poder y excluía a la dictadura del proletariado.

  • 5 Fermandois, Joaquín. ¿Peón o actor? Chile en la guerra fría (1962-1973), en Estudios Públicos, N° (...)
  • 6 Nocera, Raffaele. Dove non osò la diplomazia. Alcune riflessioni sull’internazionalismo democristi (...)
  • 7 La DC ocupó el gobierno en Italia desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta los primeros año (...)
  • 8 Ferrara, Maurizio. La lezione del Cile, L’Unità, 8 sept. 1970, p. 1; Pajetta, Gian Carlo. L’esempi (...)

5El artículo abordará, de manera indirecta, incluso temáticas que guardan relación con la formación en el exterior de una muy definida imagen de Chile, basada en la que fue la considerable proyección a nivel internacional de sus procesos políticos a partir de los sesenta-setenta. En esta época, Chile comenzó a asumir frente al mundo una identidad fuertemente reconocible, vinculada al carácter ideológico de los protagonistas de su vida política y a sus intentos por poner en práctica grandes proyectos de transformación de la sociedad nacional5. Visto desde el observatorio italiano, el laboratorio político chileno proporcionaba más de una razón de interés, porque las principales culturas políticas italianas de la posguerra –la demócrata-cristiana y la marxista– se podían fácilmente identificar, al nivel identitario, con la “Revolución en libertad” y la “vía chilena al socialismo”. En los años sesenta, la Democracia Cristiana italiana (DC), en contradicción con el estancamiento que dominaba su política de entonces, había tratado, en más de una ocasión, de subrayar la pertenencia a su mismo origen doctrinario de un gran proyecto de alcance continental, conducido por un partido dinámico y lleno de ethos renovador, guiado por un estadista de indudable prestigio y autoridad como Eduardo Frei6. En 1970, los comunistas y socialistas italianos se entusiasmaron con el triunfo de Salvador Allende, candidato de la coalición de la Unidad Popular en las elecciones presidenciales de aquel año. La noticia de esta victoria llegada a Italia en una coyuntura en que la coalición de centro-izquierda hegemonizada por la DC estaba entrando en crisis, y parecía abrirse la posibilidad de una superación del vínculo anticomunista que había caracterizado la vida política del país desde la posguerra7. Esto habría sido posible a través de la cooptación del PCI en la coalición del poder o, en alternativa, con la formación de una alianza entre el PCI, el Partido socialista (PSI), católicos izquierdistas y otros socios menores, que habrían marginado a los demócrata-cristianos del poder. La segunda perspectiva gozaba de mayor popularidad que la primera entre el electorado y la base comunista y parecía encontrar en el proceso de Chile un ejemplo a seguir8. Sin embargo, tres años después, frente al fracaso de la experiencia chilena y a la caída de Allende por mano de los militares, el secretario general del PCI Enrico Berlinguer formuló la propuesta de un “compromiso histórico” entre su partido y la DC italiana, descartando la posibilidad de gobernar con una alianza limitada a la izquierda:

  • 9 Enrico Berlinguer, Alleanze sociali e schieramenti politici, en Rinascita, 12 oct. 1973, pp. 3-5.

hemos siempre pensado –y hoy día la experiencia chilena nos confirma en esta persuasión– que la unidad de los partidos de los trabajadores y de las fuerzas de izquierda no es condición suficiente para garantizar la defensa y el progreso de la democracia, donde a esta unidad se contraponga un bloque de partidos colocados desde el centro hasta la extrema derecha9.

VÍA ITALIANA Y VÍA CHILENA: “CREACIONES COINCIDENTES Y COMPLEMENTARIAS”

6La existencia de una realidad como la “vía chilena al socialismo” asumía un papel importante en el contexto de la diatriba doctrinal entre el movimiento comunista ortodoxo y las posiciones tercermundistas inspiradas por China y en cierta medida por Cuba, impulsando a Moscú a asignarle una especial función ideológica.

7Como destacaba Lilly Marcou, en L’internationale après Staline, la línea argumentativa usada por los chinos ponía en abierta discusión algunas de las categorías interpretativas canonizadas por la doctrina del comunismo internacional, entre ellas, la de los tres campos revolucionarios – países socialistas, movimiento obrero europeo y movimientos de liberación nacional –, cuyas batallas debían ser consideradas parte imprescindible de un único gran diseño:

  • 10 Marcou, Lilly. L’internationale après Staline, París: Grasset & Fasquelle, 1979, p. 165.

En évacuant ainsi le communisme européen de la scène du mouvement communiste, les Chinois s’appliquent, à travers une démonstration idéologique, à se placer dans la droite ligne de la Révolution d’octobre. Par des parallèles historiques et des citations superposées, ils arrivent à casser le schéma jdanovien du camp socialiste dont les composants étaient: 1) les pays socialistes; 2) le mouvement ouvrier révolutionnaire international; 3) le mouvement de libération nationale10.

8Como ha destacado Olga Ulianova, el PCCh representaba un caso excepcional en el contexto latinoamericano, encarnando un ejemplo de partido más comparable a la tradición del movimiento obrero de los países occidentales, que a la de los movimientos revolucionarios de los países del Tercer Mundo. Esto, debido a las características “europeas” del sistema institucional chileno y al arraigo alcanzado en su interior por el mismo Partido Comunista:

  • 11 Ulianova, Olga. “La Unidad Popular y el golpe militar en Chile: percepciones y análisis soviéticos (...)

“Si la doctrina ideológica soviética de los años sesenta consideraba tres “fuerzas motrices” del proceso revolucionario mundial –“los países socialistas”, “la clase obrera de los países capitalistas” y los “movimientos de liberación nacional en los países en vía de desarrollo”–, las perspectivas revolucionarias de la mayoría de los países de la región se vinculaban con la tercera (los “movimientos de liberación nacional”), pero las perspectivas chilenas se asociaban con la segunda (“la clase obrera”)”11.

9El hecho que el PCCh se caracterizara por su homogeneidad con las experiencias tradicionales de los partidos comunistas occidentales, hizo que el PCUS lo privilegiara con respecto a los otros partidos latinoamericanos y le reconociera una función de garante de la teoría de las tres “fuerzas motrices” de la revolución mundial, verdadera punta de lanza del comunismo de matriz europea en el territorio de un continente sacudido por las fibrilaciones producidas por el guevarismo.

10Las concepciones del PCI, si bien dotadas de una indiscutible originalidad, sintetizada en la fórmula de la “unidad en la diversidad”, se inscribían a pleno título en el ámbito de esta línea oficial. El PCI, natural partidario de tesis funcionales a la legitimación de su “vía italiana al socialismo”, llegó a ser un blanco privilegiado de las acusaciones chinas, que lo señalaron como el paladín del oportunismo y revisionismo modernos. Estas acusaciones tuvieron su máxima expresión en dos virulentos panfletos publicados y difundidos en todo el mundo por los chinos, con los títulos: Sobre las discrepancias entre el compañero Togliatti y nosotros (diciembre de 1962) y Otra vez sobre las discrepancias entre el compañero Togliatti y nosotros (febrero de 1963). Por primera vez en su historia, el PCI, el tradicional partido representante de la clase obrera, depositario de la función de transformación de la sociedad según las leyes del marxismo, tenía que defenderse de acusaciones que ponían en tela de juicio la autenticidad de sus propias credenciales revolucionarias.

  • 12 Caputo, Luigi. “La spinta unitaria nell’America latina”, en Rinascita, 12 ene. 1963, pp. 11-12.

11La Revolución cubana, con la difusión de la teoría del foco guerrillero, había complicado aún más la situación. Para tener una visión de fondo del problema que se le presentaba al partido de Togliatti, es de interés citar a uno de los primeros artículos sobre América Latina aparecido en la revista teórica del PCI, Rinascita, en enero de 1963, y titulado La spinta unitaria nell’America latina. En estas líneas el periodista Luigi Caputo presentaba al lector italiano una visión del proceso revolucionario latinoamericano como un movimiento de dimensiones continentales, unitario, inspirado por Cuba, pero diversificado y articulado en sus manifestaciones, cuyo principal objetivo no era la instauración del socialismo, sino la derrota de los regímenes oligárquicos vinculados a capitales extranjeros. El autor, enumerando los diferentes estadios en los que se encontraba el proceso, evidenciaba, en un comienzo, la importancia y la mayor evolución de las experiencias más cercanas a la tradición europea, como la de Chile y Uruguay, “en los que las tradiciones democráticas y el movimiento obrero tienen una historia más antigua”, y destacaba especialmente la importancia de aquello que definía como “uno de los más amplios conjuntos de fuerzas populares de la izquierda que se haya producido en la posguerra a escala mundial: el Frente de Acción Popular Chileno (FRAP)”. Solo en segunda instancia Caputo tomaba en consideración la situación de países como Colombia y Venezuela, donde la lucha armada estaba a la orden del día, mientras la formación de grandes alianzas unitarias estaba aún en curso; un retraso, explicaba, sobre el que pesaba la falta de sólidas condiciones democráticas. Debido a esto, en estos países, incluso, se podía disponer del escenario para una convergencia entre los métodos de la lucha política y sindical, y la de las armas empuñadas por los “partisanos”12.

  • 13 Lévesque, Jacques. L’URSS et la révolution cubaine, Montréal: Presses de la Fondation Nationale de (...)

12Al atribuirle relieve al caso chileno, Caputo era fiel a las tesis, categorías y jerarquías adoptadas a la época por especialistas y periodistas soviéticos13. Entre líneas se podía advertir también la exigencia de “restablecer las jerarquías” y contestar a las tendencias filo-castristas y filo-maoístas que estaban empezando a ganar simpatías incluso en Italia, reevaluando el rol histórico de la llamada clase obrera de los países capitalistas, o bien de los partidos comunistas que, como el PCI, estaban comprometidos en el terreno de la democracia parlamentaria y del trabajo de masa. El recurso a la lucha armada se privaba de la sacralidad que le asignaban chinos y cubanos. Esta forma de lucha, incluso en el caso venezolano –que, para Castro era el escenario más avanzado de la revolución latinoamericana–, no era considerada la repetición del exploit que había llevado a la instauración del primer régimen socialista de América, sino como un expediente para la persecución de objetivos democráticos y de recuperación nacional; hecha necesaria por las penosas condiciones de represión política y de dependencia económica en las que se encontraba la mayoría de estos países, la lucha armada estaba situada a un nivel más atrasado con respecto al que operaba el PCI. Es probable que incluso el uso del término “partisano” para nombrar a los guerrilleros no haya sido casual, apuntando a subrayar que si ahora los comunistas italianos hacían política en el parlamento no era por oportunismo, sino porque ya habían cumplido con una tarea similar en el periodo de la resistencia antifascista (1943-1945).

  • 14 Testimonio de Jorge Insunza, Santiago 23/11/2004.
  • 15 Corvalán, Luis. De lo vivido y lo peleado, Santiago: LOM, 1997, p. 273.

13Aquellas características que hacían del partido chileno una pieza importante para Moscú en el escenario latinoamericano, eran motivo de una más profunda afinidad con el partido de Togliatti. Por cierto, existían importantes analogías entre las elaboraciones teóricas de los dos partidos, fruto de los respectivos congresos nacionales del 1956. En las palabras de Jorge Insunza, “vía chilena” y “vía italiana” se presentaban bajo muchos aspectos como “creaciones coincidentes y complementarias”14. Según Luis Corvalán, con el partido de Togliatti existían numerosos puntos de convergencia sobre una serie de importantes cuestiones teórico-prácticas, tal como el hecho de no reducir la vía pacífica solo al camino parlamentario, sino concebirla incluso como un proceso revolucionario de masas, basado en una estrategia de grandes alianzas, en base a una fuerte presencia organizadora en la realidad del país y en la lucha por “la defensa y la ampliación de las conquistas democráticas”15.

14El reconocimiento del principio de la “vía pacífica”, establecido en el XX Congreso del PCUS y entendido como la posibilidad de utilizar, bajo determinadas condiciones, el instrumento parlamentario, había sido tan genérico como para poder ser interpretado y desarrollado de manera incluso muy distinta por los diferentes partidos “hermanos”. El PCI y el PCCh, basándose en tradiciones y experiencias preexistentes al fatídico 1956, habían orientado en la misma dirección su instrumental teórico. Un importante motivo de coincidencia era justamente el modo en que ambas formaciones políticas enfrentaban el problema de la relación entre la anhelada meta socialista y las vigentes instituciones democrático-burguesas. El partido chileno, como el PCI, reivindicaba la lealtad a un sistema democrático que consideraba, por lo menos en sus aspectos “más avanzados”, una importante conquista de las luchas guiadas por la clase obrera, una conquista que había que defender ante cualquier riesgo de involución autoritaria. El eje principal de las dos “vías nacionales al socialismo” estaba determinado por sus autores en el efecto benéfico que habría tenido la movilización de las masas populares y la participación en el poder de las fuerzas de izquierda. Ello habría permitido introducir las reformas estructurales idóneas para democratizar la vida económica del país, dirigiéndola al socialismo, y perfeccionar desde dentro, en segunda instancia, la misma superestructura político-institucional, a través del desarrollo de sus institutos hacia formas de democracia alternativas –sea cuál sea el significado de esta expresión, que quedó por siempre bastante indefinida, tanto en Chile como en Italia–. Años después, la sintonía de motivos y conceptos convirtió los desarrollos políticos e institucionales de la experiencia chilena, en algo extremadamente cercano, digno de consideración y de profunda reflexión para el PCI. Es cierto que el PCCh, contrariamente al PCI −que en la inmediata posguerra había jugado un papel protagónico en la formulación de la constitución republicana− no podía aducir tener alguna paternidad sobre el acto constituyente de la democracia chilena. Sin embargo, existían antecedentes históricos que legitimaban a tal postura legalitaria. Como ha escrito Alonso Daire, la experiencia del Frente Popular, a pesar de su epílogo, había permanecido como un precedente importante para la auto-representación del partido, para construir una identidad fuerte, basada en sus aspiraciones a ganar al poder político para la vía institucional:

  • 16 Daire, Alonso. “La política del partido comunista desde la post-guerra a la Unidad Popular”, en Va (...)

La sensación de ‘haber tocado el poder’, de haber tenido incidencia y decisión en la solución de grandes problemas nacionales hace más válida aún la presencia del PC en la política nacional y en el sistema político-institucional chileno [...] Lo anterior parece importante en un partido que se siente representante de una gran masa de chilenos que históricamente habían sido desplazados de los centros de poder [...] Con lenguaje político actual podríamos decir que está esbozada allí una pre-noción de lo que Berlinguer llamará después el ‘compromiso histórico’, entendido como la necesidad histórica de vencer y gobernar, aun en alianza16.

15Si la referencia al “compromiso histórico” parece discutible, dado que la esencia de la propuesta de Berlinguer era más específica −la necesidad de un acuerdo con la DC para salvar a la democracia italiana− el conjunto de la argumentación sugiere una analogía muy pertinente con la experiencia de los gobiernos antifascistas que se formaron en Italia en los años de la lucha antifascista y que terminaron con el alejamiento del PCI y del PSI del gobierno en 1947 –un año antes de la “ley maldita” en Chile–, una experiencia siempre recordada por el PCI como base para sus aspiraciones a ser fuerza de Gobierno.

  • 17 Togliatti, Palmiro. “V Congresso”, en Rinascita, N° 12, dic. 1945, p. 257.

16Más allá de las similitudes teóricas, lo que acercaba el partido chileno al PCI era su carácter de partido “nacional”. Un partido creativo, que no se limitaba, como muchos de sus pares, a la simple y mecánica repetición de dogmas y slogans de origen soviético, y que era capaz, por el contrario, de una política original, eficaz y arraigada en la realidad social del país. Justo cuando el PCI insistía en los beneficios de la diversidad y la autonomía, sobre la necesidad de que cada partido tuviese las condiciones para determinar la propia política sobre la base de las condiciones objetivas en las que operaba, el PCCh se presentaba como un ejemplo exitoso de todo esto; era el “partido de Recabarren”, como el PCI era el “partido de Gramsci” y, bajo este perfil, satisfacía las prerrogativas que Togliatti, reivindicando la enseñanza del mismo Gramsci, había sugerido, justo después del fin de la guerra, para la creación de un “partito nuovo”: “No hay posibilidad de desarrollo para un partido que no sea capaz de salir de las alianzas sectarias para hacer suyos los problemas esenciales de la nación, que no sepa profundizar en el terreno histórico en el cual está naturalmente destinado a operar”17.

  • 18 Nota informativa della Sezione Esteri alla Segreteria sulla visita del compagno Vargas, membro del (...)
  • 19 Se podría decir que en Italia, antes de los sesenta, el conocimiento de la realidad del comunismo (...)
  • 20 Lettera di Moretti a Giuliano Pajetta: IG, APC, 1959, Estero, Cile, 464, 2774-2775.

17Además, la situación política generada por el excelente resultado electoral de Allende en 1958, había proyectado al PCCh hacia una dimensión muy distinta de la de su más reciente pasado y lo impulsaba a obviar las carencias heredadas de las estrecheces de la clandestinidad, a reforzar la organización, a adquirir más influencia en el sindicato y a acometer una acción de penetración para hacer proselitismo en zonas rurales, donde su presencia aún era muy débil. Es significativo que a partir de 1959, los comunistas chilenos hayan manifestado en distintas ocasiones su interés en establecer contactos con el partido hermano italiano, para profundizar el conocimiento de lo que era su poderoso aparato, auténtico Estado en el Estado, y de sus métodos de organización. En noviembre de aquel año, el secretario para la propaganda de la CUT Juan Vargas había sido huésped del PCI, en una visita de carácter informativo sobre su política sindical y agraria18. Al mes siguiente, una delegación del PCCh, en visita a Europa Oriental, solicitó poner en marcha algún tipo de colaboración para poder estudiar de cerca la organización del PCI y profundizar el conocimiento de sus posturas políticas respecto a temas que, también en Chile, estaban tomando extrema importancia; la política hacia la clase media, el problema del pluralismo, las reformas de estructura, las nacionalizaciones, y la “vía democrática al socialismo”. Si los chilenos, al pedir la colaboración con el PCI, lo hacían con la plena conciencia de algunas consonancias, éstas escapaban a los italianos, poco atentos a lo que aún era un escenario percibido como marginal. Chile estaba todavía muy lejos de Italia19. El autor de la nota enviada al responsable de la sección de asuntos exteriores Giuliano Pajetta, junto a las peticiones de los chilenos, hacía traslucir cierto escepticismo de fondo: “Dada la analogía (ellos dicen) de los problemas que se plantean a los dos partidos y el interés que prestan a nuestras experiencias querrían poder asistir a nuestro Congreso y aprovechar de la ocasión para tener un intercambio amplio de opiniones e informaciones”20.

“UN PARTIDO SERIO, SOLIDO, MADURO”

  • 21 Los informes de Reichlin y Sandri a los dirigentes del PCI se encuentran en IG, APC, 1962, Estero, (...)
  • 22 Cantero, Manuel. “El Congreso de los comunistas italianos”, en Principios, N° 94, 1963, pp. 17-25; (...)

18Los resultados concretos de estos contactos, por lo que se desprende de los archivos y testimonios, parecen haber sido modestos. Sin embargo, después de la Revolución cubana, crecieron –junto con la atención por lo que estaba sucediendo en América Latina– las oportunidades de encuentro entre el PCI y sus partidos hermanos de esta región del mundo. A lo largo del decenio de los sesenta, PCI y PCCh participaron asiduamente en sus respectivos congresos: Alfredo Reichlin representó al PCI en el XII Congreso del PCCh de 1962, Renato Sandri en el XIII Congreso de 1965 y Giuliano Pajetta en el XIV Congreso de 196921. Manuel Cantero representó al PCCh en el X Congreso del PCI de 1962, Jorge Insunza en el XI Congreso de 1966 y José Oyarce en el XII Congreso de 196922. La participación italiana a los congresos del partido chileno reflejaba las prioridades del movimiento comunista internacional, que asignaba al PCCh la específica función ideológica de abanderado de la vía pacífica en América Latina. El XII Congreso del PCCh fue un suceso más bien relevante, dado que por primera vez en la historia del movimiento comunista en aquel continente, este congreso vio la participación conjunta de delegaciones del PCUS, de los dos mayores partidos de Europa Occidental, el PCI y el PCF, y de una gran parte de sus pares latinoamericanos, hasta entonces, escasamente coordinados entre ellos.

  • 23 Relazione di Alfredo Reichlin sul viaggio in America Latina: IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 225 (...)

19Los apuntes del delegado del PCI, el ex-director del diario L’Unità, Alfredo Reichlin, son interesantes por el hecho de proporcionar la descripción de una realidad aún ignorada por muchos, incluso por él mismo; la primera impresión basada en un contacto directo23. La Revolución cubana había llamado la atención sobre una realidad distante y poco conocida hasta ahora, cuyo movimiento revolucionario estaba “saliendo de su fase primitiva e infantil”, y entrando en una nueva fase de protagonismo. Reichlin ponía el acento precisamente en la enorme diferencia que había encontrado entre el PCCh y los otros partidos latinoamericanos que participaban en el evento; reconocía una debilidad de fondo en estos últimos, su “enorme retraso en el ámbito del análisis de la realidad nacional y de las fuerzas motrices de la revolución”, así como también en “la elaboración de una plataforma programática y de lucha seria y positiva”. Por otra parte, formulaba una opinión extremadamente positiva del partido huésped, no obstante que consideraba su grupo dirigente “ni muy brillante, ni especialmente genial” y lamentaba la escasa vivacidad del debate congresual: “Partido serio, sólido y maduro, muy conectado con las masas y la realidad del país, un partido muy proletario y comunista, también en el sentido que está fuertemente organizado y definido, sin las características de un movimiento de masas confuso y populista”.

20A propósito de la plataforma política del congreso, Reichlin destacaba que esta interpretaba, de manera ejemplar, la esencia de la “vía democrática al socialismo”, sin caer en las simplificaciones en que habían incurrido los muchos partidos que la habían hecho coincidir con una simple práctica electoralista:

En realidad, los compañeros chilenos fueron muy explícitos al exponer el problema de la posibilidad de una transformación del poder por la vía pacífica, en manera tal de evitar cualquier ilusión reformista, parlamentaria y electoral. Los documentos del congreso y las intervenciones de los principales dirigentes son muy claros y coinciden casi del todo con nuestras posiciones al respecto. Estos documentos están en mi poder y los voy a entregar a la sección de asuntos exteriores. Es interesante destacar que los compañeros chilenos no llegaron a esta posición a través de una simple elaboración doctrinal; por el contrario, ella representa el punto de llegada de una amplia y compleja experiencia política, basada en la lucha de masas, en muchos éxitos políticos y electorales, en la creación de un sistema de alianzas bastante sólido y articulado, que gira en torno a la estrecha unidad de acción entre comunistas y socialistas.

21Al observar las fuertes similitudes entre vía italiana y vía chilena, Reichlin auspiciaba que se establecieran relaciones más directas entre los dos partidos: “Impresiona que gran parte de las tesis del PCCh, incluido el modo de exponer el problema de la relación entre la lucha por la democracia y lucha por el socialismo, coincidan con las nuestras; este hecho debería llevarnos a estrechar los vínculos con los compañeros de Chile”.

22Por otra parte, se mostraba bastante perplejo frente al objetivo principal de las tesis del congreso, el de conquistar la dirección del país en las elecciones presidenciales de 1964: “¿Hay a la base de una similar palabra de orden (me refiero en particular al hecho bastante curioso de fijar con exactitud una fecha tan próxima) una visión demasiado simplista de la realidad o un determinado grado de ilusión?”.

23Si bien en parte esta perplejidad nacía de la escasa familiaridad con los asuntos políticos del país –ya en 1958 Allende había estado muy cerca del triunfo electoral–, en parte sus observaciones parecían apuntar a un problema real. La idea central de la estrategia comunista en Chile e Italia –renovar desde el interior, en su integridad, las instituciones burguesas– implicaba la elaboración e implementación de una política hacia los aparatos y los distintos poderes del Estado, y no se agotaba en la pura y simple conquista del ejecutivo. Sin embargo, el FRAP concentraba sus energías y sus expectativas sobre el objetivo que aparecía más al alcance, una victoria en las elecciones presidenciales: una victoria que, en 1970-73, se demostrará dramáticamente insuficiente para ganar la “guerra de posiciones”.

EL MEMORIAL DE YALTA Y LA MISIÓN DE RENATO SANDRI

  • 24 “Per una nuova avanzata e per l’unità del movimento comunista internazionale”, en L’Unità, 26 de o (...)

24Los juicios expresados por Reichlin asumen un valor particular cuando se piensa en el contexto de aquellos años. Las cualidades que él reconocía al PCCh –ser un partido capaz de llevar adelante una política eficaz, arraigada en los problemas del país, sin limitarse a repetir de memoria las fórmulas de los congresos del PCUS– eran, a juicio de los comunistas italianos, poco comunes entre sus compañeros de otros países. Un defecto que, tras la disputa chino-soviética y la revolución cubana, mostraba toda su gravedad, sobre todo en los países del Tercer Mundo debido a la amenaza de escisiones de grupos filo-maoístas o filo-castristas. El PCI propuso soluciones a estos problemas en un documento adoptado por su comité central el 24 de octubre de 1963, donde se manifestaron las reservas del partido sobre la reciente propuesta soviética de convocar a una conferencia mundial de partidos comunistas, con la intención de hacer de ésta un tribunal para excomulgar a Beijing. El texto de la resolución rechazaba la práctica de la unanimidad predominante con ocasión de aquel tipo de conferencias, y pronosticaba algunas soluciones para la traumática crisis que había golpeado al movimiento en los que se consideraban sus puntos más débiles; declaraba, por ejemplo, la voluntad de reforzar los contactos bilaterales del PCI con los partidos y movimientos extraeuropeos, particularmente latinoamericanos y africanos, de los que consideraba “necesario estudiar mejor los problemas y las exigencias”; expresaba la convicción que también ellos podrían tener “interés de conocer una parte de la experiencia del PCI”, a modo de obtener indicaciones para el propio reforzamiento24. El PCI trató de moverse en aquella dirección y acercarse a los partidos latinoamericanos, por entonces puestos a prueba con las tensiones generadas en sus propias filas, no solo por grupos prochinos, sino también por la polémica con las posiciones cubanas.

25En esta coyuntura surgió el vínculo con el PCCh, al manifestarse este como el partido más preparado para una política nacional eficaz y el más abierto a las posturas italianas sobre la “unidad en la diversidad”. A partir de 1964 se creó una relación bastante constante, a través de Renato Sandri, quien, en los años siguientes, visitó Chile reiteradamente por cuenta del partido y creó una sólida red de contactos, dentro y fuera del PCCh. Nacido en 1926, partisano, Secretario de la Federación Comunista de la ciudad de Mantua, en 1963 Sandri llegó a ser Diputado y miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Diputados.

26En 1965 ocupó el cargo de vicerresponsable de la sección de asuntos exteriores del PCI, dirigida por Giuliano Pajetta, y se dedicó a establecer los contactos con los partidos y movimientos de liberación del Tercer Mundo, particularmente con aquellos de América Latina.

  • 25 Relazione di Renato Sandri sul viaggio in Uruguay, Argentina, Cile, Perú e México (16 giugno-16 lug (...)
  • 26 Spagnolo, Carlo. Sul memoriale di Yalta. Togliatti e la crisi del movimento comunista internaziona (...)

27En junio-julio de 1964, Sandri fue enviado, por primera vez, a una gira de contactos políticos a Uruguay, Argentina, Chile, Perú y México. Fue instruido por Togliatti para tantear el estado de las relaciones entre los partidos ortodoxos y Cuba, explicar las reservas del partido italiano sobre la propuesta de una conferencia mundial, y encauzar, de alguna manera, los efectos de la propaganda china que había invadido el continente de libelos contra el líder del PCI25. Los apuntes que tomó en el curso de estos encuentros y que entregó a Togliatti una vez de regreso en Italia, constituyen una fuente de indicaciones útiles sobre los problemas del movimiento comunista en esta área del mundo. Además, tienen un motivo de interés bastante particular. Una copia incompleta de ellos se encontró entre los documentos que el secretario del PCI había llevado consigo a Yalta, Unión Soviética, donde falleció el 21 de agosto de 1964, víctima de una hemorragia cerebral26. Togliatti había viajado allí para discutir con Khrushchev las diferencias entre PCI y PCUS sobre el asunto de la conferencia mundial. Lo interesante es que existe una fuerte correspondencia entre el contenido de los apuntes de Sandri y los temas que aparecieron en las anotaciones que el mismo Togliatti había preparado para el esperado encuentro con el líder soviético: el que pasó a la historia como el Memorial de Yalta, después de su publicación en las páginas de Rinascita, decidida por la directiva del PCI, después de la muerte del líder.

  • 27Il testo integrale dell’ultimo scritto di Togliatti a Yalta”, en Rinascita, 5 sep. 1964, pp. 2-4.

28El Memorial contenía importantes consideraciones sobre los problemas del movimiento comunista, junto a cautelosos comentarios críticos sobre la situación de los países socialistas y los límites de la de-stalinización, que fueron causa de gran clamor en el mundo occidental. Togliatti hacía referencia a los riesgos de debilitamiento y escisión que la acción china implicaba para los partidos más débiles y, en línea con las posiciones expresadas por el comité central del Partido, proponía algunas soluciones alternativas a la idea de una Conferencia Mundial: nuevas formas de organización del movimiento, de acuerdo a un sistema flexible y articulado, que valorizara la dimensión horizontal y regional, en lugar de la praxis de las conferencias mundiales bajo la égida de Moscú; un sistema que creara la posibilidad de establecer un vínculo directo, a nivel bilateral, entre los partidos occidentales y los representantes del Tercer Mundo, “una línea concreta de cooperación y de ayuda” que apoyara a los segundos en la elaboración de una línea política eficaz27.

  • 28 IG, APC, 1964, Estero, America Latina, 520, 0239-0273.

29Es muy probable que, si se hubiera concretizado el encuentro con Khrushchev, las anotaciones de Sandri habrían servido al líder del PCI como ejemplo práctico de apoyo a sus análisis y propuestas, ilustrando el caso de América Latina. Según el análisis de Sandri, los partidos latinoamericanos apoyaban incondicionalmente la decisión soviética de organizar la conferencia, no solo por una postura de ciega obediencia, sino que por obviar las propias debilidades, temiendo los riesgos que la influencia de posiciones pro chinas y pro cubanas estaba ocasionando a su existencia28. En el transcurso de los encuentros con los máximos dirigentes de los partidos latinoamericanos, y particularmente con el argentino Vittorio Codovilla, Sandri escuchó sus recriminaciones contra los cubanos, considerados altaneros hacia los demás comunistas del continente, acusados de haber estimulado el extremismo en perjuicio del movimiento obrero y “de adherir en lo sustancial a las tesis chinas”. El problema, según el emisario del PCI, era la insuficiente capacidad de estos partidos para elaborar una política basada en el contacto con la realidad social de cada país: “La elaboración de una línea política nacional está en fases diferentes, pero bastante incompleta. Hoy, solo el partido chileno me pareció tener una política que ocupa todo el espacio de la izquierda, que capta cada simpatía renovadora, y a cada una propone salidas”.

30Esto –continuaba Sandri– era el origen de una fragilidad que –exasperada por las tendencias escisionistas y por la aparición de facciones dedicadas a la lucha armada– impulsaba a los Partidos Comunistas a recurrir a la ayuda dirimente de una entidad superior, la Conferencia, en vez de concentrarse en la elaboración de una política eficaz y articulada. En las conclusiones de sus notas, Sandri había indicado la posibilidad concreta de “de una multiplicación de los contactos a todos los niveles”, con el fin de “desarrollar un trabajo de orientación y ayuda en la formación de los cuadros dirigentes de los partidos de América Latina y en la elaboración de su política”. En particular, había destacado la existencia de un problema que podía crear un contexto ideal para las vocaciones tercermundistas del PCI. En todo el continente “se estaba constituyendo y desarrollando la Democracia Cristiana”, con la tarea histórica de salvar al capitalismo y la dependencia de EE. UU., por medio de una acción reformista:

Creo, por último, que debemos promover la atención y la orientación de todos los partidos comunistas de América Latina con respecto a la Democracia Cristiana. En los próximos años el movimiento obrero deberá confrontarse (en términos de lucha y búsqueda de entendimiento) con esta fuerza política muy probablemente destinada a convertirse en el antagonista fundamental de la revolución socialista del continente. Es difícil hacer propuestas concretas en una materia tan vasta y decisiva, pero como en Roma la DC asumió el papel de centro formador de la DC sudamericana (escuelas de partido, entre otras), creo que el PCI, en el marco del movimiento obrero internacional, debería tener la tarea de ayudar a los partidos comunistas del continente para adecuar su elaboración y acción a esta nueva realidad política que se está expandiendo en cada uno de los países de América Latina (convenios, cursos, etc.).

31En realidad, de los muchos partidos católicos nacidos en esos años en varios países latinoamericanos, la mayoría estaba destinada a permanecer, a lo más, como pequeñas formaciones de insignificante peso político, mientras que solo la DC chilena y el COPEI venezolano estaban destinados a desempeñar un rol político notable. Chile, donde ya existía un partido comunista fuerte e influyente, constituía la situación más favorable para una activa presencia del partido italiano. En los mismos días en que Sandri visitó aquel país, estaba en curso la campaña por las presidenciales que habrían de efectuarse en pocos meses, y que llevarían al líder de la DC, Eduardo Frei Montalva, a la cabeza del país. De hecho, Sandri instauró, a partir de entonces, una relación privilegiada con el partido chileno, el más afín a la cultura de los comunistas italianos. Tal como él recuerda, durante su permanencia en Chile pudo asistir a algunas iniciativas electorales del FRAP y conocer al candidato de la coalición, Salvador Allende. De regreso a Italia, se empeñó para que la sección de asuntos exteriores empezara a seguir más de cerca aquella situación:

  • 29 Testimonio de Renato Sandri, Mantua, 25 de enero de 2005.

Ya en ese primer viaje, me quedé más tiempo en Chile que en los otros países, encontrando motivos para ir más allá de mi tarea política inmediata, de entender su realidad política y social, sus problemas. Ya sea por la recepción de la gente –con muchos de ellos, como Corvalán y Teitelboim, pronto fuimos amigos–, ya sea por la línea del partido, por esa vocación unitaria que advertí en su política. Tras la victoria de Frei creció el interés por Chile, porque era la victoria de un partido afín a nuestra DC y porque la izquierda había demostrado que podía mantenerse en pie. Yo me comprometí involucrando la sección de asuntos exteriores del partido, con el apoyo de Giuliano Pajetta y de los compañeros que habían conocido a Pablo Neruda29.

  • 30 Esta última coalición, integrada por DC, PSI, socialdemócratas y republicanos, se había formado en (...)
  • 31 Tortorella, Aldo. “Radici dell’avanzata comunista in Cile”, en Rinascita, 14 abr. 1967, pp. 37-38. (...)

32En los años siguientes, Sandri renovó sus viajes a Chile cada año, creando una red de contactos, fuera y dentro del Partido Comunista, que sirvió al progresivo acercamiento de otros exponentes y dirigentes del PCI. En la segunda mitad de la década, empezaron también a aparecer en la prensa comunista italiana más artículos sobre el país andino, no muchos, pero de gran interés, en gran medida dedicados a la DC de Frei, y a sus lazos con la DC italiana. Estos se caracterizaban por la que se podría definir una “lectura para uso interno”, presentando la “Revolución en libertad” y la política de oposición del FRAP de manera tal, que servían para confirmar la política del PCI hacia la DC y la centro-izquierda30. Un caso ejemplar viene de lo que Aldo Tortorella, miembro de la directiva del PCI, escribió en Rinascita el día después de las administrativas chilenas de abril de 1967. En el centro de su atención estaba la crisis del PDC que retrocedió al 36%, tras el 42% obtenido en las legislativas de 1965, no obstante el compromiso del mismo Frei en la campaña electoral. Tortorella otorgaba el merito del éxito al inteligente trabajo de oposición a la izquierda, al desafío “basado en la demanda de la realización total del programa presentado por Frei”. Entonces, establecía un paralelo con los sucesos italianos y llegaba al punto de extraer lecciones válidas incluso para Italia, anticipando una praxis destinada a tener mucho éxito en el trienio 1970-1973: “Las cartas del lenguaje demagógico y de la moderación política”, jugadas por Frei “con el subsidio de la DC alemana e italiana”, condujeron a un violento fracaso, “de alguna manera análogo a lo que había experimentado, aquí, entre nosotros, la centroizquierda”. Frente a esta derrota, argumentaba Tortorella, había materia de angustia y preocupación por los democratacristianos de Italia y Europa”31.

  • 32 Corvalán, Luis. La clase obrera, centro de la unidad y motor de los cambios revolucionarios, en Ca (...)
  • 33 Gualtieri, Roberto. “Il PCI, la DC e il ‘vincolo esterno’”, en Il PCI nell’Italia repubblicana, 19 (...)

33La analogía con la situación chilena, más aparente que real, se basaba en una interpretación algo parcial del informe de Corvalán en el XIII Congreso del partido, en octubre de 1965. En aquella ocasión, el secretario del PCCh había proclamado que, si bien era verdad que en el PDC predominaban los elementos anticomunistas, no había que olvidar que gran parte de sus electores fueron conquistados por las promesas de grandes transformaciones sociales; promesas que, a juicio de los comunistas, los límites de clase del PDC habrían imposibilitado de poner en práctica. Corvalán partía de este hecho para lanzar a su partido la consigna de ir hacia la “unidad de acción de todas las fuerzas populares y progresistas que están con la oposición o con el Gobierno”. La búsqueda de esta amplia convergencia sugería no ir al enfrentamiento generalizado con el Gobierno. En la medida que pudiera crearse una coincidencia sobre aspectos concretos, era posible concederle el apoyo del FRAP32. Estas consignas presentaban varias semejanzas con las que usó el PCI de Togliatti a comienzos de los años 60, frente a la centro-izquierda33: ambas se basaban en la promesa formal de una oposición más “constructiva”, en la medida que el gobierno cumpliera con su programa, acompañada por la denuncia de las contradicciones y los límites de clase del mismo, y por la proposición de abrirle paso a una alianza entre comunistas y los sectores progresistas que integraban a la mayoría.

COMUNISTAS ITALIANOS EN CHILE, COMUNISTAS CHILENOS EN ITALIA

34En el prefacio del volumen colectivo I comunisti italiani e il Cile, publicado por la editorial de partido Editori Riuniti inmediatamente después de los acontecimientos de septiembre de 1973, Rodolfo Mechini recordaba cómo y cuándo comenzaron a estrecharse los vínculos, cada vez menos ocasionales, con el partido chileno:

  • 34 Mechini, Rodolfo. I comunisti italiani e il Cile, Roma: Editori Riuniti, 1973, XI (prefacio).

Es hacia fines de los 60, en el marco del compromiso internacionalista común, que son más frecuentes los encuentros; se desarrollan las relaciones entre comunistas italianos y chilenos. Entre nosotros comienza a estudiarse y discutir no solo la política del Partido Comunista Chileno, sino que un buen número de militantes intenta conocer más de la historia del movimiento obrero y campesino allende los Andes, descubriendo la riqueza de las tradiciones, el pasado de lucha, protagonistas prestigiosos, empezando por Luis Emilio Recabarren, tipógrafo, fundador del PCCh en 1922 (y cofundador con Vittorio Codovilla del Partido Comunista de Argentina), para llegar hasta Luis Corvalán y los años en que surge y se determina la indicación de la vía chilena. Así se descubren nexos de parentesco entre procesos revolucionarios –el chileno y el italiano– que se aplican no solo a los contenidos sino también a las formas34.

  • 35 Lettera di Luis Corvalán a Luigi Longo (18 febbraio 1967): IG, APC, 1967, Estero, Cile, 545, 1038.
  • 36 Nota di Carlo Galluzzi all’Ufficio Politico e all’Ufficio di Segreteria (14 marzo 1967): IG, APC, (...)
  • 37 Profundos lazos unen a PC de Italia y Chile, El Siglo, 29 de julio de 1968, p. 9.
  • 38 Viaggio di Renato Sandri in America latina in occasione del XIII Congresso del PCCh: richieste e p (...)

35En 1967 el PCI y el PCCh habían concordado un intercambio de visitas oficiales. Corvalán, al escribir al sucesor de Togliatti, Luigi Longo, manifestó su esperanza que aquello pudiese servir para consolidar las fraternales relaciones entre los dos partidos y el mutuo conocimiento de sus experiencias35. Una delegación integrada por Sandri y por un miembro de la directiva del PCI, el ya citado Aldo Tortorella, visitó Chile con ocasión de la campaña para las administrativas de abril de 1967, con el fin de asistir a las iniciativas electorales del FRAP36. En julio del siguiente año, llegó a Italia una delegación encabezada por el encargado de finanzas del PCCh, Américo Zorrilla37. Al margen de los encuentros oficiales y de los congresos, es aún difícil tener una visión global sobre la relevancia y la frecuencia de las relaciones de intercambio que, en distintas ocasiones, los dos partidos habían acordado realizar38. Algunos testimonios y documentos de archivo permiten conocer ejemplos de cierto interés, sobre todo por su significado político, que abarcaba a asuntos organizativos y, en cierta medida, culturales-ideológicos. Jorge Insunza, ha recordado cómo entre los dos partidos se estableció una “relación de mutua simpatía, aunque no demasiado intensa porque era un tiempo en el cual, objetivamente, las relaciones entre los partidos comunistas pasaban por Moscú”, y entregó un testimonio bastante esclarecedor:

  • 39 Testimonio de Jorge Insunza, Santiago, 23/11/2004.

Algunos compañeros, como Renato Sandri y Giancarlo Pajetta, hacían de manera tal que hubiera un contacto más o menos frecuente. Seguíamos con interés la política elaborada por el PCI y algunos de ellos empezaban a tener conocimiento de la nuestra. Yo mismo, cuando pasé de las Juventudes Comunistas a la dirección de El Siglo, el periódico del PCCh, fui enviado al congreso del PCI de 1966 y me quedé por quince días a trabajar en L’Unità para conocer el modo en que los italianos organizaban el trabajo periodístico. Hice lo mismo en París, en L’Humanité. Estas dos experiencias fueron realmente de gran ayuda para elevar la calidad de mi trabajo y la de nuestro periódico; también había interés del partido para conocer de manera más específica el trabajo de masas del PCI. Algunos compañeros de los comités regionales y de la comisión nacional de organización viajaron a Italia para asistir a breves cursos de formación política; tenían que ver en la práctica el modo en que el PCI trabajaba con el movimiento de masas, con las organizaciones locales, con el movimiento sindical39.

  • 40 Relazione sulla permanenza in Cile della compagna Laura Diaz (17-31 maggio 1966): IG, APC, 1966, E (...)

36Por su parte, la Diputada comunista italiana Laura Díaz representó a la Unione Donne Italiane, como única delegada extranjera en el III Congreso de la Unión de Mujeres de Chile (UMCh), en 1966. Una experiencia poco más que ocasional, pero significativa, dada la particular urgencia que asumía para la izquierda chilena el problema de ganar la confianza de un electorado femenino que, por su orientación de fondo hacia los candidatos de la derecha y de la DC, resultaba ser, en cada vuelta electoral, un elemento de penalización para el FRAP. Díaz, más allá de participar en el congreso, visitó los centros organizados de la UMCh, tomó contacto con las dirigentas de las organizaciones femeninas socialistas y democratacristianas, y se puso a disposición del PCCh para una serie de contactos con sus organizaciones de base y con sus representantes en las asambleas locales de Viña del Mar, Valparaíso y Concepción, donde la acompañó el mismo Corvalán. Su tarea era dar a conocer la experiencia organizadora y administrativa del PCI, además de explicar su política de alianzas40.

  • 41 Testimonios de Osvaldo Fernández (Santiago, 23/10/2004) y Sergio Vuskovic (Valparaíso, 25/10/2004) (...)
  • 42 Lettera di Osvaldo Fernandez a Renato Sandri (19 giugno 1967): IG, APC, 1967, Estero, Cile, 545, 1 (...)

37Estas experiencias se relacionaban con la ambición del PCCh de devenir un partido de masas, y con su interés por conocer los métodos y formas del trabajo organizativo de su hermano italiano. Otro tipo de intercambio, más relacionado con cuestiones teóricas e ideológicas, merece atención. Durante sus viajes, Sandri estableció excelentes vínculos con algunos intelectuales del PCCh, tales como Osvaldo Fernández y Sergio Vuskovic, interesados en el enriquecimiento teórico de las bases de la “vía chilena al socialismo”. En Chile, habían sido de las primeras personas en acercarse al pensamiento de Gramsci41. Un hecho que evidencia un interés recíproco por la posibilidad de una contribución de la tradición teórica del comunismo italiano a una experiencia que parecía moverse en una dirección particularmente similar. En junio de 1967, Fernández, al escribir a Sandri para solicitarle el envío de material para sus estudios, expresaba su convicción de la utilidad que la enseñanza del pensador sardo podía tener para el movimiento revolucionario en América Latina: “Para nosotros, los latinoamericanos, en esta etapa de nuestro recorrido, una formación marxista a partir de Gramsci no solo parece útil, sino además indispensable. En cambio, ¿qué ocurre? Los cubanos y otros se dedican a la publicación casi completa de los textos de Althusser”42.

  • 43 IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2251-2253.

38Si bien es cierto que en Chile la contribución de los intelectuales a la elaboración del partido ha sido siempre poco importante, este interés por el pensamiento de Gramsci es significativo si se considera que se daba en un contexto –el del continente latinoamericano– donde en los sesenta prevalecían, entre los partidos comunistas ortodoxos, la tradición cultural del dia-mat y, entre los partidarios de las posiciones cubanas, las ideas de Althusser; mientras Gramsci era solo el nombre de un mártir del antifascismo, lejos aún de ser la moda intelectual que se impondría entre los intelectuales de la izquierda de los setenta y ochenta. Una situación que el mismo Reichlin había denunciado a los dirigentes del PCI, en su informe de 1962, lamentando la escasa difusión, entre los comunistas latinoamericanos, del material teórico y de la prensa del PCI. El delegado del PCI, antes de abarcar los temas políticos, había constatado que no existía una auténtica literatura política marxista sobre los problemas del continente, con la parcial excepción de los escritos del uruguayo Rodney Arismendi. Sí, existía –según él– una extensa propaganda comunista, rica de documentación, pero “muy débil en cuanto a análisis originales, capaces de excavar en la historia y la sociedad de cada país”43.

EL PARTIDO CHILENO FRENTE AL REVISIONISMO ITALIANO: UNA ACTITUD DUALISTA

  • 44 Ulianova, Olga. La Unidad Popular... op. cit., p. 115.

39Al concluir nuestro artículo, es necesario dedicar algunas palabras al debate que en los años sesenta se había abierto al interior del movimiento comunista internacional y cómo esto influía en la relación entre los dos partidos. Pese a las analogías de sus políticas, se observaban importantes diferencias. El PCI, se impuso en estos años como el principal portavoz de instancias revisionistas en el seno del movimiento comunista, el partido del Memorial de Yalta, de la condena de la invasión de Checoslovaquia y, en la década siguiente, del eurocomunismo. El PCCh, en cambio, nunca ha dado expresión a los elementos de heterodoxia práctica que caracterizaron a su política, alineándose diligentemente con la opinión oficial de Moscú. Estas diferencias se hicieron patentes más tarde, en la segunda mitad de los setenta, cuando las interpretaciones soviéticas sobre el golpe en Chile abandonaron progresivamente la problemática del consenso, tan central en las reflexiones de Berlinguer, para valorizar el principio de la dictadura del proletariado y las prerrogativas de la defensa de la revolución. El mismo Estado Mayor del PCCh, durante el exilio en los países socialistas, se alineó con esta posición, hasta abrazar, a principios de los años las ochenta, la opción de la lucha armada. En esta fase, como observó Olga Ulianova “la discusión del tema chileno” se inscribió “en los marcos de un debate ideológico más amplio que el comunismo soviético comienza en ese momento (y a partir de Chile) con la naciente corriente eurocomunista”44.

  • 45 Elorza, Antonio. “Storia di un manifesto. Ercoli e la definizione del Fronte Popolare in Spagna”, (...)
  • 46 Aricó, José. La cola del diablo: itinerario de Gramsci en América Latina, Buenos Aires: Puntosur E (...)

40En el contexto de nuestra reflexión, analizaremos las posiciones del partido chileno, al largo de los años sesenta, frente a los planteamientos italianos sobre la “unidad en la diversidad”. Al mismo tiempo, analizaremos las evaluaciones que los italianos hacían de estas posiciones. Cabe destacar que las relaciones del PCI con los partidos “hermanos” latinoamericanos, además de ser inconstantes, también eran difíciles. Era particularmente fuerte y manifiesta la desconfianza hacia el PCI por parte de los dirigentes del partido argentino, ideológicamente el más rígido de América Latina. Es muy probable que hayan pesado a este respecto incluso antiguos disgustos personales entre Togliatti y Vittorio Codovilla que se remontaban a los años 30, cuando este último, desde 1932 al 1937 hombre del Komintern en el PC español, fue marginado de su puesto con la llegada de Togliatti45. José Aricó, uno de los jóvenes intelectuales gramscianos que en 1963, después de ser expulsados del PCA, dieron vida al grupo “Pasado y Presente”, recordó que el ostracismo del grupo dirigente argentino hacia Gramsci se acompañaba a una desconfianza generalizada por el comunismo italiano: “El halo de herejía que siempre rodeó a Gramsci se extenderá en adelante a otras figuras del comunismo italiano y en particular al propio Palmiro Togliatti. No debe sorprendernos, entonces, que los comunistas argentinos se negaran siempre a publicar su Memorial de Yalta”46.

  • 47 IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2252-2253

41Sin embargo, en el contexto de los sesenta, el problema iba más allá de estos desencuentros con los “primos hermanos” argentinos. Ya en 1962 Reichlin había constatado que la política del PCI era casi desconocida para los delegados de los partidos latinoamericanos invitados al congreso del PCCh, y que algunos prejuicios graves habían tenido una amplia difusión: “Todos los comunistas con los que he hablado, a falta de más información, han leído ciertas versiones (Amendola contra Togliatti, Togliatti contra Khrushchev, policentrismo, revisionismo, nueva generación a favor de Trotsky, etc.) y en alguna medida fueron influenciados por ellas”47.

  • 48 IG, APC, 1964, Estero, América Latina, 520, 0265-0269.

42Por su parte, el mismo Sandri constató que las reservas italianas hacia la propuesta soviética de una conferencia mundial habían sido interpretadas, por muchos de los dirigentes latinoamericanos, como una señal de deterioro en las relaciones entre italianos y soviéticos. Esto había agudizado un cierto clima de desconfianza hacia el PCI, percibido como un partido revisionista, alimentando en ellos la convicción que fuera inminente una ruptura con el PCUS. Lo que interesa destacar es que, incluso sobre este punto, los chilenos, si bien alineados en la solicitud de convocar lo más pronto posible la conferencia, fueron los únicos en manifestar una apertura hacia las propuestas del PCI para nuevas formas de articulación del movimiento comunista y un debate más abierto a su interior: “Los compañeros chilenos han declarado compartir todo el planteamiento del PCI, destacando, sin embargo, que con tal planteamiento nuestro partido debería ser el abanderado de la conferencia mundial; donde las posiciones del PCI acabarían por prevalecer”48.

  • 49 Millas, Orlando. “El último documento de Togliatti”, El Siglo, 27 de septiembre de 1964, p. 14.
  • 50 Corvalán, Luis. “Nuestra oposición debe ser llena de iniciativas”, El Siglo, 25 de septiembre de 1 (...)

43Podríamos decir que el PC chileno se caracterizaba por una actitud dualista frente al revisionismo italiano, minimizando la heterodoxia de las posiciones del PCI, manifestando una apertura parcial hacia los fundamentos de su línea, sin por eso llegar a cuestionar las directivas de Moscú. Una impresión destinada a ser confirmada, dos meses después, con la publicación del Memorial de Yalta. El Siglo, órgano del partido chileno, lo publicó el 27 de septiembre de 1964, con el propósito de combatir las “instrumentaciones anticomunistas” por parte de otros periódicos. Orlando Millas, el responsable ideológico del partido, en la editorial publicada junto al texto de Togliatti, manifestaba posiciones de apertura cautelosa hacia su contenido; redimensionaba el carácter heterodoxo que se le había atribuido al documento, subrayando las expresiones de filo-sovietismo usadas por Togliatti y el carácter de proposición constructiva, funcional a la unidad del movimiento, que tenían sus consideraciones49. Lo mismo habría hecho Corvalán que, si bien declaraba no compartir las críticas expresadas por Togliatti acerca de la realidad de los países socialistas, subrayó enfáticamente la importancia del memorial, en cuanto a los problemas contemporáneos puestos sobre la mesa y su “espíritu anti-dogmático”50.

  • 51 Vèanse Spagnolo, Carlo. Op. cit.; Marcou, Lilly. Op. cit. pp. 197-206. La interpretación de la con (...)

44En minimizar los elementos de ruptura del texto de Togliatti, los chilenos no estaban demasiado lejos de la verdad. Es cierto que el documento fue interpretado por la prensa mundial como un acto clamoroso que hacía patente la pérdida de unidad del comunismo internacional. También es cierto que la historia oficial del PCI lo considerará un evento clave en el proceso que conducía al partido hacia el eurocomunismo. En realidad, las discrepancias entre PCI y PCUS sobre los problemas del movimiento comunista internacional eran, en aquel entonces, más limitadas de lo que se piensa. La nueva directiva soviética, liderada por Leonid Brézhnev se mostró, en cierta medida, favorable a acoger ciertos elementos del análisis desarrollado por él quien había sido un importante dirigente del Komintern. De hecho, decidió posponer a fecha indeterminada la conferencia mundial, convocó una conferencia consultiva que se celebró en Moscú en marzo de 1965 –una conferencia en tono menor, con la presencia de diecinueve partidos– y, en América Latina, impulsó la realización de un encuentro regional en La Habana para discutir y dirimir las diferencias51.

  • 52 “El secretario general del PC responde a veinte preguntas sobre la crisis checo-soviética”, La Nac (...)

45Más significativo fue el caso de la invasión soviética de Checoslovaquia (1968), en el cual estaban en juego, de manera más inmediata, cuestiones políticas de fondo, atingentes a la idea de un socialismo distinto del modelo soviético, la política de alianzas del PCI y su credibilidad como partido auténticamente democrático. Los argumentos, muy cautelosos, empleados por Corvalán en una entrevista a La Nación para minimizar la divergencia con las posiciones de PCI y PCF, parecían seguir con el espíritu ya manifestado frente a la crisis de 1964; reconocían la legitimidad de la diferencia de opiniones, pero evitaban el problema de la autonomía del partido checo o, aun más, la cuestión del socialismo y de la democracia, centrales en determinar la postura disidente de los italianos52.

46Por lo que concierne la percepción de los comunistas italianos respecto a las posiciones del PCCh-que encontraban más compleja de la ciega ortodoxia de otros PC-es de interés la impresión de Giuliano Pajetta. Este último, hermano de uno de los más carismáticos dirigentes del PCI, Gian Carlo Pajetta, visitó Chile en septiembre de 1968, en el curso de un viaje a América Latina, cuyo fin era explicar a los dirigentes de los distintos PC la posición del PCI frente a la invasión de Checoslovaquia. Pajetta constataba el clima de gran amistad hacia el PCI que había percibido entre los camaradas chilenos. En un artículo para L’Unità, escribía que:

  • 53 Giuliano Pajetta, “La ‘collaborazione polemica’ tra la DC e i comunisti”, en L’Unità, 15 oct. 1968 (...)

“Son los compañeros chilenos quienes con mayor interés siguen nuestras posiciones, han traducido y hecho circular entre sus cuadros el informe de Longo en el último Comité Central. Por el desarrollo de su partido, por la extensión de sus contactos y de sus alianzas, y porque quieren ser la fuerza hegemónica de una nueva alianza, están muy abiertos a la búsqueda y al intercambio de opiniones53.

  • 54 Colloqui di Giuliano Pajetta con i compagni del PCCh (17-20 settembre 1968): IG, APC, 1968, Estero (...)

47Por otra parte, en el informe que entregó a los dirigentes del partido, Pajetta desarrollaba algunas consideraciones de extremo interés. Pese a las diferencias sobre los acontecimientos de Praga, Pajetta rescataba, de sus reuniones con los dirigentes chilenos, la disponibilidad de estos a discutir los problemas planteados por el PCI, una actitud que valoraba, comparándola con la rigidez demostrada por los otros partidos comunistas de la región54. Lo más interesante es que, según él, la “escasa sensibilidad para el nuevo curso checoslovaco” llevaba al PCCh a patentes contradicciones con su misma política. Sus consideraciones dejaban entrever una determinada percepción del partido chileno: un partido del cual se habría podido esperar una posición más acorde con la línea del PCI, si tan solo hubiese sacado conclusiones coherentes de su propia política.

Notes

1 Varas, Augusto (comp.). El partido comunista en Chile. Estudio multidisciplinario, Santiago de Chile: CESOC-FLACSO, 1988; Loyola, Manuel y Jorge Rojas (comp.), Por un rojo amanecer: hacia una historia de los comunistas chilenos, Santiago de Chile: Valus, 2000.

2 Riva, Valerio. Oro da Mosca. I finanziamenti sovietici al PCI dalla rivoluzione d’Ottobre al crollo dell’URSS, Milán: Mondadori, 2002.

3 Una idea de comunismo que, bajo muchos aspectos, encontró en la misma experiencia de la Unidad Popular y en la lucha anti-dictatorial de los exiliados chilenos un recurso simbólico importante: Folena, Pietro. I ragazzi di Berlinguer, Milán: Baldini Castoldi Dalai, 2004, pp. 53-57.

4 Corvalán, Luis. Del anticapitalismo al neoliberalismo en Chile: izquierda, centro y derecha en la lucha entre los proyectos globales, 1950-2000, Santiago: Editorial Sudamericana Chilena, 2002, p. 55.

5 Fermandois, Joaquín. ¿Peón o actor? Chile en la guerra fría (1962-1973), en Estudios Públicos, N° 72, 1998, p. 152.

6 Nocera, Raffaele. Dove non osò la diplomazia. Alcune riflessioni sull’internazionalismo democristiano e sulle relazioni italo-cilene, 1962-1970, en Ricerche di Storia Politica, N° 1, 2009, pp. 29-52.

7 La DC ocupó el gobierno en Italia desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta los primeros años de la década de los 90, en base a distintas coaliciones de centro y, a partir de los 60, con la inclusión del partido socialista, de centroizquierda. Una anomalía en el escenario de Europa occidental, donde la norma era la alternancia en el poder de partidos de centro-derecha y partidos de matriz socialista-socialdemócrata. Una anomalía que se relacionaba a la naturaleza ideológica del principal partido de oposición, el PCI, y a sus vínculos con Moscú.

8 Ferrara, Maurizio. La lezione del Cile, L’Unità, 8 sept. 1970, p. 1; Pajetta, Gian Carlo. L’esempio cileno, en L’Unità, 27 oct. 1970, p. 1.

9 Enrico Berlinguer, Alleanze sociali e schieramenti politici, en Rinascita, 12 oct. 1973, pp. 3-5.

10 Marcou, Lilly. L’internationale après Staline, París: Grasset & Fasquelle, 1979, p. 165.

11 Ulianova, Olga. “La Unidad Popular y el golpe militar en Chile: percepciones y análisis soviéticos”, en Estudios Públicos, N° 79, 2000, p. 88.

12 Caputo, Luigi. “La spinta unitaria nell’America latina”, en Rinascita, 12 ene. 1963, pp. 11-12.

13 Lévesque, Jacques. L’URSS et la révolution cubaine, Montréal: Presses de la Fondation Nationale des Sciences Politiques-Presses de l’Université de Montréal, 1976.

14 Testimonio de Jorge Insunza, Santiago 23/11/2004.

15 Corvalán, Luis. De lo vivido y lo peleado, Santiago: LOM, 1997, p. 273.

16 Daire, Alonso. “La política del partido comunista desde la post-guerra a la Unidad Popular”, en Varas, Augusto (comp.). Op. cit., p. 146.

17 Togliatti, Palmiro. “V Congresso”, en Rinascita, N° 12, dic. 1945, p. 257.

18 Nota informativa della Sezione Esteri alla Segreteria sulla visita del compagno Vargas, membro del CC del PCCh e segretario per la propaganda della CUT: IG, APC, 1959, Estero, Cile, 464, 2770-2773.

19 Se podría decir que en Italia, antes de los sesenta, el conocimiento de la realidad del comunismo y del movimiento obrero chileno se limitaba a la figura de Pablo Neruda. En la época de su exilio italiano de 1950-1951, el poeta fue amigo de muchos dirigentes del PCI, quienes se empeñaron a permitir su permanencia en Italia, en la isla de Capri, no obstante un decreto de expulsión emitido por el gobierno italiano. La primera copia de los “Versos del capitán”, publicada en 1952 anónimamente y en número limitado de 44 copias, fue entregada a 44 subscritores; entre ellos, junto a personeros de la intelectualidad italiana y europea se encontraban muchos nombres importantes del PCI, tales como Palmiro Togliatti, Pietro Ingrao, Mario Alicata y Giorgio Napolitano: Pablo Neruda. Passi in Italia (centenario della nascita di Pablo Neruda), Ambasciata del Cile in Italia, 2004. Embajada de Chile en Italia, 2004.

20 Lettera di Moretti a Giuliano Pajetta: IG, APC, 1959, Estero, Cile, 464, 2774-2775.

21 Los informes de Reichlin y Sandri a los dirigentes del PCI se encuentran en IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2251-2270; IG, APC, 1964, Estero, America Latina, 520, 0239-0273. La intervención de Giuliano Pajetta al XIV Congreso del PCCh fue publicada, con el título “También ha fracasado la política reformista”, en Internacionalismo proletario: documentos del XIV Congreso nacional del Partido Comunista de Chile, Santiago: Horizonte, 1970, pp. 71-77.

22 Cantero, Manuel. “El Congreso de los comunistas italianos”, en Principios, N° 94, 1963, pp. 17-25; Insunza, Jorge. “El Congreso de los comunistas italianos”, en Principios, N° 113, 1966, pp. 57-80; “Oyarce intervino ayer en congreso del PCI”, en El Siglo, 13 feb. 1969, p. 7.

23 Relazione di Alfredo Reichlin sul viaggio in America Latina: IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2251-2270. Véase también Reichlin, Alfredo. “I comunisti nell’America latina”, en Rinascita, 9 jun. 1962, pp. 11-13.

24 “Per una nuova avanzata e per l’unità del movimento comunista internazionale”, en L’Unità, 26 de oct. 1963, pp. 3-5.

25 Relazione di Renato Sandri sul viaggio in Uruguay, Argentina, Cile, Perú e México (16 giugno-16 luglio 1964): IG, APC, 1964, Estero, America Latina, 520, 0239-0273.

26 Spagnolo, Carlo. Sul memoriale di Yalta. Togliatti e la crisi del movimento comunista internazionale (1956-1964), Roma: Carocci, 2007, p. 67.

27Il testo integrale dell’ultimo scritto di Togliatti a Yalta”, en Rinascita, 5 sep. 1964, pp. 2-4.

28 IG, APC, 1964, Estero, America Latina, 520, 0239-0273.

29 Testimonio de Renato Sandri, Mantua, 25 de enero de 2005.

30 Esta última coalición, integrada por DC, PSI, socialdemócratas y republicanos, se había formado en los primeros años sesenta en base a ambiciosos proyectos reformistas, destinados a permanecer largamente incumplidos. Para los comunistas esta había representado una operación destinada a aislarlos, cortando sus vínculos con el ex-aliado PSI.

31 Tortorella, Aldo. “Radici dell’avanzata comunista in Cile”, en Rinascita, 14 abr. 1967, pp. 37-38. Véanse también los siguientes artículos: Sandri, Renato. “I contrasti tra Frei e Rumor”, en Rinascita, 10 jul. 1965, p. 13; La visita a Roma del presidente cileno Frei, L’Unità, 3 luglio 1965, p. 1; Pierantozzi, Libero. “L’internazionale democratico-cristiana dall’Europa all’America Latina”, en Critica Marxista, N° 1, 1967, pp. 139-160; Tortorella, Aldo. “Cile: una sconfitta per la Dc e la linea imperialista”, en L’Unità, 15 abr. 1967, p. 3.

32 Corvalán, Luis. La clase obrera, centro de la unidad y motor de los cambios revolucionarios, en Camino de victoria, Santiago: Horizonte, 1971.

33 Gualtieri, Roberto. “Il PCI, la DC e il ‘vincolo esterno’”, en Il PCI nell’Italia repubblicana, 1943-1991. Roma: Carocci, 2000, p. 69.

34 Mechini, Rodolfo. I comunisti italiani e il Cile, Roma: Editori Riuniti, 1973, XI (prefacio).

35 Lettera di Luis Corvalán a Luigi Longo (18 febbraio 1967): IG, APC, 1967, Estero, Cile, 545, 1038.

36 Nota di Carlo Galluzzi all’Ufficio Politico e all’Ufficio di Segreteria (14 marzo 1967): IG, APC, 1967, Estero, Cile, 545, 1032.

37 Profundos lazos unen a PC de Italia y Chile, El Siglo, 29 de julio de 1968, p. 9.

38 Viaggio di Renato Sandri in America latina in occasione del XIII Congresso del PCCh: richieste e proposte specifiche dei partiti latinaomericani al PCI: IG, APC, 1965, Estero, Cile, 527, 2141-2145; Nota di Silvano Levrero per Carlo Galluzzi sulle iniziative del partito verso i paesi del Terzo Mondo: IG, APC, 1967, Sezione Esteri, 539, 2516.

39 Testimonio de Jorge Insunza, Santiago, 23/11/2004.

40 Relazione sulla permanenza in Cile della compagna Laura Diaz (17-31 maggio 1966): IG, APC, 1966, Estero, Cile, 536, 1223-1236.

41 Testimonios de Osvaldo Fernández (Santiago, 23/10/2004) y Sergio Vuskovic (Valparaíso, 25/10/2004). Véanse también las contribuciones de Fernández y Vuskovic al volumen Gramsci, actualidad de su pensamiento y de su lucha, Roma: Claudio Salemi Tipografo Editore, 1987; publicado en ocasión del simposio internacional “Vigencia y legado de Antonio Gramsci”, organizado por el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), con el patrocinio del Instituto Gramsci (Santiago, 25-31 de mayo de 1987). En 1971, Fernández fue el curador del bautismo editorial de Gramsci en Chile, Maquiavelo y Lenin. Notas para una teoría política marxista (Santiago: Editorial Nacimiento, 1971). De Vuskovic, alcalde de Valparaíso en los años de la UP, Crítica Marxista publicó, siempre en 1971, el ensayo Basi politiche ed economiche del pluripartitismo in Cile; según nos consta, uno de los primeros trabajos teóricos de un marxista chileno publicado en Italia hasta entonces: Sergio Vuskovic, “Basi politiche ed economiche del pluripartitismo in Cile”, Critica Marxista, 1971, 3, pp. 69-86.

42 Lettera di Osvaldo Fernandez a Renato Sandri (19 giugno 1967): IG, APC, 1967, Estero, Cile, 545, 1034-1035.

43 IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2251-2253.

44 Ulianova, Olga. La Unidad Popular... op. cit., p. 115.

45 Elorza, Antonio. “Storia di un manifesto. Ercoli e la definizione del Fronte Popolare in Spagna”, en Studi Storici, N° 2, año 36, 1995. Según Renato Sandri: “Cuando Togliatti fue a España a impulsar la línea del Frente Popular, Codovilla escribió un feroz informe contra él, dirigido a la Secretaría del Komintern, acusándolo de ser un pequeño burgués”. (Testimonio de Renato Sandri, Mantua, 25 de enero de 2005).

46 Aricó, José. La cola del diablo: itinerario de Gramsci en América Latina, Buenos Aires: Puntosur Editores, 1988, pp. 61-62.

47 IG, APC, 1962, Estero, Cile, 502, 2252-2253

48 IG, APC, 1964, Estero, América Latina, 520, 0265-0269.

49 Millas, Orlando. “El último documento de Togliatti”, El Siglo, 27 de septiembre de 1964, p. 14.

50 Corvalán, Luis. “Nuestra oposición debe ser llena de iniciativas”, El Siglo, 25 de septiembre de 1964, p. 4.

51 Vèanse Spagnolo, Carlo. Op. cit.; Marcou, Lilly. Op. cit. pp. 197-206. La interpretación de la conferencia de los PC latinoamericanos en La Habana –ocasión de una momentánea tregua en la lucha entre partidarios de la vía armada y partidarios de la vía pacífica– como expresión de la acogida de elementos planteados por Togliatti, fue formulada por D. Bruce Jackson (Castro, the Kremlin and Communism in Latin America, Baltimore: Johns Hopkins University Press, 1969, pp. 25-28) y, más tarde, por J. Lévesque (The USSR and the cuban revolution, cit., pp. 102-103). Con relación a los problemas latinoamericanos, cabe destacar otro elemento. La delegación cubana a la conferencia consultiva de marzo de 1965, junto a los comunistas británicos y polacos, dio su apoyo a las posiciones italianas, defendidas en esta ocasión por el futuro secretario Enrico Berlinguer: Marcou, op. cit., pp. 198-199.

52 “El secretario general del PC responde a veinte preguntas sobre la crisis checo-soviética”, La Nación, 29 de septiembre de 1968, p. 13.

53 Giuliano Pajetta, “La ‘collaborazione polemica’ tra la DC e i comunisti”, en L’Unità, 15 oct. 1968, p. 11.

54 Colloqui di Giuliano Pajetta con i compagni del PCCh (17-20 settembre 1968): IG, APC, 1968, Estero, Cile, 552, 1022-1025.

Auteur

Doctor en Historia, académico de la Universidad de Santiago de Chile.